Pasar al contenido principal

El quesillo es uno de los postres más famosos en nuestro país. Puedes darle un toque original agregando cualquier fruta de tu agrado.

Se lleva al fuego el jugo de piña junto con el azúcar para preparar el almibar, hasta lograr una consistencia ligera. Se retira del fuego y se deja reposar hasta que se enfríe.

Se baten los huevos hasta hacer una mezcla homogénea pero sin hacer mucha espuma. Esta mezcla se añade al almibar previamente hecho una vez que se enfríe a temperatura ambiente. Hay que reservar una parte del mismo almibar para acaramelar el molde donde luego será vertida la mezcla del quesillo a ser horneado.

El molde lo caramelizaremos llevando el almíbar al fuego de nuevo para que adquiera consistencia y color de caramelo. Se vierte el almibar en el fondo y las paredes del molde, y lo dejamos reposar hasta que se endurezca.

Se vierte la mezcla del quesillo en el molde caramelizado y lo ponemos en baño de María durante 1 ¼ de hora. Para adornar el quesillo puedes colocar unas rodajas de piña cocidas en el almibar y poner en el centro de cada rodaja una cereza.

Lo dejamos reposar, luego se guarda en la nevera hasta que enfríe bien y se saca con mucho cuidado del molde y listo, ya tenemos un delicioso quesillo de piña... ¡A comer!

1 Comentarios

Hola Pie de Monte... me metistes en un problema, mi hija embarazada quiere de ese quesillo y no me sale igual, ahora que hago donde comprastes ese? Jajajajaja

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.