Pasar al contenido principal

¿Podría volver el Homo neanderthalensis a caminar entre nosotros?

Estimada familia barinesa, el hombre de Neandertal (Homo neanderthalensis) es una especie extinta del género Homo que habitó Europa y partes de Asia occidental desde hace 230 000 hasta 28 000 años atrás, durante el Pleistocenomedio y superior y culturalmente integrada en el Paleolítico medio. En un período de aproximadamente 5000 años se cree convivió paralelamente en los mismos territorios europeos con el Hombre de Cro-Magnon, primeros hombres modernos en Europa. Esta convivencia se ha demostrado por fósiles hallados en las cuevas de Châtelperron.

Los Neanderthales vivieron en Europa, durante miles de años con el tercero y último de lo períodos interglaciares, que van de hace 35.000 a 70.000 años . El hombre de Neanderthal medía 1.50 a 1.65 mt y pesaba aproximadamente 80 Kg. , era robusto de tronco largo y piernas cortas, caminaba erecto, con las rodillas algo flexionadas. Los hombres eran más corpulentos que las mujeres, pero sin embargo, ambos poseían una gran musculatura ya desde la infancia debido a las distintas actividades que ellos debían realizar para sobrevivir, las actividades de más trascendencia eran la caza: cazaban gran variedad de animales, entre ellos el mamut y el rinoceronte, la recolección: esta tuvo un papel muy destacado en la obtención de alimentos, casi al mismo nivel que la casa. Su cráneo era grande y fuerte con paredes gruesas, achatado y alargado, poseía un encéfalo tan grande o en algunos fósiles encontrados incluso mayor que el del hombre moderno, con algunas piezas que tienen capacidad craneal de hasta 1750ml, otras capacidades craneales de Neanderthal varían hasta acercarse a 1200 ml, las proporciones de partes del cerebro señalan que su inteligencia debió ser parecida a la del hombre actual. Otras característica o rasgos faciales eran la nariz ancha y aplanada, y su mentón apenas visible. Vivían en grupos sociales organizados, formados por alrededor de unos treinta miembros casi todos con parentesco (clanes), dominaban el fuego y podían fabricar herramientas rústicas que incluían huesos y piedras.

Los Neandertales fueron una especie bien adaptada al frío extremo congruente con la 4° y última glaciación. Tenían un cráneo alargado y amplio, baja estatura y complexión robusta, y nariz amplia de aletas prominentes; rasgos que denotan adaptación a climas fríos, como se puede observar actualmente en las poblaciones del Ártico y muy probablemente dueños de un olfato más desarrollado que el hombre moderno. 

Un Neandertal promedio podría alcanzar unos 1,65 m, era de contextura pesada, dentadura prominente y musculatura robusta. Si bien su estructura ósea no los hacía corredores de largo aliento, sí podían establecer cortas y rápidas carreras persecutorias o escapistas; eran sobre todo caminantes de largas distancias. Estudios anatómicos realizados han determinado que el Neandertal podía articular una fonética limitada respecto a la que actualmente posee el hombre moderno, debido a la ubicación de la laringe, situada más arriba que la de éste. Otros estudios recientes indican que los Neandertales podían dar grandes mascadas a su alimento gracias a una mayor apertura bucal. La expectativa de vida de un miembro adulto en un medio ambiente tan extremo, riguroso y hostil no sobrepasaba los 40 años en los hombres y 30 en las mujeres.

Los Neandertales habitaron Europa y Oriente Próximo hasta hace unos 30.000 años. Se extinguieron bruscamente después de aparecer su sucesor, el Hombre de Cromagnon, que era anatómicamente un humano moderno. Muchas teorías han tratado de explicar lo que les sucedió a los neandertales. Para muchos autores, la ausencia de un auténtico lenguaje en los neandertales fue una de las principales causas de su sustitución por los humanos modernos. El hombre de Neandertal no podía hablar de la misma manera que nosotros, no podía producir la misma gama de sonidos. El lenguaje precario de los Neandertales limitó su complejidad social con lo que su capacidad para explotar el medio en el que vivían también se vió limitada. 

Aun así, los Neandertales no fueron borrados del mapa por los humanos modernos, sino que su desaparición fue un proceso de unos 15.000 años. Entonces cabe hacerse la pregunta de por qué el Homo sapiens, puesto que era tan superior, tardó tanto tiempo en reemplazar al Neandertal. El Homo sapiens tuvo una mayor capacidad de innovación tecnológica es innegable, pero además su organización social era más abierta al intercambio tanto material como genético. La mente más abierta al mundo, frente a un mundo cerrado en el que el intercambio de ideas y genes es reducido, característico del Neandertal, supone que el Sapiens fue ganando terreno poco a poco mientras que el Neandertal fue constriñendo su mundo abocado a la extinción frente al dinamismo del sapiens.

Aunque muchos autores han hablado de una aniquilación de los Neandertales por parte del Sapiens, parece que esto no es así, aunque nadie descarta conflictos locales y circunstanciales ya que, aunque de maneras distintas, básicamente ambas especies competían por los mismos recursos y en las mismas regiones.

Una investigación que publica la revista Proceedings, de la Academia Nacional de las Ciencias de EEUU, ha comparado la composición de los huesos de cinco individuos de raza Neandertal con los de otros cinco individuos de raza anatómicamente moderna. Según el estudio mientras que los Neandertal, que habían hecho su aparición en Europa hace unos 200.000 años, mantuvieron hasta su desaparición una dieta a base de grandes mamíferos, los hombres anatómicamente modernos incluyeron entre sus alimentos peces y algunos tipos de aves. Los grandes mamíferos escaseaban y su ingesta no se adaptó a esos cambios, por lo que la alimentación pudo ser uno de los factores determinantes para que los hombres modernos se impusieran a los Neandertal en Europa.

Otra hipótesis sugiere que el Neanderthal llevó consigo alguna enfermedad para la cual no había desarrollado inmunidad.

Los Cro-Magnones, también conocidos como Homo sapiens sapiens o simplemente Homo sapiens, exhibían una combinación de rasgos que han permitido atribuirlo a una nueva especie humana, no descendiente de los Neandertales. Los Sapiens fueron quienes sustituyeron a los Neandertales, se adaptaron a las duras condiciones climáticas y desarrollaron una cultura muy rica, tanto en lo material como en lo espiritual, ya que lo que lo hace ser una especie superior en la escala evolutiva fue su capacidad de razonar o pensar en su propio bien. El uso de un lenguaje más sofisticado que el del Neandertal le permitió mayor comunicación y a su vez un mayor desarrollo social. Esta fue un beneficio para su subsistencia .

El fuego, fue y es un gran elemento para el sostenimiento de una especie, esencialmente lo fue para el Cro-Magnon ya que en ese tiempo necesitaba protegerse de animales salvajes, obtener calefacción debido a las bajas temperaturas que existían en el ambiente a causa de la glaciación, e iluminación por las noches. Pero con el paso del tiempo este hombre se dio cuenta de que existía una forma mucho mejor para conservar los alimentos, y esta forma era cocinándolos. Al adquirir mejor manejo de esta práctica, comenzaron a hacerse más sedentarios, pues ya no debería ir tras los animales para alimentarse, ya que la cerne les duraba mucho más. El que se hicieran más sedentarios por causa de su práctica con el fuego, fue de la mano con la domesticación del los animales y las primeras manifestaciones de la agricultura.

Los hombres de Cro-Magnon adoptaron una tecnología muy desarrollada, pues todo proceso, desde la caza de animal hasta la vestimenta elaborada, implicaba el dominio de una serie de técnicas y la utilización de diferentes herramientas de piedra. La elaboración de sus vestimentas, es parte de esta tecnología elaborada, ya que en un clima tan frío era fundamental contar con abrigo. La caza puso al alcance de los hombres las pieles de los animales y también materias primas como huesos y tendones que se utilizaron para fabricar agujas e hilo respectivamente. Los hombres Cro-Magnon confeccionaban sus vestimentas a medida, cortando las pieles y luego cociéndolas con aguja e hilo. La fabricación de la aguja era delicada, con un buril (instrumento punzante de piedra), el artesano desprendía de un hueso de animal un trozo angosto y un tamaño adecuado. Luego lo trabajaban dejando una extremidad puntiaguda y la otra ligeramente aplastada. En esta última asían un agujero con un punzón y finalmente pulía toda la aguja pasándola sobre un trozo de arena blanca. El hilo lo hacían de los tendones de los animales. Con un cuchillo cortaban estos nervios y se masticaban, limpiándolos de carne y alargándolos con los dedos . Al despedazar al animal, se le sacaba cuidadosamente la piel con un cuchillo, tratando de obtener grandes trozos. Estos se limpiaban, para raparle la carne y la grasa adheridas y colgados se ponían a secar.

La domesticación de animales y el descubrimiento de la agricultura fueron dos actividades que fueron resultado de un largo proceso que se inicio aproximadamente hace 10.000 años, cuando la cuarta glaciación llegó a su fin. El clima comenzó a cambiar, lo cual influyó en la vegetación y en la fauna, las que fueron adaptándose hasta adquirir sus características actuales . Al desaparecer los grandes animales, la caza fue perdiendo la importancia primordial que había tenido y la recolección de frutos se hizo más frecuente y necesaria. Entre las plantas recolectadas se contaban los cereales silvestres, muy solicitados por su valor nutritivo y por su posibilidad de almacenarlos y cocinarlos de diferentes maneras. Las mujeres encargadas de la recolección y de la cocina, deben haber observado que cuando el trigo almacenado se mojaba, los granos comenzaban a crecer plantas, y que lo mismo ocurriría con el trigo que se esparcía en el suelo o que caía junto a los desperdicios. El paso fundamental fue conservar las semillas y plantarlas intencionalmente para recoger después sus frutos, surgiendo así la agricultura.

Los mismos cambios climáticos hicieron que animales salvajes como cabras y ovejas se acercaran a los poblados en busca de alimentos sobrantes. Una vez que el hombre los cercó, mató a los menos mansos y actuó sobre las crías, fue modificando los hábitos de estos animales hasta llegar a su domesticación. La crianza permitió el aprovechamiento de productos como la carne, la leche, los cueros y la lana, surgiendo así la ganadería.Se cree que en ese tiempo se inventó la rueda.

Fueron los primeros que tenían la creencia de una vida después de la muerte, ya que estos fueron los primeros que comenzaron a enterrar a sus muertos bajo ciertos rituales y sentían un gran respeto por ellos.

Este sucinto resumen de la historia antropológica lo hice para aclarar a mi mismo un artículo que leí hace poco. En esta nota de prensa se estaba buscando a una mujer joven, fuerte, y aventurera, para ser parte de un proyecto que le podría interesar: convertirse en la madre de un Neandertal.

El profesor George Church, de la Harvard Medical School, quiere traer de nuevo a la vida a nuestro extinto pariente. Church, quien es uno de los genetistas más reconocidos a nivel mundial, dice contar con los medios necesarios para clonar a un Neandertal a partir de la extracción de ADN de antiguos fósiles. El objetivo principal es aumentar la diversidad. La falta de diversidad es perjudicial para la sociedad, la cultura, la evolución y las especies, según él. 

Pero, además de las dificultades prácticas y tecnoloógicas a las que se podría enfrentar Church, está el debate ético detrás de la clonación y las restricciones legales que la limitan. En algunos países la clonación está prohibida del todo, y en otros, solo se permite con fines terapéuticos: no para crear a un individuo adulto, sino para obtener una serie de células. Como en el tema de la clonación humana, muchos expertos coinciden en que el "nuevo" Neandertal estaría totalmente condicionado por la forma cómo se engendró, suponiendo una gravísima violación a su derecho a tener un futuro abierto, libre. Algunas opiniones también señalan los peligros que representaría para la mujer que engendraría al clon, tanto por el tamaño como por problemas de incompatibilidades. Por otra parte ¿ no sería un peligro para nosotros traer de vuelta una especie similar a la nuestra? Es importante recordar en este punto la famosa película Parque Jurásico.

Más allá de las críticas, de las razones filosóficas, religiosas y éticas, la ambición de Church es tentadora. Es una gran cosa pensar en grande e intentar hacer cosas locas. Si uno no intenta hacer lo imposible, nunca logra realizar lo que es casi imposible... pero debemos ir con cautela. Las cosas locas no siempre resultan ser positivas.

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve
El Hogar Virtual de la Familia de Barinas.

Referencias

Texto

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/01/130122_bebe_neandertal_.shtml

http://www.mashistoria.com/revista/dossier-02/dossier-0203htm.html

http://html.rincondelvago.com/hommo-homo-sapiens-neanderthalensis.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Homo_neanderthalensis

http://enciclopedia.us.es/index.php/Homo_sapiens_sapiens

Imagen

http://www.lagranepoca.com/25485-hombre-denisovo-su-genoma-confirma-relacion-habitantes-del-pacifico

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.