Pasar al contenido principal

Banco de madera torcida. La Trampa de Mérida.

Los ranchitos de techo de paja y paredes de bahareque, cuentan entre sus virtudes con la de proporcionarnos sombra, fresco y descanso; y el banco de madera es uno de los muebles favoritos para lograr ese reposo, sea sentado o acostado, estirado a lo largo de su madero.
No hay cosa más agradable que estar en uno de ellos, saboreando el aroma de un cafecito y viendo a lo lejos un atardecer, después de un duro día de trabajo.