Pasar al contenido principal

Cuando Yo era Pequeño

La pobreza no es abstaculo para que un niño sea feliz CUANDO YO ERA PEQUEÑITO
AUTOR: Adam Guevara
3/01/20007

Cuando yo era pequeño
En mi pueblito natal
En donde era feliz
Como era natural.

Cuando era muy pequeño
Un niñito flaco y barrigón
Que cuando sentía hambre
Yo me robaba el papelón.

Y le echaban la culpa a otro
Siendo yo el niñito ladrón
Que no lo hacía por maldad
Ni porque fuera un comelón.

Si no que tenía hambre
Y que comer no tenía
Buscando que comer
Era para mí el día a día.

Ya a mis cuatro añitos
Comencé a limpiar zapatos
Para ganarme la vida
Y así pasar un buen rato.

Y llevar algún dinerito
Todos los días a casa
Para comprar comida
Y hacer arepas de masa.

Compraba Una bolsa grande
De pan duro en la panadería
Que comíamos con café
Y esto nos llenaba de alegría.

Que tiempos felices aquellos
Aunque no teníamos nada
Todo era dicha y alegría
Como un cuento de hada.

Cuando celebraba la Navidad
Y también el nuevo año
Y luego me iba yo solo
A bañarme el sabroso caño.

Teniamos prohibido
Acercarnos a ese caño
Pero yo siempre me escapaba
he iba allí casi todo el año.

Olvidar aquellos tiempos
Cuando yo era pequeñito
Realmente es imposible
Ya que todo era bonito.

Cuando siempre me divertía.
Que si jugar pelota con chapas,
O jugar el trompo y las metras
Jugar escondido o cuarenta matas.

Que tiempos aquellos,
Nunca los podré olvidar
En donde era super feliz
Auque tuviera que trabajar.

Que si limpiando zapatos,
Lavando carros mi hermano
Vendiendo perididicos a medio
Tener que levantarme temprano.

Después llegaba y me bañaba
Y luego a la escuela al mediodía
En donde yo era tremendo
Y era castigado todo el día.

Pero no es que yo era malo
Sino un muchacho muy inquieto
Que hacia siempre mis travesuras
Por ser un muchachito despierto.

Ya en el aula de clase
Ponia toda mi atención
Siempre sacaba buena nota
En matemáticas era campeón.

Que si la suma y la resta
También en la multiplicación
Yo era todo un catedrático
Y más aún en la división.

Realmente no repasaba clases
Ya que con escribirla aprendía
Mientras que muchos compañeros
Estudiaban mucho día a día.

Es que realmente la infancia
Para mi fue de felicidad
Y mi cerebro captaba todo
Distinguía la mentira y la verdad.

Cuando alguien me mentía
U otro me decía la verdad
También diferenciaba la ilusión
De la alegre o triste realidad.

Que momentos aquellos
Cuando un muchachito era
Cuando comia muchos mangos
Sin poder comerme una pera.

Pero no pasaba hambre
Ya que siempre trabajaba
Y para comprar en recreo
A mi siempre me alcanzaba.

Me acuerdo cuando iba al cine
A ver las películas de terror
Y cuando regresaba a mi casa
La oscuridad me daba temor.

Cuando miraba hacia el patio
De alguna casa en el camino
Y se movia alguna mata

Fuera de roble o de pino.

Yo echaba mi carrera
Asustado como un condenado
Que sabe que se va a morir
Porque ya lo han envenenado.

cuando llegaba a mi casa
Entraba a ella corriendo
Y no volvia a salir en la noche
Hasta que estuviera amaneciendo.

En mi pueblo habían leyendas
Del sin cabeza y el ahorcado
Que si salia en la calle de aquí
O en el callejón del mercado.

Yo nunca los pude ver
Ni al tal hombre ahorcado
Y mucho menos en caballo
Al hombre descabezado.

Pero aún así era muy feliz
Auque no teniamos dinero
Y mi madre para mantenernos
Hacia arepas con mucho esmero

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.