Pasar al contenido principal

Cleopatra, la última reina de Egipto

Estimada familia de Barinas, recibe un cordial saludo, en esta oportunidad compartimos contigo un artículo del ámbito de la Historia, para conocer más de cerca a una de las mujeres más emblemáticas del panorama histórico mundial, Cleopatra, la última reina del Egipto faraónico, acompáñanos en este breve recorrido por este capítulo que unifica a los dos imperios más grandes de la Historia: Roma y Egipto.

Desde su adolescencia, Cleopatra causó sensación por su gran cultura y su irresistible atractivo personal. Fue con esas armas como logró seducir al emperador Julio César 100 a. C. – 44 a. C.), que a su llegada a Egipto la repuso en el trono, convirtiéndose en la auténtica conquistadora de Roma, su presencia movió los cimientos del más grande de los imperios y terminó siendo la perdición de Julio César, el más célebre de los emperadores romanos.

Cleopatra, cuyo nombre significa “gloria de su padre”, nació durante el invierno del 69 al 68 a.C. en la capital de Egipto entonces, Alejandría. Su padre fue Ptolomeo XII y su madre probablemente fue Cleopatra VI, aunque otras fuentes aseguran que era hija de una egipcia de clase alta. Cuando ascendió al trono de Egipto, a los 18 años, Cleopatra ya había desarrollado un atractivo irresistible, fruto de una intensa educación y de su presunta belleza. Poco más se conoce acerca de los primeros años de la vida de Cleopatra. Su figura está irremediablemente ligada a los últimos años de la historia de Egipto, un período que supuso la decadencia de una larga estirpe: La de los Ptolomeos.

 

Tras la muerte de Alejandro Magno, sus generales se repartieron el inmenso imperio que él había reunido; Ptolomeo Lagos adquirió el territorio de Egipto, nombrándose faraón e iniciando la dinastía lágida, época que se conoce con el nombre de ‘ptolemaica’. Sus sucesores gobernaron Egipto, concediendo poca atención a la milenaria cultura faraónica, mientras Roma dominaba el Mediterráneo. En un periodo de suma inestabilidad, los egipcios entronaron a Ptolomeo XII, hijo ilegítimo de Ptolomeo IX, que se casó con su hermana Cleopatra VI Trifena y tuvo con ella tres hijas. Una de ellas, Cleopatra VII, se convertiría en la futura reina de Egipto.

La estirpe faraónica de Cleopatra siempre ha sido discutida, pues su padre Ptolomeo XII provenía de una generación impuesta por el conquistador Alejandro Magno, que no tenía ningún vínculo con los faraones del Egipto antiguo, los del periodo medio, también llamado periodo dinástico intermedio (2050-1800 a. C.), cuyo esplendor vino de la mano del faraón Mentuhotep II. De manera que Cleopatra no era heredera originaria de los faraones, sino era la heredera del autoproclamado ‘faraón’ Ptolomeo Lagos, sin embargo, el imperio egipcio se mantenía, ostentaba asombrosos 3000 años.

 

Cleopatra, vencedora de Roma

La mayoría de los historiadores coinciden en que la intervención de Cleopatra fue el principio del fin de la caída del imperio romano, se cree que las fracturas en las relaciones de Julio César y Marco Antonio con el Senado romano se produjeron por culpa de Cleopatra, aunque roma dividida sobrevivió hasta 1453, después de la guerra civil romana, en la que intervino Cleopatra, nunca más el imperio volvió a tener el esplendor del que gozó durante siglos. Así pues se considera que la astuta Cleopatra logró manipular a Julio César y a Marco Antonio para logar que Egipto no sólo superara la conquista romana, sino hacer una contra conquista de Roma, su ambición no conocía límites y estaba dispuesta a llegar a ser reina del imperio romano y unificar los dos imperios.  

 

Después del asesinato de Julio César, Cleopatra quien estaba en Roma, se vio obligada a regresar a Egipto después de dos años de ausencia, sus ambiciosos planes de conquista se vieron truncados. A partir del año 43 a. C., tras su regreso, Cleopatra, temiendo que su hermano-esposo Ptolomeo XIV, que ya contaba con 15 años de edad, quisiera tener más poder del que a ella le convenía, lo envenenó y estableció a Cesarión, su hijo con Julio César, como su corregente a la edad de 4 años. El estado en que encontró a su reino fue muy desalentador. Sufría plagas y hambre. Los canales del Nilo habían sido descuidados durante sus dos años de ausencia y esto hizo que las cosechas fueran malas y las inundaciones no fueran bien aprovechadas.

Esto llevó a que la reina faraónica se acercara a Marco Antonio, general romano amigo del fallecido Julio César, quien se encontraba en campaña buscando a sus asesinos, para que este le ayudara en la recuperación del territorio y la economía del imperio. Su romance con Marco Antonio llegó a ser legendario, se casó y tuvo 3 hijos con él, pero esto costó la ruptura del general con el actual emperador Cayo Julio César Octavio Augusto,  cuya hermana era la esposa de Marco Antonio. En guerra Marco Antonio recuperó parte del territorio egipcio y este volvió a tener una extensión similar a la de los tiempos de los primeros Ptolomeos, pero el emperador Octavio no desistió, veía en la ambición de Cleopatra la perdición de Roma, y en la batalla naval de Actio (31 d. C.), la flotilla de Cleopatra, comandada por Marco Antonio, fue derrotada. La reina huyó, mientras que Marco Antonio se suicidó al creerla muerta.

 

Una muerte célebre

Cleopatra se percató del final que la esperaba tras entrevistarse con Octavio, un hombre frío y calculador que a diferencia de César y Antonio no podría seducir o sugestionar de ningún modo, éste planeaba ponerla prisionera. Viendo pues su futuro como esclava, tal vez en el reino del que había sido soberana (convertido ahora en la provincia romana de Egipto), Cleopatra eligió morir y tomó la decisión de suicidarse. Según la versión más extendida y por ello realmente célebre, la derrotada reina pidió a sus criadas Iras y Charmion que le trajeran una cesta con frutas y que metieran dentro una cobra egipcia, a las postre responsable de su muerte, a finales de agosto del año 30 a. C. Otras versiones relatan que se quitó la vida al conocer el suicidio de su esposo. Antes de fallecer escribió una misiva a Octavio en la que le comunicaba su deseo de ser enterrada junto a Marco Antonio, y así se hizo. Se desconoce el lugar de su sepultura. El egiptólogo y arqueólogo Zahi Hawass, la ubica en Taposiris Magna, a 30 Km de Alejandría, aunque las excavaciones realizadas en junio de 2008 descartaron esta hipótesis.

Con Cleopatra se termina el imperio egipcio que supo mantenerse en pie durante 3.000 años y ser una de las civilizaciones más importantes de la Historia. Luego de su muerte, este territorio pasaría a ser una provincia más de Roma, hoy es una nación soberana, cuyo esplendor se perdió en las arenas del tiempo del antiguo imperio. ¡Saludos!

__________________________

Fuentes informativas

Sitios Web

http://www.nationalgeographic.com.es/articulo/historia/secciones/7795/cleopatra_reina_mas_joven_egipto.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Cleopatra_VII

http://www.campodemarte.com/cleopatra-la-ultima-reina-de-egipto.html

http://historiang.com/articulo.jsp?id=2217639

Imágenes

http://laznrock.blogspot.com/2012/10/viaje-egipto.html

http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Frederick_Arthur_Bridgman__Cleopatra_on_the_Terraces_of_Philae.JPG

http://www.antorcha.net/index/videoteca/cleopatra/1.html

http://historiasdelorbisterrarum.wordpress.com/2009/07/18/la-republica-romana-de-cincinato-a-octavio-augusto-la-idea-de-roma-de-caton-a-virgilio/

http://commons.wikimedia.org/wiki/File:The_Death_of_Cleopatra_arthur.jpg

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas

 

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.