Pasar al contenido principal

Vivir sin el sentido del olfato es más complicado de que lo que parece, pues no se puede oler las flores ni tampoco se puede oler las señales que indican peligro.

Flores