Pasar al contenido principal

Consejos para un buen matrimonio

Estimada familia de Barinas, el matrimonio (del latín: matrimonīum) es una institución social que crea un vínculo conyugal entre sus miembros. Este lazo es reconocido socialmente, ya sea por medio de disposiciones jurídicas o por la vía de los usos y costumbres. El matrimonio establece entre los cónyuges, y en muchos casos también entre las familias de origen de éstos,  una serie de obligaciones y derechos que también son fijados por el derecho, que varían, dependiendo de cada sociedad. De igual manera, la unión matrimonial permite legitimar la filiación de los hijos procreados o adoptados de sus miembros, según las reglas del sistema de parentesco vigente.

Cuando alguien se inicia en ese acuerdo que llamamos matrimonio, está entrando en algo que es, cuando menos, aventurado. Cuando una pareja se casa, hace algo sobre lo que no sabe nada. Y de acuerdo con todos los indicios, cuando alguien lo hace más de una vez, no sabe más la segunda vez que la primera.

Cuando las personas tienen problemas con el matrimonio, es que esperan que funcione automáticamente. Creen que seguirá existiendo sin ningún esfuerzo de su parte; por desgracia, no es así. Se tiene que crear. El matrimonio más allá de ser un vínculo conyugal, es la institución social configurante  de la familia, El matrimonio es algo difícil. Muy difícil llegarían a decir algunos, pues convivir con una persona el resto de tu vida es una decisión complicada de tomar, que se puede convertir en la mejor o la peor de tu vida.

En esta oportunidad exponemos 35 reglas (publicadas por el autor Tim Hoch), aplicable a ambos sexos, que no solo podran hacer que tu matrimonio sea mejor, sino que te harán a ti mejor. 

1. Olvida cómo crees que será.

Te aseguramos, el matrimonio no es como tú te lo imaginas. Esto no es necesariamente algo malo y llegar con la mente abierta, te ayudará.

2. Perdona.

Si crees que tu paciencia no es infinita, el matrimonio no es para ti. Habrá muchas cosas que te molestarán y tendrás que decidir entre estar molesto todo el tiempo o simplemente dejarlas pasar.

 

3. Olvida.

¿Si perdonas, pero no olvidas, realmente perdonaste?

4. Trabaja en equipo.

La vida es dura, no importa quién seas. Se puede enfrentar la adversidad en pareja y sacar el máximo provecho a cualquier situación. Si te caes, sabes que siempre tendrás a alguien para darte la mano, al igual que tú deberás tendérsela a ella cuando lo necesite.

5. Ya no eres adolescente.

Tener la misma mentalidad que tenías a los 20 mientras tienes 50 es un error, un terrible error. No serás, ni deberás ser, la misma persona que cuando eras adolescente.

6. Adáptate.

La persona con quien te casaste cambiará (normalmente para mejor). Así que no luches contra el cambio, acéptalo y aprovéchalo.

7. Encuentra tu fe.

Cualquiera que sea el dios(es) que adores, busca el confort de pensar que hay algo más allá de esta vida.

8. Viaja con tu pareja.

Hacerlo abrirá nuevos horizontes a tu relación.

9. No viajes con tu pareja.

Aunque se opone al punto anterior, a veces es necesario. Crea espacios para la reflexión y para ti.

10. Desarrolla tus propios intereses.

Tener tu propio interés en algo hará que tu matrimonio crezca.

11. Cultiva un círculo nutrido de amistades.

Conocer a nuevas personas siempre es una actividad entretenida. Créelo, entre más personas conozcas más apreciarás a tu pareja.

12. No lleves una “puntuación”.

Tu pareja lava los platos y tú recoges la cama. ¿A quién la importa? Esta clase de comportamiento es agotador, háganlo juntos.

13. Ejercítate.

Creer que esa persona está amarrada a ti no significa que te descuides físicamente.  Tú y ella lo merecen.

14. Sé consciente de quién y cómo eres.

Mírate con frecuencia al espejo y pregúntate: ¿Qué estoy aportando en esta relación? ¿Estoy siendo muy crítico con mi pareja? ¿Estoy feliz?

15. Admite cuando te equivocas (incluso cuando no estás equivocado).

Es lo más difícil y al mismo tiempo lo más fácil de hacer. No solo te salvará de muchos problemas, te hará una mejor persona.La paz es mucho mas valiosa que la victoria.

16. Celebra los logros, sin importar cuán pequeños sean.

Son un equipo, ambos deberían tomarse un momento para festejar al alcanzar sus metas. Ya sea una promoción en el trabajo o que tu equipo de béisbol ganó.

17. Sorpréndela  (y ella a ti).

Nada mejor que hacerle una cena, salida al cine o viaje imprevisto para hacerla sonreír.

 

18. Cultiva tus mejores cualidades y refrena tu peores defectos.

Confía en tu pareja, sé honesto con ella, ten paciencia.

19. El baño es privado.

Haznos caso, no hay nada peor para ella que te cepilles los dientes mientras ella está sentada en el inodoro.

20. Hablen de sexo.

El sexo es una parte crucial del matrimonio, no lo conviertan en un tema tabú.

21. Apóyense mutuamente.

Todos somos inseguros, y un pequeño “Tranquila, hoy estás bella” no le vendrá mal.

22. Es normal tener secretos.

Que estén casados no significa que tu pareja sepa absolutamente todo de ti. Ojo, hay grados de secretos y algunos deberás tener que sacarlos a la luz, por el bien de tu relación.Pero otros deben morir contigo.

23. No lances “puntas”.

Es cobarde por parte de una persona esta clase de comunicación. Si tienes algo que decir, hazlo.

24. Bájale dos a…

El volumen, al celular, a tu mal humor.

25. Súbele a…

El ritmo de trabajo, el éxito, el respeto.

26. No sobrestimes relaciones pasadas (o futuras).

Tú no eras tan bueno, ni ella era tan sexy.

27. No se insulten.

Simplemente, no.

28. Ofrece soluciones, no críticas.

Todo el mundo es un crítico. Un compañero (fíjate en la regla 4), ofrece una salida.

29. Ustedes son iguales.

No importa sí tú ganas dinero y ella se queda cuidando a los niños. No importa si es ella quien trabaja y tú cuidas a los niños. No importa quién es el dueño del apartamento y quién es dueño del carro. Ninguno vale más que el otro en un matrimonio.

30. Respeten sus círculos de amigos.

¿Conoces a esa amiga de tu mujer que te trata mal porque te casaste con su amiga de toda la vida? Bueno, aprende a tolerarla y a respetarla.

31. Ten una buena higiene.

Nadie quiere estar casado con alguien que huela a gorila.

32. Invita su familia.

Así sea una vez al mes. Si no te llevas bien con sus papás, al menos debes hacer ver tu esfuerzo. Las cosas incluso podrían cambiar.

33. Toda la familia se merece un “feliz cumpleaños” y una “feliz Navidad”.

Tanto la tuya como la de ella.

34. Sé autosuficiente.

Aprende a cocinar, a lavar tu ropa, a cambiar las baterías del control remoto, a lavar los platos, etcétera. Esto va con ella también.

35. La adaptación le gana al abandono.

No te rindas, adáptate. Recuerda que el amor matrimonial es como una fogata, se apaga si no la alimentas. Cada recuerdo es un alimento del amor. Piensa mucho y bien de tu pareja. Fíjate en sus virtudes y perdona sus defectos. Que el amor sea tu uniforme. Amar es hacer que el amado exista para siempre. Amar es decir: “Tú, gracias a mí, no morirás”.

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve
El hogar virtual de la familia de Barinas

Referencias

http://untiposerio.com/35-reglas-para-el-matrimonio/

http://es.wikipedia.org/wiki/Matrimonio

http://spanish.scientologyhandbook.org/sh13_1.htm

http://www.aciprensa.com/Familia/matri_maduro.htm

Imagen

http://onegativoweb.com/site/el-matrimonio-tiene-nuevo-requisito/

http://psicologosperu.blogspot.com/2009/03/cuando-el-matrimonio-o-la-convivencia.html

http://padrejosemedina.blogspot.com/2011/08/familia-sabia-ud-que-el-matrimonio-es.html

Video

http://www.youtube.com/watch?v=aSW0CAQdGSM

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.