Pasar al contenido principal

¿Se acaba la era de los antibióticos?

¿Se acaba la era de los antibióticos?

Buenos días, familia barinesa. A continuación podrán leer acerca de unos de los problemas de salud pública más serios que enfrentaremos en el futuro. Espero que les guste. 

En los últimos 70 años los antibióticos han contribuido a salvar miles de millones de vidas; sin embargo, algunos investigadores perciben su fracaso para frenar la expansión de las enfermedades. Los antimicrobianos, usados en el tratamiento de las infecciones causadas por bacterias, hongos, parásitos o virus, constituyen uno de los principales avances en la historia de la salud humana, pero ante su abuso, la efectividad de estos medicamentos está severamente cuestionada. La Organización Mundial de la Salud alerta que el mal uso y abuso de los medicamentos ha favorecido la mutación de los microorganismos volviéndolos más resistentes.

El primer antimicrobiano creado fue la penicilina, descubierto en 1928 por Alexander Fleming, y todavía es uno de los más efectivos. Ya en ese año el propio Fleming había advertido sobre los peligros potenciales del uso indiscriminado de antibióticos y de la posibilidad de que el uso en dosis y tiempos equivocados generaran bacterias resistentes. Un antibiótico actúa sobre todas las bacterias que habitan en el organismo y no sólo sobre aquellas que causan la enfermedad. Esto desata mecanismos de defensa de las bacterias, que luchan por sobrevivir. Las más débiles mueren y las más resistentes logran reproducirse. Así se conforma una población superbacteriana sobre la cual los antibióticos no tienen efecto. El ser humano se vería indefenso ante el ataque de estas superbacterias.

La Organización Mundial de la Salud definió a la resistencia de algunas bacterias a los antibióticos como uno de los problemas de salud pública más graves del mundo. Hoy se calcula que en ciertos casos dichos fármacos fallan para curar a una de cada cinco personas. Históricamente los antibióticos se utilizan mal en todas partes del mundo. Hay una cultura que dice que cualquier persona con un cuadro febril debe consumirlos, a pesar de que en el 90% de los casos no se necesitan. A los médicos les resulta más fácil recetar que hacer una evaluación del paciente. 

Hay un concepto mágico sobre la utilización de los antibióticos. Se considera popularmente que son drogas no tóxicas, pero es todo lo contrario. Existe mucha información relacionada con el efecto nocivo de los antibióticos sobre la salud; por ejemplo, el uso de antibióticos inhibe, casi por completo, la excreción de mercurio y otros metales en ratas debido a la alteración de la flora intestinal. Por lo tanto, su uso por vía oral en los niños con autismo pueden reducir su capacidad para eliminar el mercurio u otros metales, produciendo diferentes tipos de respuestas dañinas en el organismo. El uso de antibióticos por vía oral en infantes también puede explicar la alta incidencia de problemas gastrointestinales crónicos en individuos con autismo y normales. Los antibióticos, como la tetraciclina, puede aumentar la cantidad de levadura en el colon e hígado después de sólo unos pocos días, deteriorando la salud del paciente. Por otra parte, si se toman píldoras anticonceptivas simultáneamente con antibióticos, la población de bacterias protectoras en los intestinos disminuye drásticamente, vulnerando el cuerpo a ataques de los hongos.

Pero ¿ Por qué se origina el mal uso de estas drogas? En primer lugar, los médicos prescriben antibióticos cuando no deben o  en muchos casos los eligen mal. En segundo lugar están los farmacéuticos, quienes muchas veces escuchan los síntomas de sus clientes y sin dudarlo les venden remedios que contienen antibióticos como analgésicos y antifebriles. En tercer lugar está el paciente, quien por razones económicas prefiere ir a la farmacia y autorrecetarse que asistir a una consulta médica costosa.
Por otro lado, la industria juega un papel importante ya que los laboratorios aconsejan no consumir antibióticos sin receta pero con el lanzamiento de productos “combinados” favorecen el ataque a gripes virales con antimicrobianos. Por último, los especialistas describen como una falta de cultura del público el hecho de que se ingiera antibióticos para combatir dolencias de cualquier tipo. Otras razones podrían ser: La prescripción de dosis inadecuadas o excesivas, empleo de antibióticos en infecciones víricas no complicadas, utilización de vías de administración incorrectas, continuación del uso de estas especies tras el desarrollo de resistencias bacterianas y la interrupción prematura de un tratamiento eficaz. 

Un futuro poco alentador

La realidad marca que en los próximos años no habrá nuevos y mejores antibióticos ya que los laboratorios no están invirtiendo para desarrollarlos. En el 2008, ocho de las quince más grandes compañías farmacéuticas del mundo, abandonaron sus investigaciones al respecto y dos las redujeron. Además, en Estados Unidos la aprobación de nuevas fórmulas cayó un 56% entre 1998 y 2002. 
Pareciera que la industria no tiene interés en fabricar nuevos antibióticos porque no es económicamente “rentable”. Las empresas privadas enfocan sus objetivos hacia otras áreas de investigación que les representen mayores ingresos. Por eso, se ha implementado una política gubernamental de subvencionar los desarrollos de los laboratorios.

La Organización Mundial de la Salud impulsa el programa “20x20” con el objetivo de que en los próximos 20 años aparezcan nuevos antibióticos. Sin embargo, los especialistas coinciden en que es muy difícil que esta meta se alcance. 

En la Unión Europea cerca de 25.000 pacientes mueren por día a causa de infecciones provocadas por bacterias multirresistentes. La tuberculosis resistente a antibióticos es un espectro terrible que amenaza la salud mundial. 

Pareciera que la era de los antibióticos está llegando a su fin. Debemos prepararnos para tal calamidad llevando una vida y una alimentación sana, rica en vitamina C y ácido fólico y, por supuesto, encomendándonos a Dios para que no nos encontremos nunca con una de esas superbacterias. 

Referencias 

Texto

http://www.dramaribelstore.com/index.php?option=com_content&view=article&id=83%3Ase-acerca-el-final-de-los-antibioticos&catid=38%3Anoticias&lang=es 

http://www.madrimasd.org/canales/salud-biomedicina/revista-prensa/el-fin-de-los-antibioticos

http://notio.com.ar/sociedad/bacterias-resistentes-llego-el-fin-de-los-antibioticos-19911 

http://www.cambioplanetario.com/t325-el-fin-de-los-antibioticos-y-el-aumento-de-yodo-como-una-alternativa-eficaz

http://www.monografias.com/trabajos10/antibi/antibi.shtml

De imagen 

http://www.madrimasd.org/canales/salud-biomedicina/revista-prensa/el-fin-de-los-antibioticos

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.