Pasar al contenido principal

Almacenamiento de Energía Solar

La energía solar tiene entre otras aplicaciones: 


Electricidad solar: Generar tu propia electricidad utilizando el sol como fuente de energía. Las instalaciones fotovoltaicas utilizan paneles solares con materiales semiconductores que convierten la luz del sol en electricidad directamente. La energía fotovoltaica es muy útil en sitios remotos como fuente de energía para electricidad y alumbrado, bombear agua, electrificar cercas, aireación, etc.
 

Calefacción por energía solar: calentar tu casa a través de un sistema de calefacción que utiliza la energía solar térmica, también para el secado de ropa, cosechas, alimentos y en la cocina solar.  Los colectores solares absorben la energía del sol y proporcionan el calor necesario para agua caliente y para calentar viviendas, oficinas, comercios, etc.

Calentador de agua solar: Calentar el agua de tu casa utilizando energía solar térmica, calefacción natural y para el bronceado físico.  
 

Climatizar piscinas: Calentar el agua de tu piscina con energía solar térmica y para tanques de agua.


La electricidad solar puede ser una buena alternativa, o buen complemento, a las fuentes de energía tradicionales, considerando la disponibilidad de energía cuando hay cortes de electricidad en la red. Es apropiada en lugares aislados, remotos y de difícil acceso y se han hecho y se hacen actualmente desarrollos para su almacenamiento en días nublados, períodos nocturnos y fallas eventuales en la red. Es además una fuente de energía limpia, no ruidosa, poco contaminante y bajo mantenimiento. Se conocen como principales métodos actuales de almacenaje de la energía solar, el uso de baterías, de absorbentes del calor y almacenaje en compuestos químicos.


En el campo de las pilas eléctricas (unidades constituyentes de una batería) hablamos de pilas desechables, pilas recargables y pilas de funcionamiento continuo. Los sistemas solares a base de baterías pueden funcionar, cuando sea requerido, de manera autónoma y autosuficiente, si están bien diseñados y dimensionados.  


En cuanto a los absorbentes de calor, se puede hacer mediante el uso de colectores solares (el colector térmico es un dispositivo calentado por el sol y transmisor de esa energía a la instalación de consumo) o absorción directa por un fluido; las instalaciones de energía solar térmica son fiables, adaptables y no contaminan. Otra manera posible de almacenar energía solar para la noche es convirtiéndola en hidrógeno a través del agua. Más tarde, se guarda ese compuesto en tanques que pasarán a ser quemados durante la noche; en lugar de la electricidad, se usaría el hidrógeno como fuente energética. También se puede utilizar este hidrógeno posteriormente, en celdas de combustible (es posible también, el almacenaje de energía solar en compuestos químicos pequeños para su uso posterior, así por ejemplo, en pilas de funcionamiento continuo se convierte en energía eléctrica la energía química de hidrógeno, metanol, etanol, etc.).

Autores:

Imagen eliminada.

Prof.a Olga de Márquez
Universidad de Los Andes,
Facultad de Ciencias,
Laboratorio de Electroquímica,
Mérida, Venezuela.

Imagen eliminada.

Prof. Jairo Márquez
Universidad de Los Andes,
Facultad de Ciencias,
Laboratorio de Electroquímica,
Mérida, Venezuela.

 _______________

Referencias y figuras: comunidad.eduambiental.org, bateríasindustriales.cl, amt-solar.com, observacionesyexperiencias.com, taringa.ne

___________

Equipo de Barinas.net.ve
El hogar de la familia de Barinas

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.