Pasar al contenido principal

La revolución del esquisto.

Estimada familia de Barinas, el petróleo es nuestra única fuente de ingresos en este país monoproductor. Eso pareciaera ser una bendición debido al alto valor del precio del barril pero nos hace sumamente dependientes. El alto precio del oro negro también hace más rentable otras formas de energía, más limpias, más ecológicas. Sin embargo, la combustión de combustibles fósiles sigue siendo la más eficiente. Esto ha originado que también se desarrollen nuevas técnicas para obtener petróleo de otras fuentes menos convencionales.

El petróleo de esquistos bituminosos o shale oil, es un petróleo no convencional producido a partir de esquistos bituminosos. Los esquistos bituminosos (lutitas bituminosas) son rocas sedimentarias arcillosas, generalmente negruzcas, que contienen materiales inorgánicos y orgánicos, procedentes de la fauna y la flora acuáticas (en lenguaje coloquial serían rocas empapadas de petróleo). Mediante pirólisis, hidrogenación, o disolución térmica el petróleo es extraído de estas rocas. Estos procesos convierten a la materia orgánica contenida dentro de la roca (querógeno) en petróleo sintético y gas. El contenido en petróleo de los esquistos bituminosos varía enormemente, de forma que de una tonelada pueden extraerse de 75 a 125 litros de petróleo. El proceso de extracción del petróleo consiste en la trituración, combustión en hornos y extracción. El petróleo resultante puede ser utilizado como combustible o ser mejorado para ajustarse a las especificaciones del material que alimenta una refineria mediante el agregado de hidrógeno y la eliminación de impurezas tales como azufre y nitrógeno. Los productos refinados pueden ser utilizados para los mismos fines que aquellos obtenidos a partir del petróleo crudo.

El petróleo de esquistos fue una de las primeras fuentes de aceite mineral usadas por los humanos. Su uso más antiguo del cual existan registros fue en Suiza y Austria a comienzos del siglo XIV. En 1596, el médico personal de Frederick, Duque de Württemberg escribió acerca de sus propiedades curativas. El petróleo de esquistos fue utilizado para alumbrar las calles de Modena, Italia a comienzos del siglo XVII. La corona británica otorgó una patente a tres personas en 1694 que habian "encontrado la manera de extraer y producir grandes cantidades de pitch, brea, y aceite de un cierto tipo de roca." Posteriormente comercializado como Betton's British Oil, se promocionaba diciendo que el producto destilado había sido "probado por buzos en dolores y contusiones con gran efecto beneficioso." Las industrias modernas de extracción de shale oil se crearon en Francia hacia 1830 y en Escocia durante la década de 1840. El petróleo era utilizado como combustible, como lubricante, y como aceite para lámpara; la revolución industrial había aumentado la demanda de iluminación. Servía para reemplazar al aceite de ballena que era cada vez más escaso y costoso.

Durante finales del siglo XIX, se construyeron plantas para extracción de shale oil en Australia, Brasil y Estados Unidos. China (Manchuria), Estonia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, España, Suecia, y Suiza producían shale oil a comienzos del siglo XX. El descubrimiento de petróleo crudo en Medio Oriente a mediados del siglo XX paralizó a la mayoría de estas industrias, aunque Estonia y Noreste de China mantuvieron operativas sus industrias de extracción hasta comienzos del siglo XXI. En respuesta al aumento de los costos del petróleo a comienzos del siglo XXI, han recomenzado operaciones de extracción y/o de exploración en Estados Unidos, China, Australia, y Jordania.

Los paradigmas del mundo de la energía están cambiando a pasos agigantados. Cuando hace poco más de una década se habló de este tipo de energía no convencional, nadie imaginó el impacto que hoy estaría teniendo, al punto de que Estados Unidos estima cambiar su matriz energética de cara a los próximos tres a cuatro años, y no depender de fuentes externas.

Estamos en presencia de una roca sedimentaria que es necesario fracturar hidráulicamente y sometida a temperaturas elevadas libera petróleo, agua y gas: el esquisto es considerado por los especialistas la mayor fuente potencial de hidrocarburos. Daniel Yergin en su Historia del Petróleo, resalta que es la mayor innovación energética del siglo. Los principales depósitos están en China, EEUU, Argentina, México, Sud África, Australia y Canadá. Los descubrimientos de reservas de esquisto le han dado un renovado vigor a la producción de petróleo y gas en EEUU. Estados Unidos, que se convertirá en el primer productor de petróleo en 2017, deberá buena parte de su crecimiento de este año a este auge del crudo y del gas de esquisto, que por medio de un proceso más complejo se extraen del interior de las rocas.

" EE.UU está reduciendo su importación de gas y petróleo y eso le permite mejorar su balanza de pagos, un peso que estaba condicionando gravemente a la economía estadounidense", le comentó a BBC Mundo Kevin Dunning, analista de economía global de la Unidad de Inteligencia de la revista británica The Economist. En efecto, durante todo este siglo XXI Estados Unidos ha vivido bajo la doble sombra de su déficit gemelo: fiscal y de cuenta corriente. Según la Agencia Internacional de Energía (AIE), esta situación está cambiando. Estados Unidos, que reinó a principios del siglo XX con el petróleo texano, puede pasar a dominar el siglo XXI con esta técnica de extracción del "oro negro". "Esto va a ayudar a la reindustrialización del país. Muchas de las fábricas que se fueron o planeaban irse volverán para aprovechar las nuevas condiciones. Es un gran estímulo para su economía", le dijo a BBC Mundo Eduardo Plastino, economista senior de la consultora británica Analytika.

 

Según algunas estimaciones, se invertirán unos US$45.000 millones en 2013 vinculados a la industria energética y a este nuevo auge.

Estados Unidos no está solo en esta carrera que puede cambiar el panorama geopolítico global. La revolución del esquisto les quita poder a los países productores que conforman la OPEP, rejuvenece a EEUU y revive a todo el sector energético, aparte de ganar por lo menos una década de ventaja en la producción y comercialización, ya que se está adelantando por el conocimiento que tiene de su geología, la ubicación de los yacimientos, la extensa red de oleoductos, gasoductos y la cantidad de plataformas de perforación que dispone. Definitivamente esta sinergia no existe en países como China, con reservas de 1.275 billones de pies cúbicos y un aspecto esencial que favorece a Norteamérica es que los terrenos están en manos privadas, lo que facilita sin lugar a dudas su explotación.

Los campos de petróleo y gas de esquisto en la zona de Vaca Muerta, en Argentina, explicarían la decisión del gobierno de expropiar YPF.

El impacto del petróleo de esquisto se está haciendo sentir en todo el mundo. El año pasado, Argentina expropió la petrolera YPF, controlada por la empresa española Repsol. Según muchos analistas, los campos de petróleo y gas de esquisto en la zona de Vaca Muerta explicaban la decisión del gobierno de Cristina Fernández, que desde 2010 estaba importando energía por un valor promedio de US$10.000 millones anuales. "El éxito que ha tenido en Estados Unidos reduciendo el precio del gas doméstico ha abierto los ojos a los gobiernos de todo el mundo desde Australia y China hasta Argentina. Todos los países están buscando su seguridad energética", le comentó a BBC Mundo Christopher Haines, experto en mercados energéticos de la consultora internacional Visiongain.

La fiebre ha alcanzado a las costas europeas, que tienen una gran dependencia energética de Rusia y Medio Oriente. En Francia y Alemania hay una creciente presión para que se levante la prohibición que existe sobre la técnica de fractura hidráulica, clave para la explotación de gas y petróleo de esquisto. En Reino Unido, el gobierno autorizó a fines del año pasado el uso de esa técnica que había prohibido en 2011, luego de que se registraran dos temblores sísmicos en el norte del país. En Polonia, las autoridades han otorgado 111 licencias para la exploración, que abarcan prácticamente una tercera parte del territorio nacional.

Este técnica extracción, que combina una excavación horizontal y una fracturación hidráulica para liberar el petróleo atrapado en las rocas, ha borrado un fantasma que venía sobrevolando al mundo. "Hasta hace un par de años se hablaba de que la producción energética llegaría a un punto máximo en las próximas décadas porque las reservas se terminarían y luego declinaría rápidamente. Con el petróleo de esquito ya no se habla de eso", explica Eduardo Plastino, de Analytika.

Como toda fiebre, el petróleo de esquisto corre el peligro de ser una ilusión pasajera o una extraordinaria exageración producida por un momento de euforia. En 2011, Estados Unidos extrajo 7,8 millones de barriles de crudo por día. Ese mismo año consumió 18,8 millones de barriles diarios. Según la AIE, solo en 2035 llegará el autoabastecimiento. Pero además la técnica de producción de petróleo de esquisto parece agotar más rápidamente el recurso. En el estado de Montana, vecino del de Dakota del Norte, escenario del actual boom, la producción empezó a declinar después de alcanzar un pico de unos 100 mil barriles diarios. "La extracción de petróleo de esquisto es mucho más cara que la del crudo convencional y se caracteriza por una caída muy rápida e inmediata. Mantener una producción elevada implica perforar constantemente nuevos pozos. Y necesita un precio elevado del petróleo para ser rentable. No se hubiera disparado si el crudo hubiera estado a US$20 el barril", le dijo a BBC Mundo Haines.

A esto se suma el debate ecológico. Según los críticos, la perforación hidráulica puede contaminar las aguas e intensificar el riesgo de movimientos sísmicos. Mientras tanto, como en toda fiebre predomina la imaginación desaforada, y en Dakota del Norte, Polonia, China o Argentina el sueño es haber dado con la llave energética de las próximas décadas.

Para concluir, las empresas petroleras que tuvieron la visión e invirtieron asumiendo los riesgos, ahora están en ascenso y han repartido extraordinarias utilidades a sus accionistas, lo cual explica que gigantes petroleros como Exxon Mobil estén adquiriendo compañías medianas y pequeñas que invirtieron oportunamente en la producción de esquisto. Venezuela debe seguir con especial atención esta revolución que beneficia a su principal cliente hemisférico, que en unos años será exportador neto de petróleo y gas.Esperemos que Venezuela se esté preparando para esos cambios.

Compilado por el equipo de barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas.

Referencias

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/01/130107_eeuu_petroleo_y_crecimiento_mj.shtml

http://es.wikipedia.org/wiki/Esquistos_bituminosos

http://es.wikipedia.org/wiki/Petróleo_de_esquistos_bituminosos

http://www.entornointeligente.com/articulo/1454382/El-gas-petroleo-y-esquistos-tienen-de-cabeza-al-mundo-24052013

http://www.eluniversal.com/opinion/130106/la-revolucion-del-esquisto

Imagen

http://www.soberania.org/2013/05/08/china-se-enfrenta-a-obstaculos-para-desarrollar-petroleo-de-lutitas/

http://online.wsj.com/article/SB10001424127887324355904578157871795438406.html

http://www.soberania.org/Articulos/articulo_7985.htm

Video

http://www.youtube.com/watch?v=qdF5coULMCE

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.