Pasar al contenido principal

Crece la violencia contra la mujer en América Latina

Familia, este 25 de noviembre se conmemoró el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, aprobado por la ONU en honor a las hermanas Mirabal, asesinadas brutalmente en 1960 durante la dictadura del general Trujillo en República Dominicana, por lo que rememoramos un artículo en que se llama la atención acerca de la creciente ola de violencia contra las mujeres en Latinoamérica, un fenómeno social en aumento que preocupa a los organismo internacionales que ya luchan a brazo partido para la defensa de la mujer en los países musulmanes, por lo que la violencia contra las féminas en la subregión es un duro golpe para todos los que defienden los Derechos Humanos de la mujeres.

En las últimas décadas, la violencia de género ha recibido total atención de los organismos internacionales, como la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Unicef, Amnistía Internacional y la Organización de Estados Americanos (OEA), quienes se esfuerzan por alentar a los gobiernos a modificar sus legislaciones y ser más duros en la aplicación de la ley contra los abusos hacia la mujer. Sin embargo, la violencia de género no es un problema exclusivo de América Latina ni tampoco es reciente. Sus orígenes se remontan al final del matriarcado, los antropólogos, sociólogos e historiadores no están seguros del momento exacto del fin del matriarcado, pero sí están seguros de que la institución del patriarcado trajo consigo una fuerte represión contra las mujeres que incluye tortura, estrés psicológico, abuso físico-sexual y la muerte.

Así, la violencia contra la mujer es un hecho conocido desde la Antigüedad y reconocido como problema social. Las Naciones Unidas en su 85ª sesión plenaria, el 20 de diciembre de 1993, ratificó la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer, donde se afirma que esta violencia es un grave atentado a los Derechos Humanos de la mujer y de la niña.

 

En el artículo 1 define la violencia contra la mujer:

A los efectos de la presente Declaración, por “violencia contra la mujer” se entiende todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada.

No obstante, la violencia de género crece en el mundo, siendo críticos los Estados musulmanes y América Latina. Lastimosamente, la violencia contra las mujeres es una constante en todos los países de América Latina donde, a pesar del crecimiento económico de los últimos años, las cifras se mantienen en registros muy altos, con una incidencia de entre un 30 a un 60% (cifras para 2013), según un estudio de la Organización de las Naciones Unidas. En nuestra región las mujeres son violentadas física, sexual y psicológicamente, independientemente de su origen social, racial o étnico.

 

Estadísticas alarmantes

Un estudio sobre violencia femenina realizado en 12 países de América Latina y el Caribe, muestra que entre 17 y 53% de las entrevistadas reportaron haber sufrido abuso físico o sexual por sus parejas. El informe publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en colaboración con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), destaca además que en 7 de esas naciones, la proporción es de más de una por cada cuatro. En el estudio realizado en 12 países, se refleja que el abuso incluye desde heridas físicas –cortes y moretones hasta huesos rotos–, hasta abortos involuntarios y quemaduras. Sin embargo, a pesar de ello, entre el 28 y 64% de las afectadas no buscó ayuda ni habló con nadie acerca de esta experiencia.

La investigación recoge también que entre 10 y 27% de las mujeres en estos países reportaron haber sufrido violencia sexual en algún momento de sus vidas, cometida por su pareja u otra persona, pero generalmente por un hombre a quien ya conocían. Además de ser una violación de los Derechos Humanos, la violencia contra las mujeres tiene graves consecuencias para la salud de ellas y la de sus hijos, y genera gran impacto en los trabajadores y sistemas sanitarios de la región. Los países latinoamericanos donde la violencia contra las mujeres ha recrudecido en los últimos años son: Bolivia, Colombia, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua, Paraguay y Perú.

  

La violencia contra las mujeres en Venezuela

En 2007, el gobierno nacional sancionó la Ley Orgánica del Derecho de las Mujeres a Vivir una Vida Libre de Violencia, que establece la aplicación inmediata de las Medidas de Protección y Seguridad en casos de violencia contra la mujer a través de los órganos receptores de denuncias (sin consulta y transitorias) y las Medidas Cautelares desde los Tribunales de Violencia contra la Mujer, pero la mayoría de las veces ambas medidas no se aplican por falta de capacitación de funcionarios y/o por la existencia de prejuicios en la atención de mujeres víctimas de violencia.

En nuestro país las cifras van en aumento, se estima que en Caracas se producen entre 3 y 7 violaciones diarias, de las cuales sólo 1 ó 2 se reportan. Peor aún, en las zonas alejadas de los centros urbanos el abuso sexual, físico y psicológico ha aumentado en 40%. En 2011, 30 mujeres venezolanas fueron asesinadas por sus parejas en todo el país. Según  datos del Cicpc, se reportan más de 10.000 llamadas al año por abuso doméstico, pero sólo el 5% es procesado porque las mujeres no denuncian por desconfianza en el sistema judicial. En lo que va de 2014, sólo en Caracas han muerto 58 mujeres víctimas de la violencia ya sea por hampa común o por manos de conocidos y conjugues, una cifra alarmante tomando en cuenta que para 2011, 30 mujeres perdieron la vida por violencia en todo el país. Para la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos es un reto lograr que las mujeres rompan el miedo y se atrevan a defender su integridad física y la de sus hijos, la ONU, la Unicef, la OMS y OPS se han esforzado en implementar sendas campañas informativas para hacer que las mujeres denuncien el maltrato, al mismo tiempo que educan al colectivo, pues se entiende que el “machismo” es un problema cultural que propugna una noción degenerada de control y poder. Mientras las mujeres no denuncien y confíen en la aplicación de la ley, seguirán siendo víctimas de la violencia de género. ¡Saludos!

__________________________

Fuentes informativas

Sitios Web

http://es.wikipedia.org/wiki/Violencia_contra_la_mujer

http://www.terra.com.ve/hogar/articulo/html/hof69277.htm

http://www.fundacionreflejosdevenezuela.com/notas.php?indica=564

http://www.prensalatina.cu/index.php?option=com_content&task=view&idioma=1&id=1032271&Itemid=1

Imágenes

http://www.lanoticiaweb.com.ar/noticia/24823/crean-en-san-isidro-una-mesa-local-contra-la

http://www.bolsadenoticias.com.ni/2012/Noviembre/27/occidente.html

http://webadictos.com/2014/10/10/premio-nobel-de-la-paz-2014/

http://www.razonesdeser.com/vernota.asp?notaid=73072

http://www.analisislibre.org/altos-niveles-de-violencia-contra-la-mujer-en-america-latina-y-el-caribe/

http://diariodelosandes.com/index.php?r=site/noticiaagencia&id=754

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.