Pasar al contenido principal

En la búsqueda de la erradicación del paludismo

Estimada familia de Barinas, la malaria (del italiano medieval «mal aire») o paludismo (latín palus, «pantano») es una enfermedad producida por parásitos del género Plasmodium, y es probable que se haya transmitido al ser humano a través de los gorilas occidentales. Es la primera enfermedad de importancia entre las enfermedades debilitantes. Entre 700.000 y 2,7 millones de personas mueren al año por causa de la malaria, de los cuales más del 75 % son niños en zonas endémicas de África. Asimismo, causa unos 400–900 millones de casos de fiebre aguda al año en la población infantil (menores de 5 años) en dichas zonas. Cada año se presentan 396 millones de casos de paludismo. La mayor parte de la carga de morbilidad se registra en el África, al sur del Sahara.

El Ministerio de Salud de Venezuela informó hace poco que había más de 46.516 casos de malaria, un 80 % concentrados en el municipio Sifontes del estado de Bolívar.

La enfermedad puede ser causada por una o por varias de las diferentes especies de Plasmodium: Plasmodium falciparum, Plasmodium vivax, Plasmodium malariae, Plasmodium ovale o Plasmodium knowlesi, las tres primeras de las cuales son las reportadas en el continente americano. Los vectores de esta enfermedad son diversas especies del mosquito del género Anopheles. Como es sabido, tan sólo las hembras de este mosquito son las que se alimentan de sangre para poder madurar los huevos; los machos no pican y no pueden transmitir enfermedades, ya que únicamente se alimentan de néctares y jugos vegetales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha presentado su hoja de ruta para el desarrollo de nuevas vacunas que presenten al menos un 75 por ciento de eficacia, con el objetivo de lograr eliminar la enfermedad en 2030, durante el congreso de la Sociedad Americana de Medicina Tropical e Higiene que se celebra en Washington. Este nuevo objetivo se suma al fijado en 2006, cuando se determinó que la primera vacuna contra la malaria por 'Plasmodium falciparum', la variante más mortal de la enfermedad, debía estar autorizada en África subsahariana para niños menores de 5 años en 2015.

La erradicación de la malaria a nivel mundial salvaría la vida de miles de personas cada año, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sin embargo, sigue siendo una tarea difícil de cumplir porque el parásito que provoca la enfermedad puede evolucionar para soportar los efectos de los nuevos fármacos contra la malaria. Sin embargo, los investigadores creen haber descubierto una forma de rastrear la propagación de la malaria resistente a los fármacos y este descubrimiento podría ayudar a erradicar finalmente la enfermedad. Su estudio se publicó recientemente en la revista Nature Genetics.

Se ha visto que los casos anteriores de malaria resistente a los fármacos se propagan siguiendo un patrón determinado. Inicia en Camboya, se esparce a través del sureste de Asia y llega a África; matando a millones de niños en el proceso. En los últimos años, se ha notado que en Camboya hay resistencia a las artemisininas, el grupo de fármacos que los médicos usan actualmente para tratar la malaria, lo que ha provocado preocupación de que un tipo de malaria no tratable se pueda esparcir por todo el mundo.

Sin embargo, un equipo internacional de investigadores señala que identificó la huella genética de las cepas del parásito resistentes a la artemisinina. Esto, dicen, podría ayudar a detectar y contener esta forma de malaria difícil de tratar antes de que se propague por todo el mundo. Sin embargo, aún no están seguros de qué tan pronto podría traducirse en beneficios para las personas.

Los investigadores estudiaron los genes de 825 parásitos causantes de malaria, obtenidos de 10 ubicaciones en África y el sureste de Asia. Al occidente de Camboya, los investigadores descubrieron tres cepas del parásito resistentes a la artemisinina. Cada una tenía una configuración genética que no se ha visto en otros tipos de parásitos causantes de malaria. Esta identificación de la huella genética específica de los parásitos causantes de la malaria resistentes a la artemisinina es un paso importante para rastrear y, finalmente, detener la propagación de este tipo de malaria, dijo White.

En el futuro, las huellas genéticas que los investigadores identificaron podrían usarse para crear una prueba de sangre con la que se podría predecir si una persona que tiene malaria responderá al tratamiento con artemisinina, dijo el coordinador del Programa Global contra la Malaria de la OMS, Pascal Ringwald. “Al poder analizar así a las personas, se debería revelar rápidamente a qué partes del mundo se ha propagado la resistencia”, dijo Ringwald. Así, los científicos pueden poner en marcha estrategias, como el uso obligatorio de medicamentos preventivos para los viajeros procedentes de esas regiones, para impedir que ese tipo de malaria salga de esas zonas, agregó.

La OMS reporta que el índice de muertes a causa de la malaria a nivel mundial se ha reducido en más del 25% desde el año 2000, pero que cerca de 3,300 millones de personas siguen en riesgo de contraer la enfermedad y la mayoría son niños menores de cinco años.

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve
El hogar virtual de la familia de Barinas

Referencias

http://cnnespanol.cnn.com/2013/05/25/el-descubrimiento-que-evitaria-la-propagacion-de-la-malaria-en-el-mundo/

http://es.wikipedia.org/wiki/Malaria

http://www.europapress.es/salud/noticia-oms-presenta-hoja-ruta-lograr-erradicar-malaria-2030-20131115113215.html

Imagen

http://www.20minutos.es/noticia/1313918/0/malaria/africa-subsahariana/ciencia-paludismo/

http://portalvacaciones.com/2011/04/03/como-prevenirte-de-los-mosquitos-de-la-malaria-en-tu-viaje/

http://rayuelasbarro.blogspot.com/2011_10_01_archive.html

 Video

http://www.youtube.com/watch?v=Rigfg84izIs

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.