Pasar al contenido principal

PAGAN JUSTOS POR PECADORES

Cavilaciones extraídas de mi porsiacaso

PAGAN JUSTOS POR PECADORES
Por: Hermes Varillas Labrador

"La justicia es como las serpientes, sólo muerde a los descalzos." – Eduardo Galeano

La sentencia es una parábola de Cristo que está aún vigente y lo seguirá estando mientras el ser humano no se dedique verdaderamente a practicar la justicia y equidad para con sus congéneres y su ambiente. El mismo Cristo es una prueba contundente de lo que predicó y profesó con el ejemplo y la acción. Se hizo redentor en la cruz como justo para la salvación de los pecadores. Sin embargo, no debemos equivocarnos, lo que debemos magnificar no es su crucifixión sino su resurrección, lo que dio fundamento a su iglesia.

Una primera lectura de la parábola nos dice que: Juzgamos a nuestros semejantes en la mayoría de las veces desde una posición equivocada “Cuando nos erigimos como jueces rara vez lo hacemos calzando los zapatos del enjuiciado”, y la peor postura es hacerlo generalizando. Este error se comete en todos los ámbitos de nuestras vidas, en el hogar, en el plano laboral y hasta en la sociedad misma, tanto así que “las acciones negativas de las personas tendrán efectos en si mismas y en aquellas que conviven en su entorno.”

Por la vía de un ejemplo como segunda lectura: Ser malos padres no solo nos perjudica como personas (pecadores), perjudica a la postre a nuestros hijos (justos) quienes pagarán las culpas de nuestra mala enseñanza para con ellos… Erika Calanche Ramos en el artículo de la fuente: aporrea.org/ideologia/a79932.html, escribe lo siguiente: “…la parábola de Cristo será una cadena generativa en el proceso de vida de las personas en este planeta influyendo en el ser por el ser condicionado a su entorno de desarrollo donde se respeta o quebranta toda vida en la tierra.”

Otro ejemplo más elocuente y de mayor fuerza en el cumplimiento de la parábola de marras lo vemos en el caso del terrible fenómeno del calentamiento global y efecto invernadero, muchos inocentes muriendo a causa de los malos hijos de la Pachamama que se han dado a la tarea de saquear los recursos del suelo y subsuelo de forma ambiciosa e irracional sin importar si contaminan, desertifican o causan un desequilibrio ecológico en una región o nación entera. Las consecuencias son evidentes: Tsunamis, vaguadas, sequías prolongadas, aumento del nivel de los mares por el deshielo de los casquetes polares, malformaciones genéticas por el abuso en sustancias agrotóxicas en el campo,…, pareciera que se quiere alarmar con amenazas de tiempos apocalípticos pero es la realidad cruda y amarga que estarán pagando justos por culpa de un “minúsculo grupo” de pecadores.

Cuando digo “minúsculo grupo”, me refiero a un 1% de la población del mundo (en situación de extrema riqueza), que se ha dado a la tarea de monopolizar y apoderarse egoístamente de más de la mitad del patrimonio del orbe (tierra, alimentos, viviendas, transporte, medios de formación e información) que debería estar en manos de todos, excluyendo de oportunidades a más de la mitad de la población del mundo que vive en extrema pobreza. Que mejor prueba concluyente sobre la vigencia de la parábola de NSJ.

Educador y Comunicador Social
tonypotosino@gmail.com
formandociudadania@gmail.com
Cel. Nº 0414-5719577

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.