Pasar al contenido principal

Enrique VIII de Inglaterra fue un rey polémico por su manera de gobernar y por su obsesión por tener un hijo varón, lo cual trajo importantes consecuencias políticas para su país.

Cuadro de Enrique VIII de Inglaterra