Pasar al contenido principal

Bacterias intestinales para combatir la obesidad.

Estimada familia de Barinas, ¿Qué ocurre cuando somos adictos a algo que tenemos que tener en casa. Es más, a algo que necesitamos tener en frente tres veces al día, como es el caso de la comida? Mientras continúan aumentando las tasas de obesidad en el mundo, la comunidad científica investiga si comer compulsivamente puede considerarse una adicción y adicionalmen.si se puede controlar el exceso de peso.

Con ese fin en mente, la Unión Europea está financiando un proyecto llamado NeuroFast, que intenta juntar evidencia para llegar al fondo del problema. Hasta el momento sólo hay un tipo de trastorno alimentario en el que se piensa que la adicción juega un papel importante: el trastorno por atracón, en el que los afectados sienten periódicos deseos de ingerir alimentos de forma descontrolada.

Nora Volkow, neuróloga y jefa del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas en Estados Unidos, cree que existen procesos biológicos que sustentan la adicción. Volkow encontró que un neurotransmisor conocido como dopamina, comúnmente implicado en casos de adicción, se comporta en el cerebro de la misma manera en drogodependientes y en personas con problemas de obesidad. Para ella, esa similitud es una clara evidencia de que comer compulsivamente debe catalogarse como una adicción.

No todos comparten su opinión. Jane Ogden, psicóloga de la Universidad de Surrey, considera que etiquetarlo como adicción puede acabar perjudicando a quienes comen en exceso, eliminando el sentido de responsabilidad personal. "El mundo de la adicción nos tiene convencidos de que no tenemos control sobre nosotros mismos, que son las reacciones en el cerebro las que nos piden más azúcar o más chocolate", dice.

Con la idea de controlar la obesidad, se llevó a cabo un estudio en animales, publicado en la revista especializada Proceedings of the National Academy of Science demostró que un caldo de una especie de bacteria pudo alterar dramáticamente la obesidad en ratones. Se cree que esta sopa cambia las paredes del intestino y la forma en que se absorbe la comida.

 

Expertos aclaran que el siguiente paso es realizar pruebas en seres humanos para determinar si la misma bacteria puede ser usada para restar kilos. 

El cuerpo humano está lleno de bacterias. Estos pequeños organismos superan las células humanas en diez a una. Y cada vez hay más evidencia de que esta colección de bacterias o "microbioma" afecta la salud. Varios estudios han mostrado las diferencias en la cantidad y tipos de bacterias que hay en los intestinos de personas obesas y delgadas. También se ha demostrado cómo los balones gástricos (para tratar la obesidad) cambian el balance de esas bacterias. Investigadores en la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica, se concentraron en un especie de bacteria, la Akkermansia muciniphila, la cual normalmente representa entre el 3% y el 5% de las bacterias gástricas, y observaron que los niveles de esta bacterias caen con el sobre peso.

A los ratones con una dieta rica en grasas, dos o tres veces más que los animales delgados, se les alimentó con la bacteria. Si bien los ratones continuaron siendo más grandes que sus primos delgados, perdieron cerca de la mitad de su peso extra, a pesar de no haber hecho ningún otro cambio en la dieta. También registraron niveles más bajos de resistencia a la insulina, un síntoma clave de la diabetes tipo 2.

Se ha demostrado con el estudio que la presencia mayor de esta bacteria logra un aumento del metabolismo y con ello, una mayor capacidad para la combustión de las grasas, siendo la relación en los ratones (el estudio no se ha realizado aún en humanos), de reducir su peso de hasta un 50 por ciento, en comparación con ratones que no se les había estimulado la bacteria: “Akkermansia muciniphila”, sin mayor cambio en la dieta o en la rutina diaria.

Patrice Cani, de la Universidad Católica de Lovaina, le dijo a la BBC que los resultados eran "una mejora"."Nosotros no eliminamos completamente la obesidad, pero hubo un fuerte descenso en el tejido adiposo", añadió". Esta es la primera demostración de que hay una relación directa entre una especie específica (de bacteria) y la mejora del metabolismo".

Al suministrar esta bacteria, también aumentó el grosor de la mucosidad de las paredes del intestino, lo que evitó que algunos materiales pasaran a la sangre. Además cambió las señales químicas provenientes del sistema digestivo, lo que provocó cambios en la forma en que la grasa es procesada en todas partes del cuerpo.

En estudios similares se logró estos resultados agregando un tipo de fibra a la dieta, lo que permitía un aumento en los niveles de la Akkermansia muciniphila. Cani dijo que fue "una sorpresa" ver que sólo una especie, de las miles que hay en el intestino, puede tener tal efecto. El experto dijo que éste era el "primer paso" a que "eventualmente se utilice esta bacteria en la prevención o tratamiento de la obesidad y la diabetes Tipo 2". Agregó que en el "futuro cercano" se podría utilizar un tipo de terapia basada en bacteria.

Por su parte, Collin Hill, microbiólogo del University College de Cork, en Irlanda, dijo sobre el estudio: "Es muy emocionante. Hemos relacionado a muchas bacterias con el aumento de peso, pero esta es la primera vez que una intervención parece funcionar". El especialista agregó que es más probable que la investigación sirva para entender exactamente lo que pasa en el intestino, lo que podría permitir dar consejos y diseñar dietas hechas a la medida de quienes intentan perder peso.

Con esta bacteria, como efecto colateral, se ve una degradación en la mucosidad de las paredes del intestino (según estudios previos citados en el artículo), por lo cual, puede tener una relación directa con mal funcionamiento del sistema digestivo, aunque esta es una sugerencia de la investigación, la misma no comprobó ni observó este fenómeno en su estudio. Esta es una increíble mejora para el tratamiento de la pandemia de la obesidad que actualmente domina en el mundo, por lo cual, es un estudio que habrá que seguir de cerca, cuando empiece a aplicarse en humanos.

Compilado por el equipo de barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas.

Referencias

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/05/130514_salud_obesidad_bacteria_gtg.shtml

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/05/130430_adiccion_comida_finde_jb.shtml

http://www.nuestrosmedicos.com/2013/05/bacterias-intestinales-contra-la.html

http://redfm.mx/podcast/bacterias-contra-la-obesidad.html

Imagen

http://bienestar.salud180.com/salud-dia-dia/obesidad-causada-por-una-bacteria

http://ve.globedia.com/simple-bacteria-ayudar-reducir-peso