Pasar al contenido principal

Irma y su siembra de apios en La Trampa de Mérida

Cuando voy a La Trampa casi siempre visito la casa de Irma. Ella, además de ser la enfermera de la parroquia es agricultora autodidacta, ayudándola en estos menesteres Ernesto, responsable y eficiente campesino de la zona. Lo que necesita para alimentar sus hijos ella lo produce en su parcela, sin usar productos químicos. Todo allí es natural, hermoso y abundante. Irma, de verdad ¡te felicito! por tantas cosas que eres: por tu espíritu inquieto, emprendedor, solidario, naturista y, además, por ser buena madre, buena esposa, buena compañera, buena enfermera y excelente amiga...

1 Comentarios

Me quedo sin palabras, mi madre es una mujer maravillosa y no hay orgullo más grande para mí que poder decir que soy su hija, mujeres como ella muy pocas hay y seres como tú amigo también hay pocos. Doy gracias a Dios por tenerlos a ambos.

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.