Pasar al contenido principal

El flagelo de la buhonería en América Latina

Estimada familia de Barinas, recibe un cordial saludo, a continuación compartimos contigo un artículo de actualidad en el que abordamos una de las problemáticas más engorrosas que afecta nuestro país y a América Latina en general, se trata del trabajo informal, también llamado ‘buhonería’. El ‘buhonero’ es el trabajador de la economía informal que comercia distintos bienes de consumo. Generalmente, se instala en pequeños kioscos (aunque a veces le basta con una simple mesa donde exponer la mercancía) en las aceras de las calles más transitadas de distintas partes de una ciudad. De igual forma, el buhonero también puede deambular sin necesidad de un local específico cargando consigo lo que busque vender: Ropa, música, artículos artesanales, libros y películas comprenden la mayor parte del comercio buhoneril.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), 127 millones de latinoamericanos, un 47% del mercado laboral, pertenecen a esta categoría. Desde vendedores ambulantes y servicio doméstico hasta afiladores de cuchillos, de microempresas a cuentapropistas de todo tipo, tienen una existencia al borde de la cornisa.

A este heterogéneo ejército se suma el trabajo informal o en negro en la pequeña empresa –muy frecuente– o en la mediana y gran empresa, que conforma un 11,4% del total. Según la directora Regional para América Latina y el Caribe de la OIT, Elizabeth Tinoco, la más absoluta precariedad caracteriza a este sector laboral. En declaraciones a BBC Mundo, Tinoco señaló que “el trabajador informal no tiene acceso a ninguna protección, a prestaciones sociales en el presente o a pensión en el futuro, ningún amparo laboral, sea de contrato, de horario laboral y condiciones de trabajo, de salario mínimo, etc.”, pero en contraparte, este trabajador no paga impuestos ni servicios públicos, la energía de la que proveen sus tarantines es tomada ilegalmente de los postes, no pagan servicio de recolección de desechos, de hecho, se considera que es uno de los gremios que más contamina en las ciudades, además de acrecentar la grave crisis de tráfico y de movilidad que se presenta en las mayoría de las urbes de América Latina.  

Pero este no es un fenómeno social reciente, pese a lo que se cree, el fenómeno de la buhonería data de la Roma de los emperadores, cuando algunos residentes sin trabajo formal instalaban sus tarantines en las calles más transitadas de Roma, con el tiempo esta práctica se extendió a otros dominios del imperio, como a la antigua Judea. Entonces, el trabajador informal no era mal visto, pues de alguna manera éste pagaba impuestos al César en campañas de recolección lideradas por los legionarios, con los romanos no podía negociarse, era el impuesto o la vida. Fue a partir de la Edad Media que el trabajador informal se envolvió en un hálito caótico, en países como Francia e Inglaterra la buhonería fue la fuente de problemas aún mayores como el vandalismo, contrabando y la prostitución. Después de la Reforma europea, la buhonería fue disminuyendo, pero el problema terminó siendo exportado a América, sobre todo a Latinoamérica, donde se agravó después de la segunda mitad del siglo XX.

 

 

¿Son las economías empobrecidas responsables de la buhonería?  

Se tiene la creencia en el ámbito popular de que el trabajo informal se mantiene con fuerza debido a economías empobrecidas que no permiten que este fenómeno desaparezca, ¿pero es realmente cierto? Entre 2002 y 2012 varios países latinoamericanos vieron un aumento del empleo formal de un 60% (Argentina y Brasil) y hasta un 70% (Chile). Este crecimiento se dio incluso en países pobres de la región, como Nicaragua que, desde un nivel muy bajo, prácticamente duplicó el número de empleos formales. Este fenómeno coincidió con la llamada década de oro de la región (2002-2012) que se caracterizó por un crecimiento anual promedio del 3,7%, cuatro veces más que en las dos décadas previas (1980-2000). Sin embargo, un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) publicado el año pasado, mostraba que aún países que habían crecido por encima de ese promedio en la última década tenían niveles de informalidad superiores a los estándares regionales. Entre ellos: Perú (68,8%), Paraguay (65,8%), Colombia (56,8%) y México (54,2%), lo que a todas luces demuestra que no es sólo la economía el factor que incide en el trabajo informal, sino que hay otros factores que hacen que este flagelo se mantenga en el tiempo.

 

¿Un flagelo cultural?

El que millones de personas se mantengan en las calles vendiendo de forma descontrolada sus productos, muchas veces provenientes del contrabando, se considera un flagelo que no sólo es económico y social, sino también cultural. Los psicólogos sociales consideran que el trabajador informal termina acostumbrándose a su condición, las razones son variadas, la mayoría tienen que ver con la posibilidad de no pagar impuestos ni los elevados alquileres de locales comerciales, lo que origina enfrentamientos con las autoridades y con los comerciantes formales, quienes les acusan de obstaculizar las actividades y de quebrarlos al atraer clientes con precios más bajos libres de impuestos. En los países del tercer mundo la buhonería mueve grandes masas de dinero pero este crecimiento no forma parte del PIB, por lo que no ayuda a las economías regionales sino las empeora. Al respecto, los expertos consideran que el problema hace tiempo dejó de ser económico y pasó a ser cultural, por lo que no hay garantías de que inyectando recursos a la pequeña y mediana empresa vaya desapareciendo el trabajo informal, pues algunos analistas consideran que si la pequeña y mediana empresa absorbe trabajadores informales, otros ocuparán sus lugares porque lo consideran una práctica lucrativa.

En Latinoamérica las leyes no regulan la buhonería, salvo algunas ordenanzas de los ayuntamientos. En cambio, hay países en Europa, como Noruega, por ejemplo, en donde el trabajo informal es contra la ley y el Estado es garante de las oportunidades de comercio que tienen los emprendedores de su sociedad. Esto hasta ahora no es posible en nuestra región. No se necesitan economías multimillonarias para lograr un comercio legal sin trabajo informal, lo que se necesita es un cuerpo de leyes que regule esta práctica y un cambio de aptitud con respecto a la sociedad que se aspira tener. En Venezuela, el Instituto Nacional de Estadística señala que si algo causa preocupación a la hora de hablar sobre la situación económica de los venezolanos, eso es precisamente la informalidad y el auge que ésta ha tenido en los últimos años. Desde 1998 cerca de la mitad de la población en edad de trabajar desconoce lo que es ejercer un oficio con cierta estabilidad.

 

Estamos hablando de un país petrolero, con ventas mundiales a nivel de récord y, sin embargo, es actualmente uno de los países de la región con más trabajadores informales que, a la vez, agudiza los problemas de contrabando, tráfico de drogas, mafias de trata de blancas, delincuencia y escasez de productos en el mercado formal. A finales de agosto de 2004, el 51% de la masa laboral, unos cinco millones de personas, estaba en el sector informal, esas cifras para 2009 se habían duplicado, podría ser que hay más trabajadores informales que formales en el país, las cifras reales se desconocen desde 2009. Lo cierto es que en Venezuela, a pesar de ser uno de los mayores productores de petróleo del mundo, más de la mitad de la población vive en la pobreza y, peor aún, se trata de un sector que parece conforme con esta penosa situación, pues fomentar el comercio informal empobrece la economía y liquida literalmente todas las opciones de trabajo formal, pues la pequeña y mediana industria en Venezuela está desapareciendo. A la distancia no parece que la buhonería esté cerca de resolverse en la región, una lástima porque el subcontinente tiene una de las poblaciones más jóvenes –potencialmente productivas– del mundo. ¡Saludos!

____________________________

Fuentes informativas

Sitios Web

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/05/140527_economia_trabajo_informal_wbm.shtml

http://es.wikipedia.org/wiki/Buhonero

http://www.gestiopolis.com/canales3/eco/ecoinfven.htm

http://www.elmundo.com.ve/firmas/cochino-dinero-----boris-ackerman-vaisman/ni-limosnas,-ni-propinas,-ni-buhoneros.aspx

Imágenes

http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/ciudad/parroquias/fotos--aceras-de-petare-y-palo-verde-estan-repleta.aspx

http://barinasenunlente.blogspot.com/2011_04_01_archive.html

http://noticiaaldia.com/2012/03/historia-de-apon-un-limpiabotas-ahora-la-gente-no-quiere-limpiarse-los-zapatos/

http://www.lapatilla.com/site/2014/01/12/tiendas-zara-del-pais-siguen-completamente-vacias-foto/

http://bancaynegocios.com/oit-busca-reducir-pobreza-y-desigualdad-en-america-latina/

http://site.adital.com.br/site/noticia.php?lang=ES&cod=79726

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas

 

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.