Pasar al contenido principal

Verdaderos salvadores del mundo: Las vacunas

La vacuna (del latín "vaccinus-a-um", "(vacuno)"; de "vacca-ae", "vaca") es un preparado de antígenos que una vez dentro del organismo provoca la producción de anticuerpos y con ello una respuesta de defensa ante microorganismos patógenos. Esta respuesta genera, en algunos casos, cierta memoria inmunitaria produciendo inmunidad transitoria frente al ataque patógeno correspondiente. Las vacunas son el principal logro de la investigación biomédica y una de las principales causas de la mejora de la salud y la calidad de vida del ser humano.

La viruela fue la primera enfermedad que el ser humano intentó prevenir inoculándose a sí mismo con otro tipo de enfermedad. Las personas observaron que las ordeñadoras de la época, que estaban en contacto con la viruela de vaca (una variante mucho más leve de la mortífera viruela «humana), hacía que estas personas se inmunizasen y no contrajesen la viruela humana. Los turcos, para inocularse, tenían la costumbre de introducirse por la nariz muestras de pus tomadas de la viruela vacuna, y era efectivo. Esta forma de inoculación nació en la India o en China alrededor del 200 a. C. En China, a los pacientes que sufrían tipos leves de viruela se les recogían fragmentos de pústulas secas para molerlas hasta conseguir una mezcla con aspecto de polvo que luego se le introducía por la nariz a personas sanas, esperando que esto les inmunizara.

En 1796, durante el momento de mayor extensión del virus de la viruela en Europa, un médico rural de Inglaterra, Edward Jenner, tomó viruela vacuna de la mano de una granjera y la insertó a través de inyección en el brazo de un niño de ocho años. El pequeño mostró síntomas de la infección de viruela vacuna. Cuarenta y ocho días más tarde, después de que el niño se hubiera recuperado completamente de tal enfermedad, el doctor Jenner le inyectó la infección de viruela humana, pero esta vez no mostró ningún síntoma o signo de enfermedad. Había quedado inmunizado.

En 1881, casi cien años después, Louis Pasteur lleva a cabo su audaz y brillante experimento público en comprobación de la efectividad de la vacuna antiantráxica ideada por él, en la granja, hoy histórica, de Pouilly-le-Fort. El desarrollo del experimento fue como sigue[cita requerida]:

El 5 de mayo inyecta 24 carneros, 1 chivo y 6 vacas con 58 gotas de un cultivo atenuado de Bacillus anthracis. En mayo 17, estos mismos animales fueron inoculados nuevamente con la misma cantidad de un cultivo menos atenuado, o sea más virulento. En mayo 31 se realizó la prueba suprema. Se inyectaron con cultivos muy virulentos, todos los animales ya vacunados, y además, 24 carneros, 1 chivo y 4 vacas no vacunados, que sirvieron como grupo testigo a la prueba. En junio 2, una selecta y nutrida concurrencia apreció los resultados, que fueron los siguientes: Todos los carneros vacunados estaban bien. De los no vacunados, 21 habían muerto ya, 2 más murieron durante la exhibición ante la propia concurrencia y el último al caer de la tarde de ese día. De las vacas, las 6 vacunadas se encontraban bien, mientras que las 4 no vacunadas mostraban todos los síntomas de la enfermedad y una intensa reacción febril.

Al comunicar estos resultados, Pasteur introdujo los términos de vacuna y vacunación que provienen de la palabra latina vacca, fruto de los resultados obtenidos al inocular el virus de la viruela vacuna, en la terminología médica como homenaje a Jenner, su ilustre predecesor.

Las vacunas pueden estar compuestas de bacterias o virus, ya sean vivos o debilitados, que han sido criados con tal fin. Las vacunas también pueden contener organismos inactivos o productos purificados provenientes de aquellos primeros. Hay cuatro tipos tradicionales de vacunas:

Inactivadas: Microorganismos dañinos que han sido tratados con productos químicos o calor y han perdido su peligro. Este tipo de vacunas activa el sistema inmune pero es incapaz de reproducirse en el huésped. La inmunidad generada de esta forma es de menor intensidad y suele durar menos tiempo, por lo que este tipo de vacuna suele requerir más dosis. Dado que la respuesta inmune lograda es menor, se utilizan en estas vacunas unas sustancias denominadas adyuvantes. Estas sustancias están compuestas por aluminio y sirven a la vacuna a aumentar la respuesta inmunitaria del organismo. Los compuestos de aluminio deben inyectarse por vía intramuscular profunda ya que pueden producir irritación, inflamación y lesión de tejidos. Ejemplos de este tipo son: la gripe, cólera, peste bubónica y la hepatitis A.

Vivas atenuadas: Microorganismos que han sido cultivados expresamente bajo condiciones en las cuales pierden sus propiedades nocivas. Suelen provocar una respuesta inmunológica más duradera, y son las más usuales en los adultos. Esto se debe a que el microorganismo no se encuentra inactivado y conserva su estructura. Por eso, en muchas ocasiones puede provocar la enfermedad en personas inmunodeprimidas. Por ejemplo: la fiebre amarilla, sarampión o rubéola (también llamada sarampión alemán) y paperas.

Toxoides: Son componentes tóxicos inactivados procedentes de microorganismos, en casos donde esos componentes son los que de verdad provocan la enfermedad, en lugar del propio microorganismo. Estos componentes se podrían inactivar con formaldehido, por ejemplo. En este grupo se pueden encontrar el tétanos y la difteria.

Subunitarias: Introduce un componente subcelular purificado de un microorganismo (por ejemplo, una proteína) dentro del sistema inmunitario, para crear una respuesta inmunitaria. Un ejemplo característico es la vacuna subunitaria contra la hepatitis B, que está compuesta solamente por la superficie del virus (superficie formada por proteínas).

Hoy día se están desarrollando y probando nuevos tipos de vacunas:

Conjugadas: Ciertas bacterias tienen capas externas de polisacáridos que son mínimamente inmunitarios. Poniendo en contacto estas capas externas con proteínas, el sistema inmunitario puede ser capaz de reconocer el polisacárido como si fuera un antígeno (un antígeno puede ser una proteína o un polisacárido). De esa manera generamos anticuerpos contra la bacteria y contra el polisacárido (exopolisacárido, en este caso). Este proceso es usado en la vacuna Haemophilus influenzae del tipo B (también conocido como bacilo de Pfeiffer).

Vector recombinante: Combinando la fisiología (cuerpo) de un microorganismo dado y el ADN (contenido) de otro distinto, la inmunidad puede ser creada contra enfermedades que tengan complicados procesos de infección. Los esfuerzos para crear vacunas contra las enfermedades infecciosas, así como inmunoterapias para el cáncer, enfermedades autoinmunes y alergias han utilizado una variedad de sistemas de expresión heteróloga, incluyendo vectores virales y bacterianos, así como construcciones recombinantes de ADN y ARN.5

Vacuna de ADN: Vacuna de desarrollo reciente, es creada a partir del ADN de un agente infeccioso. Funciona al insertar ADN de bacterias o virus dentro de células humanas o animales. Algunas células del sistema inmunitario reconocen la proteína surgida del ADN extraño y atacan tanto a la propia proteína como a las células afectadas. Dado que estas células viven largo tiempo, si el agente patógeno (el que crea la infección) que normalmente produce esas proteínas es encontrado tras un periodo largo, serán atacadas instantáneamente por el sistema inmunitario. Una ventaja de las vacunas ADN es que son muy fáciles de producir y almacenar. Aunque en 2006 este tipo de vacuna era aún experimental, presenta resultados esperanzadores. Sin embargo no se sabe con seguridad si ese ADN puede integrarse en algún cromosoma de las células y producir mutaciones.

El sistema inmunológico reconoce los agentes de la vacuna como extraños, destruyéndolos y «recordándolos». Cuando una versión realmente nociva de la infección llega al organismo, el sistema inmunitario está ya preparado para responder  neutralizando al agente infeccioso antes de que pueda entrar en las células del organismo, reconociendo y destruyendo las células que hayan sido infectadas, antes de que el agente se pueda multiplicar en gran número.

Las vacunas han contribuido a la erradicación de la viruela, una de las enfermedades más contagiosas y mortíferas que ha conocido la humanidad. Otras como la rubéola, la polio, el sarampión, las paperas, la varicela-zoster (virus que puede producir la varicela común y el herpes zóster) y la fiebre tifoidea no son tan comunes como hace un siglo. Dado que la gran mayoría de la gente está vacunada, es muy difícil que surja un brote y se extienda con facilidad. Este fenómeno es conocido como "inmunidad colectiva". La polio, que se transmite sólo entre humanos, ha sido el objetivo de una extensa campaña de erradicación, quedando reducida a ciertas partes de cuatro países (India, Nigeria, Pakistán y Afganistán). La dificultad en esos países se encuentra en la dificultad de hacer llegar la vacuna a los niños, ya sea por razones geográficas o religiosas; esto ha provocado que la fecha de la erradicación de la polio se haya prolongado hasta la actualidad.

Junto con las campañas de vacunación surgieron también grupos que se negaban a vacunarse y se organizaron para ello. En 1899 por ejemplo se esperaba una vacunación masiva de soldados ingleses, sin embargo, estos presas del miedo arrojaron por la borda las vacunas contra el tifus y solo 14 000 soldados pudieron ser vacunados. Los resultados fueron desastrosos pues durante las guerras que hubo posteriormente se presentaron cerca de 60 000 casos de tifus. Entre los años 30 y 60 del siglo pasado, algunas vacunas contra el polio resultaron ser activas causando que la persona vacunada adquiriera la enfermedad, lisiándolos. Esto causó gran alarma y desconfianza en la población, la cual se extiende hasta nuestros días. Sin embargo, los métodos de preparación de vacunas han mejorado tanto en tecnología como en sistemas de seguridad y control para que no vuelvan ocurrir casos similares.

Recientemente se están probando varias vacunas que se suministran en forma de espray nasal, por ejemplo para la influenza. Pero el nuevo enfoque, que puede suministrarse con un espray nasal o en forma oral con una cápsula, utiliza un nuevo vehículo para transportar el antígeno: esporas bacterianas. Las esporas son células reproductoras que forman parte del ciclo vital de algunas bacterias y que tienen capacidad de dispersión y supervivencia en condiciones difíciles. En años recientes varios equipos de investigadores están investigando la capacidad de estos organismos como transportadores de vacunas. Como las esporas son excepcionalmente estables, las vacunas basadas en este medio no requieren almacenamiento en frío, lo cual es una ventaja sobre los actuales enfoques de vacunas ya que debido a sus propiedades de supervivencia y resistencia pueden almacenarse durante largos períodos y son fáciles de manipular genéticamente, lo cual las convierte en vehículos atractivos para hacer llegar inmunizaciones al organismo.

Los nuevos usos de las vacunas incluyen no solo la cura de la infección o su prevención, sino la prevención de secuelas serias que se presentan como resultado de dicha enfermedad, la vacuna de hepatitis B es un buen ejemplo, ya que su uso está motivado también por la prevención del cáncer hepático. Además se trabaja en la fabricación de vacunas contra el Helicobacter pylori, agente involucrado en la aparición de cáncer de estómago y del Papilloma virus, agente altamente relacionado con el cáncer cérvico-uterino respectivamente.Se está trabajando en otra aplicación de estas vacunas: la prevención enfermedades debidas a problemas de autoinmunidad (cáncer, lupus) o bien a inmunidad hiperreactiva como la que propicia el asma y las alergias.

Equipo de Barinas.net.ve
El Hogar Virtual de la Familia de Barinas

______________

Referencias documentales:

Texto

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2012/10/121023_vacunas_sin_agujas_men.shtml

http://es.wikipedia.org/wiki/Vacuna

http://www.esmas.com/salud/saludfamiliar/adolescentes/337300.html

http://investigacion.izt.uam.mx/hepa/Vacunas.pdf

http://www.abcuniversidades.com/Tema/83/Historia_de_las_vacunas.html

Imagen

http://salud.kioskea.net/faq/400-asma-uso-correcto-del-inhalador

http://www.detodobebes.com/recien-nacido/como-puedo-hacer-que-las-vacunas-sean-menos-traumaticas-para-mi-bebe/

http://www.noticias365.com.ve/temas/al-dia/llegan-160-mil-vacunas-contra-virus-ah1n1-a-anzoategui/