Pasar al contenido principal

¡A que no lo sabías! Los mapas podrían no ser como crees

Familia de Barinas, recibe un cordial saludo y que tengas feliz semana, en esta oportunidad compartimos contigo una de las curiosidades más peculiares de la vida cotidiana: la orientación geográfica. Todos los días al salir de casa nos orientamos por la señalética de las ciudades, flechado, rayado, semáforos, todos nos orienta hacia nuestros destinos y es que la necesidad de orientarnos ha acompañado al hombre desde milenios. Desde la Prehistoria, los primeros hombres se orientaban por medio de la ubicación del Sol, desde siempre en los principios más básicos de la astronomía y la cartografía, se nos ha dicho que el Sol sale por el Este (E) y se oculta por el Oeste (W), que el Sur es hacia ‘abajo’ y que el norte es hacia ‘arriba’, pero ¿qué seguridad tenemos de que realmente es así?, ¿son correctos los mapas?, es una interrogante que pasa desapercibida pero que intentaremos despejar con información del diario El País (España).

El artículo refiere que la mayoría de los mapas hechos por afamados cartógrafos y que son los que usamos hoy día para la navegación y tránsito aéreo y terrestre, están orientados hacia ‘arriba’, hacia el Norte, según las ‘normas’ astronómicas y cartográficas. Y es que nos parece tan obvio que los mapas estén orientados hacia el Norte que olvidamos que es una convención y que Norte y arriba no son sinónimos. “No hay ninguna razón puramente geográfica por la que una dirección sea mejor que otra, o por qué los mapas occidentales modernos han naturalizado la asunción de que el norte debería estar arriba”, escribe Jeremy Brotton en Historia del mundo en 12 mapas, citado por El País, lo que a todas luces deja ver que quizás la orientación actual de los mapas no sea la correcta, claro, podrías pensar que la ciencia y la tecnología tienen las herramientas para refutarlo, es decir, cualquier foto desde el espacio, provista por la NASA o la agencia rusa, nos muestra que, por ejemplo, Alaska está al extremo ‘Norte’ del continente americano y que Tierra del Fuego (Argentina), está en el extremo ‘Sur’ del mismo continente, pero es una convención que tiene su origen en la manera en que los cartógrafos y astrónomos de la Edad Media interpretaron la ubicación del Sol, quizás el Sur, no es el Sur y más bien corresponde a lo que consideramos el Este, y así sucesivamente con los demás puntos cardinales, pues debe tomarse en cuenta que los mapas de la antigüedad se orientaban no desde arriba como Norte sino desde el Oriente.

Los mapas de la antigüedad  

En los mapas medievales judeocristianos y hasta finales del siglo XV, la Tierra se representaba orientada hacia el Oeste, con Asia arriba, Europa abajo a la izquierda y África abajo a la derecha, como en el mapamundi de San Severo. Al fin y al cabo, ‘orientar’ viene de ‘oriente’. El Este se prefería en muchas culturas por ser la dirección por la que salía el Sol, como ya señalamos, siendo el Sur la segunda dirección en preferencia. El Oeste se asociaba con la decadencia y la muerte, y el Norte, “con la oscuridad y la maldad”. No en todas partes: los mapas babilonios y chinos, por ejemplo, se orientaban al Norte, igual que los propuestos por el astrónomo Ptolomeo en el segundo siglo después de Cristo. Sí parece sensato que los mapas para navegar tengan en cuenta el eje Norte-Sur, dado el uso de brújulas, pero Brotton nos recuerda que se podría haber optado por el Sur con la misma facilidad.

 

Por cierto, “todos los estudiosos de la Edad Media sabían que la Tierra era una esfera”, explica Umberto Eco en Historia de las tierras y los lugares legendarios, citando a Dante, Orígenes, Ambrosio, Alberto Magno, Tomás de Aquino e Isidoro de Sevilla, que incluso calculó la longitud del ecuador. De hecho, las dudas sobre la ruta que proponía Colón no se debían al temor a que cayera por un abismo, sino porque se creía que Colón se basaba en un cálculo optimista acerca del tamaño de la Tierra y que su ruta no era tan corta como pensaba (y no lo era). Si a alguien le quedan dudas acerca de lo arbitrario que resulta orientar un mapa en cualquier dirección, no tiene más que ver esta foto:

Es la Tierra tal y como se fotografió desde el Apolo 17, con el polo sur arriba. Sí, normalmente se le da la vuelta para que nadie se ponga nervioso, pero es una muestra clara de que los mapas son ‘políticamente’ correctos, pero en plano real nada prueba que lo sean porque la Tierra es redonda. Este es uno de los problemas más complejos para los cartógrafos, explica Brotton, ya que es imposible proyectar una esfera en una superficie de dos dimensiones sin que haya algún tipo de distorsión en la forma o en los ángulos. Pongamos, por ejemplo, un mapa que sigue la proyección del cartógrafo y matemático holandés medieval Gerardus Mercator (1512-1594), en cuyo plano de 1569 se basan muchos de los actuales. Mercator “trató el globo como un cilindro y mantuvo los ángulos cuidadosamente en su superficie”, explica Brotton. Los meridianos no convergen como deberían y por eso la Antártida parece tan grande y Groenlandia tan extensa como Sudamérica, a pesar de tener sólo una octava parte de su superficie. Además, Europa parece el doble de amplia que Sudamérica, cuando realmente es la mitad. Eso, entre otras distorsiones.

 

Pero aunque parezca extraño, el de Mercator no es, ni mucho menos, un mal mapa: estas distorsiones permiten mantener los rumbos marinos en líneas rectas, que era uno de sus objetivos. Y, por ejemplo, Google Maps, Bing y OpenStreetMap usan una variante del Mercator para sus planos a gran escala, ya que sus “rectángulos simétricos se adecúan perfectamente a los mosaicos de píxeles que conforman un mapa digital”, explica el también programador Simon Garfield en En el mapa. Vayamos a un plano más local, Venezuela, el primer mapa de nuestro país lo hizo el geógrafo italiano Agustín Codazzi (1793-1859), quien en 1829 diseñó un mapa de Venezuela que orientaba el Norte y el Este por el lago de Maracaibo en dirección Colombia-Venezuela, actualmente esas descripciones han variado, entre otras razones, porque el país ha perdido territorio desde entonces y porque la cartografía del siglo XX orienta el Norte estrictamente hacia arriba, por lo que Venezuela está al Norte de América del Sur. El tema en fascinante, este abreboca sirve para que cuando salgas de casa y vayas al Norte o al Sur, al Este o al Oeste te preguntes ¿a dónde te lleva el camino en realidad? ¡Saludos!

 

___________________________

Fuentes informativas

Sitios Web

http://verne.elpais.com/verne/2015/04/14/articulo/1429016086_681676.html?id_externo_rsoc=FB_+CM

http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_la_cartograf%C3%ADa

http://html.rincondelvago.com/orientacion-y-lectura-de-mapas.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Cartograf%C3%ADa

Imágenes

http://verne.elpais.com/verne/2015/04/14/articulo/1429016086_681676.html?id_externo_rsoc=FB_+CM

http://commons.wikimedia.org/wiki/Agustin_Codazzi_Atlas_de_Venezuela_1840

http://avisosdeotrascivilizaciones.blogspot.com/2012/04/los-mapas-misteriosos.html

http://pompasenelaire.blogspot.com/2013/04/reflexiones-que-me-quitaron-el-sueno.html

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.