Pasar al contenido principal

La Antropología Cyborg

Estimada familia de Barinas: Se conoce que internet se ha consolidado e interiorizado en la cultura actual. Este conjunto de redes interconectadas se ha apoderado de una gran parte de la vida cotidiana a partir de dispositivos de comunicación, sistemas operativos y máquinas electrónicas; las personas pasan una cantidad considerable de tiempo navegando, investigando y chateando en la web. Total, internet ya no es un aditamento, ahora se ha convertido en una parte de nuestro ser, en un espacio interrelacional de convivencia, en una extensión de nuestros pensamientos; si no, se le puede preguntar a Google, él todo lo sabe.

Ciberantropología o antropología del ciberespacio o antropología cyborg es una rama de la antropología sociocultural que estudia sistemas cibernéticos y la relación entre humanos y nuevas tecnologías. Por ende, la ciberantropología centra su atención tanto en contextos online, como en fenómenos tecnológicos, tales como dispositivos de uso masivo, entre los que podemos encontrar iPod, teléfonos inteligentes, y todo tipo de hardware, hasta la fusión del hombre con la máquina como es el caso de los cyborgs.

La antropología tiene hasta el momento tres aproximaciones en el mundo de las nuevas tecnologías, siendo la ciberantropología una de ellas. La primera es la etnografía virtual, cuya mayor exponente hasta el momento es Christine Hine. La etnografía virtual (etnografía digital, netnografía, entre otras) ha emergido como un método de investigación que se utiliza para entender los significados culturales que va adquiriendo la tecnología en las culturas que la alojan o que se conforman gracias a ella. El investigador se sumerge en el mundo que estudia con el objetivo de interpretar y comprender las significaciones, actividades y relaciones que se crean en las comunidades virtuales. Sin embargo, aunque este método ha colaborado para entender de mejor manera la relación de la vida on-line con la off-line, aún existen ciertos aspectos que no se han podido aclarar del todo; y por lo tanto, se encuentran en pleno debate.

La etnografía digital es la segunda propuesta. Su objetivo es explorar las formas en las que se puede utilizar las tecnologías digitales para hacer etnografia. Estas tecnologías incluyen desde la cámara de fotos digital, la cámara de video, la interacción en internet o las páginas web, las redes sociales, etc.  pero sobre todo, significa la incorporación  de internet y de otras tecnologías de la comunicación y de la información para la investigación antropológica.

La utilización de tecnologías digitales para la producción y difusión de conocimiento antropológico. La utilización de internet para conseguir datos sobre temas que nos interesan y, por último,  la investigación que incluye el Internet como objeto de estudio y lugar de desarrollo del trabajo de campo  etnográfico.

La antropología cyborg, la tercera propuesta, es el estudio de la interacción entre los humanos y la tecnología, y cómo ésta afecta a la cultura. La tecnología móvil permite que uno esté en casi cualquier parte del mundo y pueda ser escuchado en cualquier otro lugar. Estos dispositivos que viven en nuestros bolsillos necesitan ser alimentados cada noche y frecuentemente requieren nuestra atención. Los teléfonos nos ofrecen un respiro del aburrimiento de esperar en las filas, pero también nos inhiben cuando se les acaba la batería.

La fascinación también radica en que los dispositivos móviles son un conjunto de sensores con los que caminamos todos los días. Los datos que registran pueden ser utilizados para hacer cosas muy interesantes, como prender automáticamente las luces en tu casa cuando llegas o apagarlas cuando te vas. En la antropología tradicional, el antropólogo va a otro país y dice, “Cuán fascinantes son estas personas, que interesantes son sus herramientas y su cultura”, y luego escribe un artículo, y quizá otros antropólogos lo leen, y pensamos que esas culturas son muy exóticas. Los antropólogos de cyborgs observan la vida moderna diaria y cómo influye la tecnología en ella.

Un cyborg es simplemente alguien que interactúa con la tecnología. La tecnología puede ser una extensión física o mental, y no necesita estar implantada en la persona. El origen de la palabra cyborg es un artículo de 1960 relacionado con viajes espaciales, donde fue utilizada para describir la colocación de dispositivos externos y prendas de vestir en un humano para equiparlo para el viaje espacial. Durante miles y miles de años, todo ha sido una modificación física de uno mismo. Nos ha ayudado a extender nuestro ser físico, ir más rápido, golpear las cosas más fuertemente, y ha habido límites en ello. Pero lo que observamos ahora no es una extensión del yo físico, sino una extensión del yo mental. Y debido a eso, podemos viajar más rápidamente y comunicarnos de forma distinta a través del uso de la tecnología. Un cyborg no es Terminator o Robocop, sino la experiencia de la vida diaria que ha sido alterada por la tecnología. Todos los que utilizan la tecnología son superhumanos. Ya no es tan extraño porque es la norma; la mayoría de la gente a nuestro alrededor también es superhumana. Las únicas ocasiones en que lo notamos es cuando nuestros dispositivos se quedan sin energía.

Un vehículo es un dispositivo de transporte físico, pero hay límites para cuán pequeño puede hacerse. Una computadora es un dispositivo de transporte mental, pero no tiene que estar limitada por su tamaño y forma. Podemos poner todo lo que queramos en las computadoras y los teléfonos, y no se vuelven más pesados, porque esa información es invisible y no pesa nada, o está almacenada en otro lugar, y entonces podemos extraer cualquier cosa. Llevas una exorbitante cantidad de información contigo todo el tiempo. Al utilizar una red social, el sentido de existencia propia se extiende a ese espacio virtual. Obtener un Me gusta en Facebook o un comentario en una actualización es un golpe de dopamina equivalente a recibir un abrazo. Realmente no es una forma nueva de comunicación, sino una forma nueva de conectarse.

Todos los dispositivos electrónicos son sensores de la realidad; sonido, ruido, temperatura, imágenes, ubicación, calidad del aire, etc. Podemos usar podómetros para contar nuestros pasos o medir nuestro peso y podemos tomar fotografías. Todos estos datos son interesantes por sí mismos, pero todos los dispositivos hablan diferentes lenguajes. Los dispositivos hechos por empresas diferentes utilizan protocolos diferentes; algunos son abiertos y otros son cerrados. Es una Torre de Babel moderna.

La oportunidad se encuentra en tomar datos de muchos depósitos distintos. Si conociera mi estado de ánimo, nivel de hambre, y ubicación en un cierto momento del día, podría descubrir si mi estado de ánimo me provocó apetito, o si estaba infeliz y necesitaba buscar otro trabajo. Podría correlacionar la cantidad de horas sueño con el aumento de peso, y así sucesivamente.

Lo que se necesita es un lenguaje común que permita que todos estos dispositivos se comuniquen entre sí. Vimos esto con los SMS; el SMTP/POP que permitió que los correos electrónicos modernos existieran porque las cuentas pueden comunicarse entre sí a través de redes), e Interpress, gracias al cual pudo formarse la industria moderna de las impresiones. Eso no ha sido resuelto para otros dispositivos.

Una vez que se introduzca muchos datos a los mapas, realmente podremos comenzar a entender la realidad en formas muy diferentes, como dónde construir una casa para aumentar la felicidad de las personas que la habiten, cómo crear rutas para evitar accidentes, y cómo diseñar mejores sistemas urbanos, comportamientos sociales ante emergencias etc. 

Sin duda alguna se está dando una fusión cada vez más notoria entre el ser humano y la máquina, donde la intensificación del avance tecnológico, ha ido modificando paulatinamente los panoramas físicos, biológicos, y sociales que la antropología de antaño proponía, así es que han surgido ramas de estudio nuevas. La tecnología entonces establece una nueva forma de conexión humana, una nueva sociedad basada en la comunicación. Para estudiarla se necesita una nueva ciencia: la antropología cyborg. Resulta interesante observar como las ciencas cambian a las sociedades y a su vez las sociedades cambian a las ciencias. Es un intercambio complejo, tan vivo como nosotros.

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve
El Hogar Virtual de la Familia de Barinas.

_____________

Referencias

Texto:

http://es.wikipedia.org/wiki/Ciberantropolog%C3%ADa

http://www.etnografiavirtual.com/español/sobre-la-etnograf%C3%ADa-virtual/

http://eardevol.wordpress.com/2011/01/17/etnografia-digital/

http://cnnespanol.cnn.com/page/2/

http://comounboomerang.blogspot.com/2011/11/antropologia-cyborg-mas-ciencia-menos.html

Imagen:

http://masantropologia.blogspot.com/2012/08/antropologia-del-cerebro-la-cultura-con.html

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.