Pasar al contenido principal

¿Es posible la amistad entre personas de sexo opuesto?

Estimada familia de Barinas, para nadie es un secreto que los “amigos” cumplen un papel fundamental en las personas, pues suelen ser su confidente o simplemente cómplices en cualquier travesura. La mayoría de los seres humanos encuentra entre su círculo de amistades a una persona con la que tiene una confianza especial. Pero ¿qué ocurre cuando tu persona de confianza es  del sexo opuesto? La amistad inocente entre un hombre y una mujer heterosexuales (y por inocente queremos decir sin ningún tipo de intención o búsqueda sexual de uno para otro) es uno comportamiento que popularmente se considera irreal, imposible, una coexistencia pacífica y platónica que, cuando se da, solo es porque en el fondo se oculta un intenso deseo sexual las más de las veces compartido, o eso es lo que muchos quisieran pensar.

Un grupo de científicos de la Universidad de Wisconsin-Eau Claire, en Estados Unidos, para saber qué tanto de verdad existe en dicha consigna popular, realizo una investigación al respecto. El estudio consistió en reunir a 88 parejas de estudiantes universitarios y, tanto por separado como frente a frente, hacerles una serie de preguntas sobre los sentimientos románticos que pudieran o no haber tenido hacia el amigo con quien acudieron al laboratorio, respuestas que después fueron clasificadas en tres categorías: Ninguna atracción, Moderadamente atraído y Extremadamente atraído, diferenciando también entre atracción, estima y deseo. Asimismo, se realizó un historial tan completo como fuera posible de la interacción cotidiana que cada participante tenía con personas del otro sexo, las circunstancias en que los amigos se habían conocido (trabajo, escuela, infancia, etc.), el tiempo que había durado su amistad, las emociones involucradas en su vínculo y otras variables que, como el hecho de compartir historias o haber ofrecido apoyo de algún tipo, ofrecieran un cuadro completo sobre el asunto.

De acuerdo con los resultados obtenidos, lo más interesante de este tipo de relación es que su percepción cambia enormemente en función del género, esto es, hombres y mujeres juzgan desde distintos parámetros la relación que sostienen con su contraparte. Así, en algo que no es del todo sorpresivo, son los hombres quienes sienten mucha más atracción hacia sus amigas. Igualmente son los hombres quienes tienen más probabilidad de pensar que sus amigas también se sienten atraídas a ellos, un malentendido que, al parecer, se alimenta solo en el ámbito masculino, al grado de cegar al hombre ante la verdad de que su interés sexual no es del mismo grado que el de la mujer con quien sostiene la relación amistosa. Paradójicamente, las mujeres en general se encuentran el punto exactamente opuesto: sienten poca o ninguna atracción por sus amigos hombres y suponen que esta falta de atracción es mutua. Por otro lado, parece ser que los hombres resienten mucho más que las mujeres el estatus de “solo amigos”. Los hombres consistentemente sobrevaluan el nivel de atracción sentido por sus amigas mujeres y las mujeres consistentemente subestiman el nivel de atracción sentido por sus amigos hombres.

Sin embargo, a pesar de los resultados de esta investigación, existen posiciones contrarias a estos resultados. En el Día de la Amistad recordamos que la sabiduría popular dice que “quien tiene un amigo tiene un tesoro” y eso es algo con lo que estamos muy de acuerdo. También está claro es que hombres y mujeres tienen una forma distinta de entender las relaciones, no sólo las de pareja, sino también las de amistad. Por eso es que a veces, que tu mejor amigo sea del sexo opuesto levanta ciertas suspicacias.

Para una mujer, si contar con una amiga de confianza es una suerte que no debes descuidar, tener un mejor amigo te puede proporcionar una serie de beneficios adicionales con los que no contabas. Y es que parece que la amistad verdadera entre un hombre y una mujer es mucho más satisfactoria que entre personas del mismo sexo, fundamentalmente por el diferente enfoque que te aporta el punto de vista masculino.

Dicen que las mujeres tienden a la competitividad cuando están con otras mujeres. Esa competitividad desaparece cuando tu mejor amigo es un hombre, por lo que probablemente te sientas más libre para expresar tus sentimientos. Tu mejor amigo, que también puede ejercer perfectamente de paño de lágrimas te puede aportar una visión del mundo masculino que desconocías, así que no dudes en aprovechar sus conocimientos.

Según lo anterior,  parece que la amistad entre hombre y mujer no sólo es posible sino que además puede ser muy enriquecedora. Pero todas conocemos historias de un mejor amigo que de repente dejó de serlo, o de ese mejor amigo que un buen día se convirtió en pareja. ¿Por qué ocurre eso? Seguramente porque tras esa amistad se ocultaban otros sentimientos como el amor.

Que la amistad evolucione hacia una relación sentimental no es algo negativo, el problema viene cuando es sólo uno de los dos amigos el que siente algo más. Porque esa situación se puede convertir en algo muy frustrante y doloroso para la persona que está enamorada. Por eso es fundamental la honestidad y la sinceridad en las relaciones de amistad entre hombre y mujer. Dejar claro desde un principio cuáles son los sentimientos hacia la otra persona y, si en algún momento esos sentimientos cambian, también es necesario hacer al otro partícipe del cambio de situación.

Un cuadro completamente diferente es el de los populares “amigos con derecho”, amigos que dicen no tener nada más que un sentimiento de amistad, pero que no tienen reparos a la hora de compartir con su amigo su deseo sexual. Sin duda parece la situación ideal, mantener relaciones sexuales con la persona con la que más confianza tienes, pero ¿durante cuánto tiempo se puede mantener esa situación sin que aparezcan otros sentimientos como el de posesión, pertenencia, celos.

La amistad entre el hombre y la mujer puede ser tan posible como no, dependiendo de los miembros de la relación y las intenciones que tengan acerca de ella. Existen, por un lado, los vínculos afectivos desinteresados de todo tema sexual, por lo que es posible considerar una amistad genuina con personas del sexo opuesto. Por otro lado, hay relaciones en que, si bien las personas pueden tener intereses comunes, también puede haber algún deseo o atracción física. Con el trato y la confianza puede entonces surgir el amor, el deseo y el sexo.

Pero cuando una persona tiene una aventura con un amigo, después, ¿es posible retomar la amistad? Eso depende de las intenciones de ambos de volver a tener una genuina amistad, lo que conllevará nuevas reglas y limitaciones en lo que respecta a lo sexual. Si por ambas partes hay una verdadera intención de dejar de lado la aventura para retomar la amistad, es posible que ocurra en el tiempo indicado.

La amistad es uno de los pilares fundamentales de la vida, por lo que no es recomendable prescindir de ella sólo porque la persona sea del sexo opuesto. Hay que apostar a que ese vínculo pueda estar libre de intereses sexuales, que logre crecer y que ambos puedan desarrollarse como personas en compañía, sin importar de qué sexo sean.

Erika De La Vega trata este tema de forma divertida en su monólogo (ver video). Espero que lo disfruten.

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve
El hogar virtual de la familia de Barinas

Referencias

http://www.noticias24.com/gente/noticia/103873/mito-o-realidad-existe-la-verdadera-amistad-entre-hombre-y-mujer/

http://www.entremujeres.com/vida-sana/psicologia/amistad-amigos-dia_del_amigo-hombre-mujer-deseo-sexo-psicologa_0_298170190.html

http://pijamasurf.com/2012/10/la-ciencia-lo-confirma-mujer-y-hombre-heterosexuales-no-pueden-ser-solo-amigos/

Imagen

http://informe21.com/salud-y-bienestar/¿un-hombre-y-una-mujer-pueden-ser-“solo-amigos”-la-ciencia-dice-que-no

http://cnnespanol.cnn.com/2013/08/16/los-hombres-y-las-mujeres-pueden-ser-solo-amigos/

Video

http://www.youtube.com/watch?v=zRWpulyXA-g

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.