Pasar al contenido principal

Niños glotones.

Estimada familia llanera, nuestra afición por alimentos que nos hacen sentir un poco mal después de comerlos, ya sea porque están llenos de grasa, azúcar, son altamente procesados o contienen aditivos y conservantes, sin duda no muestra signos de disminuir.Y no ayuda que esas delicias estén a la vuelta de cada esquina. Son tan globales y accesibles que es difícil resistir la tentación. Y todos tenemos un punto débil. Las propiedades adictivas del azúcar, la grasa y la comida procesada han sido ampliamente comprobadas.

Pero cuando somos adultos el control de nuestra conducta alimenticia esta regida por la razón. Pero en el caso de los niños los hábitos de comida de están constantemente en las noticias, y por una buena razón. Recientemente se informó que el número de niños y adolescentes ingresados al hospital por enfermedades relacionadas a la obesidad se ha cuadruplicado en la última década. A la mayoría de los niños les gusta comer, pero un apetito insaciable como el que algunos tienen significa que siempre quieren más, lo que le ocasiona verdaderos problemas a los padres.

Expertos aseguran que el apetito se debe en parte a la genética y los científicos explican que el apetito difiere de persona a persona. Todos estamos diseñados para ser variables, señala el profesor Stephen Bloom, experto en obesidad del Imperial College de Londres quien estudia los sistemas de control de apetito del cuerpo. Puedes ver desde afuera que cada persona es diferente, lo mismo ocurre dentro de nuestros cuerpos.

En cada lado de la escala tienes los extremos, desde niños que van escogiendo lo que se comen hasta aquellos que quieren comer prácticamente todo el tiempo. A pesar de lo que con frecuencia sugiere la gente, no siempre se trata de malos hábitos alimenticios.

Normalmente te frustras y te molestas con tu niño, por tener tanta hambre, y ellos se frustran y molestan contigo, pero nadie tenga la culpa. No hay nada malo en esa conducta, el niño no tiene un trastorno médico ni un problema con la comida. Él realmente tiene hambre, no es gula.

El reto para los padres es que los niños aprendan a controlar, solos, su apetito. El peso normalmente se convierte en un tema para los padres que están en la misma situación.  No se trata de lo que está comiendo.  En la medida que los niños se hacen mayores, sus vidas se extienden más allá de la casa y la lucha de los padres se vuelve más difícil.

 

Varias investigaciones se han hecho sobre cómo controlar el apetito. En realidad se sabe muy poco sobre el tema, el apetito es algo muy complejo. Lo que se conoce es que hay un componente genético hereditario del apetito, pero que también está regulado por el comportamiento y el medioambiente, entre otras cosas.

Las personas se dividen en tres grupos: catadores, catadores medio y no catadores. Cada grupo depende de la cantidad de papilas en la lengua, las cuales se tratan de pequeños puntos rojos o bultos que transmiten la sensación de sabor. Las papilas gustativas son grupos de células especializadas. Los super degustadores perciben el sabor más intenso, sobre todo la amargura, lo que significa que a menudo no les gusta lo más amargo. Para los no catadores los alimentos tienen mucho menos sabor y corren el riesgo de poner más sal y azúcar en los alimentos. La gran mayoría son catadores medios. Si los sabores son percibidos intensamente por los catadores entonces es muy probable que se estimule las ganas de comer.

Los científicos saben que no todo el mundo experimenta el gusto de la misma forma y algunas comidas pueden saber bien a una persona y desagradable a otros. Activistas de la salud aseguran que han sido contactados por padres preocupados por el gran apetito de sus hijos, pero en muchos casos dicen que la causa es el comportamiento inconsciente de los padres. Esto incluye cosas como servir porciones de adultos a niños y usar platos de adultos. Otros abogan por dejar comer lo que quieran a los niños siempre y cuando sea saludable, pues la evidencia clínica sugiere que naturalmente comen según su apetito.

Normalmente los niños no comen más de lo que necesitan. Si les dejas tomar sus propias decisiones, aprenderán a regular la comida. Si están subiendo de peso, entonces debes aumentar la cantidad de ejercicio que hacen. Se trata de balancear la energía que entra y la que sale. Pero muchos padres temen que puedan estar contribuyendo al problema y creen que opiniones como esta los deja con una sensación de aislamiento.

Al final, los padres desarrollan sus propios mecanismos de defensa.

Compilado por el equipo de barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas.

Referencias

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/07/130725_salud_nutricion_obesidad_ninos_gtg_finde.shtml

http://www.guiainfantil.com/articulos/alimentacion/ninos-glotones-y-ansiosos-con-la-comida/

Imagen

http://www.guiainfantil.com/articulos/alimentacion/ninos-glotones-y-ansiosos-con-la-comida/

http://www.bebesvictoria.com/un-estudio-dice-que-hay-17-bebes-obesos-en-usa-23296-new

Video

http://www.youtube.com/watch?v=ZzZ-uOiucPI

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.