Pasar al contenido principal

¿Comer y bañarse inmediatamente hace daño?

Estimada gente de Barinas, hay afirmaciones que acaban grabándose en nuestro subconsciente a fuerza de oírlas, aunque desconozcamos la explicación que les da sentido. Una de ellas podría ser esa frase que muchos llegamos a odiar cuando éramos niños, en aquellas calurosas e interminables sobremesas de verano: «Tienes que esperar un par de horas antes de bañarte, para hacer la digestión». Esa advertencia hacía refunfuñar a un niño que se sentía torturado sin justificación, pero que, con el paso del tiempo, tal vez se sorprenda a sí mismo repitiendo a sus hijos las mismas palabras que un día aborreció. Y, aunque no lo sepa a ciencia cierta, estará actuando con responsabilidad.

Todavía recuerdo cuán lento pasaba el tiempo cuando era niño y estaba en la playa, y tenía que esperar una hora después de terminar de comer mi almuerzo antes de que me permitieran volver al agua. La razón, me decían siempre, era que nadar con la barriga llena era peligroso pues a uno le podía dar un calambre o una punzada de dolor que le impidiera nadar, así que se podía ahogar. ¿Será cierto?

Las causas de los calambres todavía no se entienden bien. No hay evidencia de que hacer ejercicio después de comer dé calambre pero lo que sí se sabe es que el ejercicio vigoroso dirige el flujo de sangre del aparato digestivo hacia la piel y los músculos de los brazos y las piernas. Así que si la comida todavía no ha sido completamente digerida, puede producir nauseas. Es la misma razón por la que el miedo extremo da ganas de vomitar.

La respuesta de lucha o huida hace que se abandonen procesos menos urgentes como la digestión, desviando el flujo de sangre a los músculos para que uno se pueda defender físicamente o correr más rápido que nunca.

Los estudios sobre los calambres se han hecho con atletas en carreras de larga distancia o que estaban participando en triatlones, actividades que exigen mucho más vigor y resistencia que el tipo de chapoteo en el agua al que se dedican los niños en las vacaciones.

Los nadadores profesionales se aseguran de no competir con el estómago lleno, pero también de que han comido lo suficiente para tener la energía necesaria para desempeñarse óptimamente. Cuando los nadadores de larga distancia o de aguas abiertas tienen que ir muy lejos, incluso comen durante la carrera. Si les dan calambres, son más bien resultado del esfuerzo excesivo; no parece estar relacionado con los alimentos.

Los nadadores élite son más proclives a sentir  dolor abdominal transitorio vinculado al ejercicio (DAT), aún más si habían comido mucho.

¿Y esas punzadas que dan en los lados del cuerpo? En español se les conoce de varias maneras, como "flatos de corredor", o "dolor de caballo o de yegua" o "dolor de bazo".

Aunque se sienten a veces igual que un calambre, los investigadores diferencian entre los ellos.

 

La buena noticia es que entre más viejo sea uno, menos le dan. Sin embargo, hay una teoría que podría explicar los DAT vinculados al ejercicio. Morton notó que muchos atletas de larga distancia sentían el dolor durante la carrera poco después de pasar por la estación de bebidas para rehidratarse. Decidió hacer un experimento, en el cual la gente tenía que tomar más fluidos que lo usual justo antes de hacer ejercicio.

Los que más se sintieron hinchados o sentían las punzadas eran los que tomaron jugo de frutas reconstituido. Morton especula que el jugo hace que el estómago se hinche y eso pone presión en el peritoneo parietal, la capa exterior de la pared abdominal. Es un área particularmente sensible, lo que puede explicar el dolor.

Si un estómago hinchado puede irritar el área y causar un DAT entonces, en principio, la comida podría hacer lo mismo.

Si a uno le da un DAT o un calambre, ¿hay alguna evidencia de que se ahogaría? Algunos mitos sirven para otras cosas, como lograr que los niños hagan caso.

Si un niño está en aguas pandas, se puede parar. Además es posible flotar en la espalda si uno tiene un DAT.

Un niño sólo estaría en peligro si estuviera en aguas profundas, lejos de algo de lo que se pueda agarrar, sin saber nadar lo suficientemente bien para poder flotar: una situación en la cual meterse al agua no es conveniente, habiendo comido hace una hora o no.

Las estadísticas muestran que efectivamente muchos niños se ahogan en todo el mundo cada año. En China es la causa principal de muerte accidental entre los niños. Sin embargo, comer no figura como un factor que contribuye.

En su lista de los principales riesgos, el Centro para el control de la enfermedad de Estados Unidos, por ejemplo, incluye la inhabilidad de nadar, la falta de verjas alrededor de las piscinas, la falta de supervisión. Entre los adultos, otra causa principal es el ingerir alcohol antes de nadar .

 Sin embargo, muchos médicos recomiendan que una persona no se zambulla en el agua hasta que haya pasado un tiempo prudencial desde el final de la comida (dependerá mucho de la cantidad ingerida), pero no porque exista un riesgo de corte de digestión, sino porque el cuerpo puede sufrir un síncope de hidrocución que, en el peor de los casos, puede acabar en la muerte del bañista. El principal factor que provoca este síncope no es el hecho de que se esté realizando la digestión, sino el contraste de temperaturas que se produce al entrar de golpe en el agua en un día muy caluroso.

El doctor Lorenzo Ponz, vicepresidente de la Cruz Roja en Guipúzcoa, explica que normalmente se conoce este fenómeno como corte de digestión por error, porque muchas veces se produce tras una comida copiosa, cuando se ha estado expuesto al sol durante mucho tiempo y la persona se sumerge en agua fría de forma fortuita. No siempre se produce una reacción negativa, pero se puede llegar a la parada cardíaca y la muerte.

La suma de reflejos que se produce cuando la piel está muy caliente por efecto del sol y entra en contacto repentinamente con el agua fría mientras se hace la digestión hace que el riesgo se multiplique. El estómago necesita mucho aporte de sangre y de repente se le pide al cuerpo que envíe la sangre a la piel para calentarla. Entonces se produce una reacción y un colapso que puede hacer que incluso se pare el corazón. También puede pasarle algo parecido a una persona que esté sofocada por haber realizado mucho ejercicio.

Hay  buenas razones para no fomentar nadar justo después del almuerzo: para evitar sentirse mal y evitar el sol cuando está en su punto más caliente, por ejemplo. Así que decirle a los chicos que se pueden ahogar porque acaban de comer puede ser una manera de lograr que le hagan caso. Sin embargo, la creencia de que el ahogarse por haberse metido en el agua después de comer, hasta el momento, no parece estar respaldado por la ciencia.

Compilado por el equipo de barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas.

Referencias

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/06/130621_mitos_medicos_esperar_comer_nadar_finde.shtml

http://www.elcorreo.com/vizcaya/20070804/sociedad/peligroso-banarse-tras-comida-20070804.html

http://www.portalxd.com/tema/7-cosas-que-no-debes-hacer-despues-de-comer-171787/

http://dato-curioso.blogspot.com.es/2013/07/banarse-despues-de-comer-es-malo.html

Imagen

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/06/130605_mitos_medicos_comer_parado_finde.shtml

http://www.elcorreo.com/vizcaya/20070804/sociedad/peligroso-banarse-tras-comida-20070804.html

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.