Pasar al contenido principal

En 2010 los investigadores mediante pruebas de ADN demostraron que el faraón no murió del accidente en el carruaje, sino de degeneración ósea y malaria (En la foto, aspecto de las pruebas)

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.