Pasar al contenido principal

Naturaleza Extrema: El misterio de las esferas de piedra de Costa Rica

Querida familia barinesa, en nuestra serie Naturaleza Extrema, compartimos contigo uno de los misterios de la naturaleza más populares en la comunidad científica, se trata de los famosos ‘Diquís’ o esferas de piedra de Costa Rica. En estos días la pequeña nación centroamericana ha estado en boca de todos debido a la sobresaliente actuación de su selección de fútbol de mayores en el Mundial de la categoría en Brasil. Pero Costa Rica no es sólo fútbol, este país es muy importante para el mundo de la ciencia, pues su selva contiene la mayor diversidad de especies desconocías del mundo.

Con sólo 51.100 km², Costa Rica es considerada uno de los 25 países más biodiversos del planeta. En este pequeño territorio se supone que habitan más de 500.000 especies, esto representa el 4% de la biodiversidad mundial. Sin embargo, sólo se conoce un 18%, lo que significa que en Costa Rica hay identificadas unas 91.000 especies. A modo de comparación, en Costa Rica hay 227 especies de mamíferos aproximadamente mientras que Sudán con 2.505.800 km², alberga 267 especies de mamíferos pero en una extensión mucho mayor. Bien, parte de este territorio biodiverso guarda uno de los misterios más fascinantes de la naturaleza, se trata de los Diquís.

 

Las esferas de piedra de Costa Rica son un grupo de más de quinientas petroesferas ubicadas principalmente en el sur de Costa Rica, en la llanura aluvial del delta del río Diquís, por ello las llaman ‘Diquís’ en la península de Osa y en la Isla del Caño. Las esferas se conocen localmente como las bolas de Costa Rica. Como conjunto, se consideran únicas en el mundo por su número, tamaño, perfección, formación de esquemas organizados y abstracción ajena a modelos naturales. Precisamente, este punto, su redondez perfecta las convierte en un misterio para la humanidad, pues los científicos polemizan en cuanto a su origen, para algunos es una maravilla de la naturaleza que se soporta en procesos milenarios de erosión; para otros las esferas fueron ‘hechas’ por una civilización anterior a las precolombinas de la que no existe rastro.

La existencia de las esferas de piedra se conoce desde 1939, cuando la compañía bananera estadounidense Standard Fruit Company, empezó a deforestar el delta del Diquís para cultivar plátano. La primera mención de ellas en un texto científico es de 1943. Se trata de un artículo de la arqueóloga Doris Stone publicado en la revista American Antiquity. Desde 1970, las autoridades costarricenses protegen las piedras precolombinas y sus emplazamientos. Las dimensiones de las esferas oscilan en un rango de los 10 centímetros hasta los 2,57 metros de diámetro y su peso llega a superar las 16 toneladas. La mayoría están hechas en piedras duras como granodiorita, gabros y algunas pocas en caliza. Los arqueólogos a través de la estratigrafía de su emplazamiento y de otros objetos encontrados en su cercanía, estiman que las piedras fueron ubicadas por los indígenas de la zona entre el 300 a. C. y el 300 d. C., pero el trabajo escultórico aún no ha podido ser datado científicamente.

 

 

Teorías más controversiales acerca de su origen

Según los antropólogos Ivar Zapp y George Erikson, las monumentales esferas de piedra de Costa Rica ‘son la prueba’ de que la Atlántida, la mítica isla-continente descrita por el filósofo griego Platón, estuvo en América. Esta teoría es una de las muchas que tratan de explicar el origen y la función de los restos precolombinos. La teoría señala que cerca de 200 esferas de entre 0,7 y 2,57 metros de diámetro encontradas hasta la fecha, son la evidencia de que en el delta del Diquís, se asentó una sofisticada civilización marítima. En su investigación: La Atlántida. Zapp y Erikson explican que ésta desarrolló una escuela de navegación, para la cual las piedras esféricas constituían un importante instrumento. Gracias a ellas, los marineros podían orientarse y conocer las rutas del mar. De hecho, basados en la alineación de algunas esferas, los antropólogos afirman que éstas señalaban otros sitios megalíticos, como las Columnas de Hércules (Gibraltar), las pirámides de Egipto, Stonehenge (Inglaterra) y la Isla de Pascua. Y sugieren así que los supuestos atlantes tuvieron relación con otras civilizaciones más allá de su continente.

 

Frente a esta teoría, el profesor de antropología de la Universidad de Kansas (EE.UU.), John Hoopes, indicó cuál es la explicación con más sustento. Según Hoopes, hay que buscar el origen de las esferas en las ancestrales técnicas de pulido inspiradas en la erosión natural de las piedras. “Aunque esta teoría aún no ha sido totalmente articulada y la evidencia que la apoyaría sigue siendo circunstancial, los indígenas observaron cómo las fuerzas de la naturaleza pulieron las rocas y quisieron emularlo con sus técnicas”. Con el tiempo y la práctica, esto derivó en formas tan perfectas como las de las esferas del Diquís. Algunos arqueólogos piensan que las piedras fueron creadas por la antigua y bélica tribu de los Chibcha, utilizando prisioneros de guerra como esclavos para trabajar las piedras, utilizándolas como símbolo de poder entre grupos y que el tamaño de las esferas iba relacionado con el status de cada pueblo. También existe la teoría de la representación astronómica. En dicha hipótesis (divulgada por el investigador Michael O’Reilly), se identifica a las piedras como posibles cartas celestes con una finalidad ceremonial o a modo de calendario orientativo. Las teorías más extravagantes hablan de la posibilidad de que las piedras esféricas fueron realizadas por seres provenientes de otros planetas y éstas son el legado de su visita.

La imposibilidad de datar las misteriosas esferas es lo que ha llevado a las especulaciones sobre su origen, pero Samuel K. Lothrop, experto en civilizaciones indígenas y arqueólogo, considera que las esferas tienen alrededor de 3000 años. En sí mismas, estas esferas son un tesoro natural incalculable, por lo que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) acaba de incluir las míticas piedras, en la lista del Patrimonio de la Humanidad. En el pasado muchas de ellas fueron destruidas bajo la creencia de que dentro tenían cuantiosos tesoros, las destruyeron y allí no había nada. Ahora estas esferas están protegidas y seguirán siendo uno de los mayores enigmas de la selva latinoamericana. ¡Saludos!

____________________________

Fuentes informativas

Sitios Web

http://www.bibliotecapleyades.net/arqueologia/esp_esferas_costarica01.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Esferas_de_piedra_de_Costa_Rica

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/07/140701_cultura_teorias_esferas_piedra_unesco_costa_rica_lv.shtml?ocid=socialflow_facebook

http://es.wikipedia.org/wiki/Biodiversidad_de_Costa_Rica

Imágenes

http://es.wikipedia.org/wiki/Esferas_de_piedra_de_Costa_Rica

http://www.paranormalne.pl/tutorials/article/242-kamienne-kule-z-kostaryki/

http://www.raulybarra.com/biblioteca/bitacora1.1/bitacora_1/1costa.rica_finca.6_esferas.piedra.htm

http://mira.ellitoral.com/2014/06/conoce-las-misteriosas-esferas-de-piedra-de-costa-rica/

http://nadanoslibradeescorpio.blogspot.com/2012/02/el-enigma-de-las-esferas-gigantes.html

http://www.carlosmesa.com/esferas-de-piedra/

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/07/140701_cultura_teorias_esferas_piedra_unesco_costa_rica_lv.shtml?ocid=socialflow_facebook

https://cjaronu.wordpress.com/category/misterios/

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.