Pasar al contenido principal

Del amor en los tiempos del cólera al amor en los tiempos del Internet

Querida familia barinesa, el título de este artículo seguramente te recuerda aquella novela entrañable de Gabriel García Márquez o su versión fílmica del año 2007; sí, en efecto, el título alude a la novela El amor en los tiempos del cólera (1985) del laureado escritor colombiano, ganador del Premio Nobel de Literatura, pero el artículo no se trata de la novela, no obstante, trata del amor, de las relaciones de pareja, concretamente cómo el amor, en el mejor estilo victoriano, ese amor idílico, de antaño, ese romance apasionado a lo Fermina Daza y Florentino Ariza, pasó a convertirse en una cruzada cibernética, en una nueva forma se sensibilidad personal cuyo elemento más importante es el ordenador.

 

Las redes sociales en el Internet son formas de interacción social, definidas como un intercambio dinámico entre personas, grupos e instituciones en varios contextos. Un sistema abierto y en construcción permanente que involucra a conjuntos que se identifican en las mismas necesidades y problemáticas, y que se organizan para potenciar sus recursos. Han ganado su lugar de una manera acelerada convirtiéndose en promisorios negocios para empresas y, sobre todo, en lugares para encuentros humanos. Alrededor del 2001 y el 2002 surgieron los primeros sitios que fomentan redes de amigos. Un año más tarde (2003) se hicieron populares con la aparición de sitios tales como Friendster, Tribe y Myspace. Actualmente se han transformado en un interesante negocio. Un buen ejemplo de esto es Facebook, una red social enfocada a estudiantes, muy similar a Myspace, con millones de usuarios registrados y donde ha habido una importante inversión publicitaria

La tecnología ha transformado completamente nuestra forma de vida, pero el amor no pasa de moda. La búsqueda de nuestra idílica “otra mitad” sigue tan viva como siempre sólo que los modos y los medios para llevarla a cabo han cambiado. Internet y especialmente las redes sociales, han ganado un enorme protagonismo, al respecto una reciente encuesta del sitio de búsqueda de parejas Match.com, un referente en la materia con más de 60 millones de usuarios sólo en Latinoamérica, acaba de revelar numerosos hábitos digitales que ellos y ellas realizan antes de concretar una cita. El sondeo, realizado entre más de 5000 personas solteras de ambos sexos, señala por ejemplo que las mujeres son mucho más proclives a buscar el perfil de su candidato en Facebook (48% admitió haberlo hecho), en contraste, sólo el 38% de los hombres realiza esa “pequeña investigación” previa a la cita.

La red social creada por Mark Zuckerberg (Facebook) también es motivo de preocupación para los solteros y solteras que esperan recibir una solicitud de amistad de parte de una eventual pareja. En este caso, es curioso que, en porcentajes similares (27% ellos y 26% ellas) hombres y mujeres admitan que han “limpiado” sus propios perfiles con vistas a causar una buena impresión. Lo hacen antes de aceptar la solicitud de la persona que les interesa y para muchos esta acción representa un equivalente digital a la costumbre de ordenar la casa lo mejor posible en la víspera de un encuentro romántico, a esto hay que agregar que muchos de estos “encuentros” tardan mucho en concretarse de forma presencial o, simplemente, nunca se concretan, por lo que se crea una idílica relación virtual, ¿pero puede hablarse de amor virtual? ¿Qué dicen los expertos?  

Desde el punto de vista de la psicología social, según un estudio publicado en la revista CyberPsychology and Behaviour Journal, las personas que tienen relaciones de pareja por Internet en realidad sí pueden llegar a desarrollar lazos profundos, pero también están expuestos a los celos y los engaños, se crea una enfermiza relación maniquea, pues, por un lado, la ciberpareja a través del ordenador se siente en libertad de expresar sentimientos que no se expresan en la vida diaria, confía en la persona que está del otro lado del computador, es una especie de catarsis con el otro que ayuda a drenar las tensiones diarias; pero por otro lado, muchas personas enmascaran su verdadera personalidad para mantener intacta su fantasía virtual, pues el estudio revela que el 65% de los encuestados mentía en aspectos claves como aspecto físico, profesión, grado de educación y poder adquisitivo. Probablemente, esta sea la razón por la que la mayoría de los romances virtuales nunca se concretan de manera presencial, pues aunque las partes quieran hacerlo, se enfrentan al hecho de presentarse ante el otro sin ser, por ejemplo, en el caso de las damas, la rubia muy parecida a, digamos, Charlize Theron, o la morena tipo “Patricia Velázquez”; en el caso de los caballeros, sin ser Tom Cruise o del tipo “Antonio Banderas” que, con seguridad, tal parecido les hicieron creer a sus parejas virtuales, sirvan estos ejemplos para ilustrar los ideales estándar de apariencia física en Occidente.  

 

 

¿Cómo afecta la personalidad?

Si el romance virtual no pasa a otro plano, el individuo “enamorado” puede llegar a deprimirse, a abstraerse del mundo real, a afectar sus actividades cotidianas, incluso, puede renunciar a relaciones normales por simplemente no poder romper el vínculo con la computadora, suena duro, pero es así, el vínculo es con la computadora, sería una reedición de El amor en los tiempos del cólera con una versión más sofisticada de Florentino Ariza, pero retorcida por el hecho de no ser una relación presencial, sino una necesidad despiadada de compañía desde la carencia. Cuando los romances virtuales afectan la vida diaria, no hay duda de que el primer paso es terminar con la fantasía y acudir a terapia. Indudablemente los tiempos han cambiado, en efecto pasamos del amor en los tiempos del cólera al amor en los tiempos del Internet, pero un clásico siempre prevalecerá, algunas cosas no deben evolucionar, es mejor el ramo de rosas, los chocolates, la sonrisa o el desplante del ser amado, que la incertidumbre del teclado. ¡Saludos!   

 

__________________________

Fuentes informativas

Sitios Web

http://www.periodico24.com/el-amor-en-los-tiempos-de-internet/noticia/22912/

http://www.rexpuestas.com/secciones/sexualidad-y-tecnologia/las-redes-sociales-y-su-impacto-en-la-relacion-de-pareja/

http://www.taringa.net/posts/femme/12308086/El-amor-en-tiempos-de-redes-sociales.html

http://es.wikipedia.org/wiki/El_amor_en_los_tiempos_del_c%C3%B3lera

Imágenes

http://lavoztx.com/news/2013/feb/03/lo-bueno-y-lo-malo-de-un-romance-cibernetico/

http://ritualesmagiarojaysexual.blogspot.com/2012/01/sigue-aumentando-el-numero-de-personas.html

http://leyendo-vuelo.blogspot.com/2011/10/jueves-de-clasicos-el-amor-en-los.html

http://felix-abreu.blogspot.com/2012/05/adiccion-las-redes-sociales.html

http://campus.com.sv/blogs/16/2899

http://planetaatabex.blogspot.com/2008_05_01_archive.html

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.