Pasar al contenido principal

La halitosis: Un trastorno común de la salud con consecuencias físicas y sociales

Querida familia barinesa, saludos y felicidad para ti, como para nosotros tu salud es lo más importante, te traemos un artículo del ámbito de la salud en el que te ofrecemos información acerca de un trastorno de la salud muy común, que poco se atiende y que tiene consecuencias físicas, sociales y psicológicas de consideración, se trata de la halitosis.

La halitosis es un síntoma o un signo caracterizado por mal aliento u olor en la boca. En su versión crónica está provocada por algunas bacterias que afecta al 25% de la población.

Tiene una gran prevalencia en la población general. Se estima que más del 50% de las personas la padecen en algún momento de su vida. Es muy frecuente presentar halitosis al despertar por la mañana, después de varias horas de sueño, cuando las estructuras de la boca han estado en reposo y la producción de saliva ha sido muy escasa. Es más frecuente en personas que superan los 50 años de edad. Las causas de la halitosis pueden ser múltiples, desde escasa higiene bucal, hasta enfermedades tan graves como el cáncer de pulmón, pasando por la gastritis crónica, aunque la gran mayoría tienen su origen en la propia boca.

 

El mal olor de la boca se produce por descomposición bacteriana de restos de alimentos entre los dientes, de saliva, de células de la mucosa oral o de sangre, que producen sustancias volátiles como ácidos grasos simples como el ácido butírico, ácido propiónico, ácido valérico y componentes de sulfurados derivados de las proteínas como la putrescina y cadaverina. Debido a esta producción de sustancias, más del 85-90% de las halitosis tienen su origen en la cavidad oral y cuando no existe patología, suele ser por higiene bucal escasa.

La halitosis como causa de afecciones graves

Las patologías y las condiciones clínicas relacionadas con la producción de compuestos volátiles pueden tener relación con una variedad de especialidades médicas, tales como Estomatología, Otorrinolaringología, Gastroenterología, Neumología, Medicina Interna, Endocrinología, Nefrología, Neurología y Psiquiatría. A continuación se presentan algunas de las patologías/factores predisponentes más asociados con la halitosis:

Boca: Mala higiene, saburra lingual, enfermedades periodontales, hiposalivación y/o xerostomía, noma, caries muy extensas, abscesos, alveolitis seca, pericoronaritis, retenciones alimentarias interdentales, sangrado gingival, exposición pulpar, restauraciones desbordantes, estomatitis, heridas quirúrgicas, candidiasis, prótesis porosas, piercings linguales, quiste dentígero, miasis, histiocitosis, escorbuto, leucemia, neoplasias.

Aparato respiratorio: Rinosinusitis, respiración bucal, obstrucción nasal, rinorrea posterior, desviación del septo nasal, adenoiditis, amigdalitis, amigdalitis caseosa, presencia de cuerpo extraño, ocena, abscesos nasofaríngeo y retrofaríngeo, carcinomas de laringe, bronquitis, bronquiectasias, neumonías, abscesos pulmonares, carcinomas de pulmón.

Tubo digestivo: Divertículo faríngeoesofágico o de Zenker, reflujo gastroesofágico, neoplasias, gastritis, úlceras, presencia de Helicobacter pylori, hernia de hiato, vómitos, presencia de cuerpo extraño en la faringe, eructaciones, enfermedad inflamatoria intestinal.

Sistémico, nutrición y hábitos: Alimentos odorantes (ajo y otros), tabaco, medicamentos odorantes, deshidratación, estados febriles, absorción por la piel o mucosas, hipoglicemia (ayuno prolongado, dietas pobres en carbohidratos), alteraciones intestinales, hepáticas y renales varias, diabetes, trimetilaminuria.

Psicológico y neurológico: Halitofobia, estrés, disgeusia, síndrome de referencia olfativa.

 

Consecuencias psicológicas y sociales

Aunque es raro que las personas compartan con terceros su preocupación en relación a su propio aliento, se ha confirmado que es un tema por el cual la mayor parte de la población se preocupa. Una evidencia de esta preocupación en relación al aliento es el elevado consumo de enjuagues orales y chicles, que se venden en supermercados, quioscos y estaciones de servicio. Un estudio americano apuró que, en 1.994, el mercado de estos productos con acción desodorizante en los EE.UU., generó ingresos superiores a 2 mil millones de dólares. Una encuesta realizada señaló que alrededor del 60% de las mujeres y 50% de los hombres usan productos específicos para mejorar el aliento. La conciencia de padecer de halitosis, real o ilusoria, provoca frecuentemente un impacto a nivel del comportamiento y emociones, que puede tener repercusiones severas en la calidad de vida de una persona (sin predilección por el nivel cultural o social al que uno pertenece).

Efectos en el comportamiento

Un estudio científico, efectuado por investigadores del Instituto del Aliento, observó varios efectos defensivos a nivel del comportamiento (con el intento de disfrazar la existencia de halitosis o para minimizar el impacto en terceros) en personas con conciencia de padecer mal aliento:

  1. Limitación de la comunicación oral (especialmente en lugares más pequeños o cerrados)
  2. Mayor distanciamiento interpersonal
  3. Mayor frecuencia de comunicación por señales o gestos
  4. Cobertura de la boca con la mano
  5. Tiempo de espiración más corto

Se han verificado también otros tipos de comportamientos por parte de aquellos que se preocupan con su mal aliento. Conscientes de las implicaciones de la halitosis y en una tentativa desesperada de enmascarar el olor y verse socialmente aceptados, estas personas se cepillan los dientes compulsivamente (más de 5 veces al día), usan repetidamente enjuagues orales y chicles, y llegan incluso a fumar. Sin embargo, estas soluciones son poco eficaces debido a su corta duración. La mayoría de las personas que sufre halitosis se sienten avergonzadas y no asisten al médico para tratarla, lo que causa depresión y ansiedad, además de afectar las relaciones con terceros, pues la ansiedad interfiere con las relaciones íntimas y disminuye la felicidad global de un individuo. Los efectos psicológicos pueden ir desde la falta de confianza, baja autoestima y consternación, hasta un aumento continuo del estrés.

Sin embargo, la halitosis tiene tratamiento, combatirla es prevenir enfermedades delicadas que pueden conducir a la muerte, como el cáncer de estómago, el cáncer bucal, etc., si se detecta algún grado de halitosis se debe acudir inmediatamente al odontólogo y realizar el tratamiento correspondiente, además de mantener una correcta higiene bucal. La halitosis es uno de los trastornos de la salud más comunes en la población y de los menos tratados, debe adquirirse consciencia de los peligros que acarrea no tratársela, así que ya sabes familia, a atender tu salud bucal porque, recuerda, tu salud es lo más importante. ¡Saludos!

 

__________________________

Fuentes informativas

Sitios Web

http://es.wikipedia.org/wiki/Halitosis

http://www.muyinteresante.es/salud/articulo/cinco-cosas-que-pueden-acabar-con-el-mal-aliento

http://www.institutodelaliento.es/halitosis/biblioteca/02.html

http://www.institutodelaliento.es/halitosis/biblioteca/05.html

Imágenes

http://www.medindia.net/patients/patientinfo/halitosis.htm

http://www.salud-y-belleza.com/halitosis-causas-y-remedios/

http://nuevotiempo.org/mundoactual/2010/10/13/la-halitosis/

http://mal-aliento.blogspot.com/

http://www.clinicasdemalaga.com/2012_02_01_archive.html

http://www.vi.cl/foro/topic/8200-sistema-digestivo-apuntes/

http://medicoscr.net/26-odontologia.html

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.