Pasar al contenido principal

El aroma del cilantro de El Guamal, La Trampa de Mérida

En la angosta carretera que une El Estanquillo con La Trampa, viniendo de Lagunillas, me detuve frente a la casa de la señora Marta, conocida amiga de mi madre, quien es tejedora de esteras y hábil creadora de manualidades. Allí paré el vehículo para llamar por celular a Irma y preguntarle si tenía apios. Contestó Mariángel diciéndome que su mamá estaba para Guaraque, pero que allí se encontraba Ernesto, que él me podía informar sobre los apios. Luego de un mutuo saludo le pregunté si tenía arracachas (apios). Me contestó que sí, pero “pa más tarde se los tengo, porque voy a dir a buscarlos” Le dije que estaba bien, que luego iría por ellos. Hablando aún por teléfono sentí un fuerte y agradable olor a cilantro… Entonces, me dije: ¡Ah! Esta es una de las cosas por las que amo el campo, porque me brinda la oportunidad de olfatear la frescura y el aroma de las hortalizas recién cortadas. Estando en esa conversación conmigo, vi como iban saliendo un burro y, detrás de él, cuatro jóvenes. El camino termina allí, al lado de la casa de la señora Marta. ¡Mi nariz no se equivocó! El burro traía tres cestas atestadas de cilantro desde una pequeña finca ubicada en el sector El Guamal. Los jóvenes, todos de la familia Rodríguez, me informaron que el cilantro iría al mercado de Lagunillas porque se lo habían vendido a un señor; que su finquita, ubicada en lo más profundo del zanjón, producía tomate, pimentón, lechuga y papa. Luego de la toma de la foto y del respectivo saludo de despedida, compré una ramita y continué mi viaje a La Trampa llevando el aroma de una de las verduras que más enriquece el sabor de la crema de apios.

2 Comentarios

Felicito a ese burrito, por ser fuerte, por oler rico y por disfrutar de ese campo con tantos aromas q hasta provoca visitarlo.. y de paso dar un paseo en el burrito. A proposito habra visto al Burrito Sabanero, lo mande a buscar las hojas para las hallacas y no volvio. Hummmmm q bien huele. Saludos Sr. Mora. BARINESA

Amiga Pauchi, llegue a Ud., mi saludo respetuoso y cariñoso. De verdad no sé dónde puede estar el burrito sabanero que envió por las hojas para las hayacas; Ud., sabe que el Llano es inmenso, que la vista se pierde en el horizonte y, por ello, no sabemos si el burrito sabanero se fue hacia el norte, sur este u oeste. No queda otra alternativa sino guardar la esperanza que retorne pronto. Pero, de una cosa sí estoy seguro, como la sabana está llena de aromas, el burrito sabanero retornará con un dulce aroma a Mastranto y a florecitas silvestres, pero que regrese con las hojas para las hayacas... lo dudo.
Este mismo artículo lo publiqué en un Blog que estoy construyendo sobre La Trampa de Mérida. Como le tengo confianza, la invito a que se acerque a él y lea lo que estoy escribiendo sobre ese lugar maravilloso. Luego, cuando nuestra amistad crezca, desde ya, está invitada para que conozca personalmente La Trampa de Mérida, puede ser cualquier fin de semana que acordemos. ¡Le garantizo que no se arrepentirá! La dirección electrónica del Blog es: http://www.latrampademerida.wordpress.com
Una vez que entre, le agradezco dejar un comentario de cómo le parece.
Desde ya, gracias, estimada amiga Pauchi.
Edwin.

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.