Pasar al contenido principal

El árbol de la paz ha de echar raíz en Israel

Un artículo sobre el Medio Oriente... Shalom. Salaam.

Imagen eliminada.

Shalom, utilizado también como saludo, deriva de la raíz que significa entereza, prosperidad y salud; se escribe con las mismas letras en hebreo que la palabra shalem, completo; e implica integrar la pasión del cuerpo a los deseos del alma, según las enseñanzas hebraicas.

Por eso es que para vivirla los seres humanos deseamos la libertad y el derecho a determinar nuestro propio destino individual o colectivamente. Y entendemos que los medios para lograrla no pueden ser la violencia ni la intolerancia.

“Los problemas que enfrentamos hoy, conflictos violentos, destrucción de la naturaleza, pobreza, hambre y otros así, son problemas creados por los seres humanos que pueden ser resueltos a través del esfuerzo humano, la comprensión mutua, y el desarrollo de un sentido de hermandad”, declaró el Dalai Lama, Tenzin Gyatso, cuando recibió el Premio Nobel de la Paz en 1989.

La paz es una filosofía que se entiende y se aprecia sin resentimientos, comprendiendo que si una situación no es buena para uno, entonces la situación de uno puede que no sea buena para el otro.

Israel ha comenzado a poner en práctica las instrucciones de ese pensamiento filosófico, una política que debe seguir en pie para incentivar a la dirigencia palestina a mitigar el rencor que alimenta a los fanáticos que obstaculizan la armonía.

El lunes, Mahmoud Abbas, el Presidente de la Autoridad Palestina, llamó a Sharón para encomiarlo por “una decisión histórica y valiente”. Asimismo, le sugirió la reanudación de las negociaciones y le enfatizó: “Somos tus socios para la paz”.

Esta no es una victoria o una derrota para nadie, sino una demostración de la voluntad humana para resolver los conflictos que están enraizados en nuestras sociedades.

Lo que falta es desvelarse de verdad por asegurar que el ideal de la coexistencia pacífica, aunque requiera de mucha voluntad, forme parte de la conciencia colectiva.

Mientras se alcanza esa meta, a los palestinos les tocará la difícil tarea de poner orden en su casa para demostrar que pueden ejercer su soberanía con pleno derecho. También tendrán que poner fin al abominable terrorismo. A los israelíes les tocará concederles la libertad requerida para que puedan ordenar sus asuntos, y continuar las negociaciones referentes a Cisjordania.

Cediendo y cediendo se va recibiendo. Solamente así lograremos romper las espadas, como lo profetizó Isaías, para hacer de ellas arados.

Autor: Daniel Shoer Roth - El Nuevo Herald 28/08/2005

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.