Pasar al contenido principal

En el borde del abismo. Mérida

Dejando atrás el valle de La Variante que conduce de Mérida a El Vigía, a la altura de Las González, se entra en un ambiente desértico con predominio de plantas xerófitas, suelos desgastados con el paso de los siglos y predominio de cárcavas ancestrales. En medio de estas condiciones, iniciamos el ascenso por una carretera de tierra luego de pasar el viejo puente sobre el río Chama. Llegamos a la cumbre de Tierra Negra y de inmediato sentimos la sensación de estar en un sitio espectacular; desde allí se divisa el valle que dejamos atrás, en toda su inmensidad y sabemos que pronto, luego de ajustar el parapente, inexorablemente entraremos en el reino del Águila y del señor de los aires, el Cóndor... en la inmensidad del espacio libre, cerca de las nubes, impulsado por termas que no dejan de encumbrar tal cual Zamuro. Mientras llega el momento del salto, nos sentamos en el borde a contemplar el valle y a concienciar lo que implica saltar desde esa altura. ¡Les aseguro que da vértigo estar ahí, en el filo mismo del abismo!

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.