Pasar al contenido principal

El regreso de un terrible mal: La tuberculosis.

Estimada familia barinesa. Hace algunos días se publicó en esta página un artículo relacionado con el fin de la era de los antibióticos y sus consecuencias. Hoy les traigo otro articulo donde se visualiza una de las más terribles consecuencias de la disminución de la efectividad de estos fármacos en las sociedades humanas: El regreso de la tuberculosis como problema de salud pública.

La tuberculosis (abreviada TBC o TB), llamada antiguamente tisis (del griego φθίσις, a través del latín phthisis) es una infección bacteriana contagiosa que compromete principalmente los pulmones aunque puede afectar también el sistema nervioso central, el sistema linfático, el sistema circulatorio, el sistema genitourinario, el aparato digestivo, los huesos, las articulaciones e incluso la piel.

La especie de bacterias más importante y representativa causante de tuberculosis es Mycobacterium tuberculosis o bacilo de Koch, perteneciente al complejo Mycobacterium tuberculosis. La TBC es posiblemente la enfermedad infecciosa más prevalente en el mundo.

 Los síntomas clásicos de la tuberculosis son una tos crónica, con esputo sanguinolento, fiebre, sudores nocturnos y pérdida de peso. La infección de otros órganos causa una amplia variedad de síntomas. La tuberculosis se contagia por vía aérea, cuando las personas infectadas tosen, estornudan o escupen. El diagnóstico se basa en la radiología (habitualmente radiografías torácicas), una prueba de la tuberculina cutánea y análisis de sangre, así como un examen al microscopio y un cultivo microbiológico de los fluidos corporales como las espectoraciones. El tratamiento de la tuberculosis es complicado y requiere largos periodos de exposición con varios antibióticos. Los familiares del enfermo, si es necesario, también son analizados y tratados.

Un tercio de la población actual del mundo está infectada con M. tuberculosis, y cada segundo es infectada una nueva persona. Sin embargo, en la mayoría de estos casos la enfermedad no se desarrollará completamente; las infecciones asintomáticas y latentes son las más habituales. Aproximadamente una de cada diez de estas infecciones latentes progresará finalmente a la enfermedad activa, que, si no es tratada, mata a más de la mitad de las víctimas.

El tratamiento de la tuberculosis se realiza con combinaciones de fármacos antituberculosos, haciendo eficaces las pautas de 10 meses de tratamiento, 6 en la primera fase de tratamiento y 4 meses en la segunda fase.

La tuberculosis es curable, pero es necesario un diagnóstico temprano ya que es una enfermedad grave si no se sigue el tratamiento adecuado. Es indispensable no abandonar el tratamiento dado por el médico por que, al suspender el tratamiento, esta enfermedad empeora rápidamente y se favorece la proliferación de bacilos resistentes a los medicamentos.

Durante los últimos años, la tuberculosis ha presentado una creciente resistencia a los múltiples antibióticos y para ello se ha optado, como medida de prevención, las campañas de vacunación, generalmente con la vacuna Bacillus Calmette-Guérin. Sin embargo, el agente patógeno muta y la vacuna deja de surtir efecto. Las infecciones, el aumento del VIH y el descuido de control de la tuberculosis por programas sociales han permitido su resurgimiento.

La aparición de resistencia en unas cepas también ha contribuido a la aparición de nuevas epidemias. Entre los años de 2000 y 2004, el 20 % de los casos de tratamientos estándar eran resistentes a de medicamentos. El ritmo de los nuevos casos varía ampliamente, incluso en los países desarrolados, aparentemente debido las fallas en los sistemas de atención sanitaria. Los medicamentos antituberculosos corrientes se han venido usando por décadas y la resistencia a ellos está aumentando. En todos los países estudiados se ha comprobado la existencia de cepas del bacilo que presentan resistencia a por lo menos un medicamento antituberculoso.

Se conoce como tuberculosis multirresistente a la causada por una cepa que no responde al tratamiento por lo menos con isoniazida y rifampicina, los dos medicamentos antituberculosos de primera línea (estándar) más eficaces.

El origen de esta forma de la enfermedad está en el tratamiento incorrecto. En efecto, el tratamiento inapropiado con estos medicamentos, o el empleo de medicamentos de mala calidad, puede causar farmacorresistencia. La enfermedad causada por bacilos resistentes no responde al tratamiento corriente de primera línea. No obstante, la forma multirresistente se puede tratar y curar con medicamentos de segunda línea. Aun así, hay pocas opciones y, además, los medicamentos recomendados no siempre se consiguen. El tratamiento prolongado necesario (hasta dos años de tratamiento) es más caro y puede producir reacciones adversas graves.

En 2011, entre los casos notificados de tuberculosis pulmonar hubo unos 310 000 casos de tuberculosis multirresistente. Casi el 60% de ellos correspondían a la India, China y la Federación Rusa.

 

 

Mejores tratamientos pueden verse en el horizonte, nuevos medicamentos y vacunas están siendo analizados. La Organización Mundial de la Salud informó que once vacunas se encuentran en diversos estados de desarrollo. Sin embargo, la tuberculosis resistente a las medicinas permanece como una de las amenazas globales más siniestras. Las medicinas para esta enfermedad se están haciendo obsoletas y se necesitan más de 8.000 millones de dólares en los siguientes tres años para cubrir el tratamiento y control de la tuberculosis, sin contar con lo que se requiere para la investigación y desarrollo de nuevos fármacos. Hoy en día, solo se están destinando 5.000 millones de dólares, un déficit de 3,000 millones de dólares que vamos a tener que aceptar al igual que los millones de muertes en el futuro, no muy lejano.

Datos y cifras:

La tuberculosis es la segunda causa mundial de mortalidad, después del sida, causada por un agente infeccioso.

En 2011, 8,7 millones de personas enfermaron de tuberculosis y 1,4 millones murieron por esta causa.

Más del 95% de las muertes por tuberculosis ocurrieron en países de ingresos bajos y medianos, y esta enfermedad es una de las tres causas principales de muerte en las mujeres entre los 15 y los 44 años.

En 2010, unos 10 millones de niños quedaron huérfanos a consecuencia de la muerte de los padres por causa de la tuberculosis.

La tuberculosis es la causa principal de muerte de las personas infectadas por el VIH, pues causa una cuarta parte de las defunciones en este grupo.

La tuberculosis multirresistente ha sido reportada en todos los países del mundo.

Referencias

texto

http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs104/es/index.html

http://www.talcualdigital.com/nota/visor.aspx?id=69235&tipo=AVA

http://es.wikipedia.org/wiki/Tuberculosis

http://cnnespanol.cnn.com/2012/10/17/la-tuberculosis-disminuye-en-el-mundo-pero-aun-no-esta-erradicada-oms/

Imagenes

Imágenes

http://bibliotecadeinvestigaciones.wordpress.com/biologia/sistemas-y-aparatos-del-cuerpo-humano/sistema-respiratorio/

http://www.zonamedica.com.ar/enfermedades/explorar/184/Tuberculosis

http://commons.wikimedia.org/w/index.php?title=File:Tuberculosis-prevalence-WHO-2009.svg&page=1

http://biologiaterceroiem.blogspot.com/2012_03_17_archive.html

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.