Pasar al contenido principal

Hepatitis: La amenaza de una epidemia silenciosa

Apreciada familia de Barinas, con alarma reseñamos el llamado urgente que está realizando la Organización Mundial de la Salud (OMS) con respecto al aumento del contagio de los cinco virus de la hepatitis, una enfermedad que causa infecciones graves de hígado y provoca 1,4 millones de muertes al año.

La OMS se refiere al padecimiento como una “epidemia silenciosa” puesto que muchas personas ignoran durante años, e incluso décadas, que están infectadas, permitiendo que el virus avance hasta causar fallas hepáticas. Con motivo del Día Mundial Contra la Hepatitis, que se celebra el 28 de julio, la agencia de la ONU llamó a las autoridades de salud de todo el mundo a tomar medidas en las áreas de información a la población, prevención, diagnóstico y tratamiento de la enfermedad.

El jefe del Programa de la OMS contra la Hepatitis, Stefan Wiktor, destacó la importancia de que los países tengan un plan y una oficina dedicada al combate de la epidemia, y encomió los avances alcanzados a nivel global contra la hepatitis B y C. “Casi todos los países han adoptado la vacunación a niños contra la hepatitis B. En cuanto al tratamiento, existe una revolución terapéutica, sobre todo para la hepatitis C, con el desarrollo de nuevas drogas más seguras, fáciles de administrar y con tasas más altas de curación. Esas drogas todavía no están disponibles porque se siguen estudiando”, apuntó. Wiktor agregó, no obstante, que sólo la mitad de los países cuenta con una guía para el tratamiento de la enfermedad y con las drogas fundamentales para curarla.

 

Acerca de la hepatitis

La hepatitis es una enfermedad inflamatoria que afecta al hígado. Su causa puede ser infecciosa (virus viral, bacteriana, etc.), inmunitaria (por autoanticuerpos, hepatitis autoinmune) o tóxica (por ejemplo, por alcohol, venenos o fármacos). También es considerada, dependiendo de su etiología, una enfermedad de transmisión sexual.

Hay virus específicos para la hepatitis (virus hepatotropos), es decir, aquellos que sólo provocan hepatitis. Existen muchos: Virus A, virus B, C, D, E, F, G. Los más importantes son los virus A, B, C y, en menor medida, el D y el E, siendo los últimos, F y G los últimos descritos y los menos estudiados. Otros virus no específicos son: Virus de Epstein-Barr (EBV), causante de la mononucleosis infecciosa y de amigdalitis. Citomegalovirus (CMV), que tiene tropismo hepático aunque puede causar encefalitis.

La hepatitis puede transmitirse a través de una variedad de vías como las relaciones sexuales sin protección, las prácticas inseguras de inyección y perforaciones en el cuerpo, y el consumo de agua y alimentos contaminados. Color amarillento de la piel y los ojos, orina oscura, fatiga extrema, náusea, vómitos y dolor abdominal son algunos de los síntomas de la hepatitis A y la hepatitis B. Dos enfermedades causadas por agentes virales diferentes y con complicaciones distintas, pero que se ubican entre las afecciones de hígado más comunes y delicadas.

 

Todos los seres humanos están expuestos a ambos virus, el de la hepatitis A (VHA) y el de la hepatitis B (VHB), aunque su transmisión es de forma muy distinta. Según destaca el doctor Jaime Torres, infectólogo del Instituto de Medicina Tropical de la Universidad Central de Venezuela, la hepatitis A se adquiere por vía oral-fecal. Es decir, por la ingesta de alimentos o líquidos contaminados con material fecal u orina de un individuo infectado. Por su parte, la transmisión del virus de la hepatitis B resulta de la exposición a sangre infectada o fluidos corporales que contengan sangre. Las formas posibles de transmisión incluyen contacto sexual, transfusión sanguínea, reutilización de agujas o inyectadoras y transmisión vertical de madre a hijo durante el parto.

Tratamiento

No hay un tratamiento específico contra la hepatitis A. En el caso de la hepatitis B, los tratamientos disponibles son complicados y costosos, alcanzando porcentajes limitados de curación. Las vacunas existentes ayudan, son eficaces para combatir los efectos de la enfermedad pero no la curan, eso sí, su aplicación preventiva puede disminuir considerablemente el riesgo de infección. En este sentido, las medidas se centran en mantener el bienestar y el equilibrio nutricional, que incluye la reposición de los líquidos perdidos por los vómitos y la diarrea. La OMS recomienda que se administre a todos los lactantes la vacunación contra la hepatitis B y después de un año la vacuna contra la A. Además de la inmunización, el máximo órgano sanitario del mundo explica que la mejora del saneamiento y la inocuidad de los alimentos son las medidas más eficaces para combatir la hepatitis A. A nivel mundial las enfermedades infecciosas más mediáticas son el VIH/SIDA y la influenza, consideradas endémicas, pero la hepatitis es una amenaza latente de epidemia que, si se sigue extendiendo, puede tener resultados devastadores. ¡Saludos!

 

___________________________

Fuentes informativas

Sitios Web

http://www.un.org/spanish/News/story.asp?NewsID=27033&utm_source=dlvr.it&utm_medium=twitter#.UfAFwdLrxEs

http://www.el-nacional.com/salud_y_bienestar/Hepatitis-expuestos_0_223777889.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Hepatitis

http://www.dmedicina.com/enfermedades/infecciosas/hepatitis-a

Imágenes

http://www.tecnologiahechapalabra.com/salud/especialidades/articulo.asp?i=6887

http://www.sanar.org/hepatitis/hepatitis-a

http://www.gastroenterologos.net/hepatitis/blog

http://saludx.blogspot.com/2013/04/hepatitis-c-una-enfermedad-silencia-mas.html

http://www.estrategiaynegocios.net/blog/2012/11/06/aumenta-pobreza-y-desigualdad-social-en-costa-rica/

 

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.