Pasar al contenido principal

Con 23 dragas mineros socavan impunemente los ríos Cuyuní, Botanamo y Acarabisi

Con 23 dragas mineros socavan impunemente los ríos Cuyuní, Botanamo y Acarabisi
**La denuncia fue hecha por Alejandro Lanz, presidente del Centro de Investigaciones Ecológicas de Venezuela (Ciev)
**Banda hamponil surte de combustible y alimentos a las dragas, así como también los contrabandea hacia Guyana, a través del municipio Sifontes.
**La organización delictiva que comercializa con combustible, alimento y oro está dirigida por dos sujetos conocidos como “El Guyanés” y “El Negrito del Oro”
Edilberto Arasme Ciudad Bolívar

Continúa impunemente la minería ilegal causando graves daños a nuestros ríos y a nuestro medio ambiente, de acuerdo a lo manifestado por Alejandro Lanz, director general del Centro de Investigaciones Ecológicas de Venezuela (CIEV) con la utilización de 23 dragas mineros socavan los ríos Cuyuní, Botanamo y río Acarabasi.

El Río Botanamo esta a una hora y media en lancha de San Martín de Turumbán y el Acarabisi está ubicado en la frontera entre Guyana y Venezuela. La operación se dirige desde El Dorado De acuerdo a lo manifestado por Alejandro Lanz, la operación esta dirigida desde la población de El Dorado, municipio Sifontes al frente de la misma está un guyanés apodado “El Negrito del Oro” y al respecto Lanz señaló: “Este hombre surte de gasolina, gas-oil y alimentos (aceite, café, azúcar, harina de trigo, atún y sardinas en lata, sal, arroz entre otros) a los equipos mineros que trabajan en las 23 dragas, así mismo por este mismo río contrabandean grandes cantidades de combustible y víveres a Guyana”, aseguró el ecologista. Destacó que en materia de víveres, los productos son de PDVAL, cadena creada por el gobierno venezolano en el marco de su programa por la Soberanía Alimentaria y el acceso de los productos de la cesta básica a precios solidarios para los sectores de menores recursos y afirmó: “Realmente es una atrocidad que estos productos se desvíen a Guyana, haciendo millonarios a los integrantes de esta banda de contrabandistas que los revenden a altos precios”. En relación al contrabando de combustible Lanz significó: “Un tambor de 200 litros de gasolina es vendido a las dragas por un valor de 7 mil 500 BF, y a las comunidades guyanesas fronterizas con San Martín de Turumbán a 12 mil BF por tambor.

En virtud de la crisis energética que vive nuestra nación, este tipo de acciones, dificultan y agravan el problema energético del país debido que PDVSA anunció que las refinerías se encuentran al máximo de su productividad, para abastecer las nuevas plantas termoeléctricas instaladas para aplacar la severa crisis energética y el contrabando de combustible tanto para la minería ilegal como a países fronterizos acrecienta la emergencia que padecemos actualmente”. Esta megabanda, para Alejandro Lanz, se ha convertido en la organización del contrabando más importante al sur del estado Bolívar, desplazando a la banda del guyanés Adrián y el del brasilero Paulistiña. Esta organización controla todo lo que tiene que ver con el contrabando de Mercurio, el cual lo traen de Guyana para abastecer el mercado para la minería ilegal en Sifontes y ahora con la bulla del Alto Caura”.

Asimismo esta banda ha incrementado su accionar al contar con otro “centro de operaciones” en San Félix, donde trabajan “El Nicole”, “El Jimmy” y “Bluey” encargados del contrabando de combustible y alimentos hacia la parte norte de Guyana y la caribeña isla de Curazao. “Según se pudo conocer tienen embarcaciones en el río Orinoco y salen por el Delta con el contrabando (...) sin embargo, hace dos semanas, aproximadamente, parte de la banda fue desmantelada, al ser detenidos algunos de sus integrantes cuando cargaban un barco en las riberas del Orinoco por Ciudad Guayana, operativo realizado por la Guardia Nacional. no obstante, esta organización delictiva no ha desaparecido y ya comenzaron de nuevo con el contrabando”, señaló Lanz. Por tal motivo, el director del CIEV solicita a la Asamblea Nacional, TO5, SEBIN (antigua Disip) y DIM, estas últimas de gran prestigio en materia de inteligencia que activen un plan nacional de emergencia para desmantelar este tipo de organizaciones hamponiles que se enriquecen y contrabandean con productos subsidiados por el Estado para los venezolanos. Leyendas Una de las dragas en plena faena en el río Cuyuní Centros de reparación y mantenimiento de dragas, frente al poblado de San Martín de Turumbán.

2 Comentarios

Muy buen artículo pero tiene tremendo error... El río Acarabisi no es frontera con Guyana, si no más bien limite con nuestra Guayana Esequiba. La frontera venezolana está en el río Esequibo. Así lo dicta la constitución nacional en su artículo 10.

Por donde se mire, encontramos a los depredadores de Venezuela haciendo su trabajo con total y absoluta impunidad. Venezuela se ha convertido en un territorio salvaje, sin ley, ni autoridades, sin un pueblo que le duela y que haga algo en contra del saqueo y la destrucción de sus riquezas.

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.