Pasar al contenido principal

La mayoría de los accidentes fatales con bicicletas ocurren en un ángulo de noventa grados, es decir, el conductor no detecta con antelación la presencia del ciclista.

Imagen proyectada por el láser en la bicicleta.