Pasar al contenido principal

Medio siglo de “Los recuerdos del porvenir”, la obra maestra de Elena Garro

Querida familia barinesa, generalmente nuestra región es noticia en el mundo por sus vaivenes económicos, problemas de inseguridad y otras vicisitudes propias de los países en vías de desarrollo, incluso las economías más sólidas de la región -Brasil, México, Chile, Panamá y Colombia- tienen sus problemas por lo que siempre son noticia. Pero no todo son malas noticias en el sub continente, si hay una valoración positiva en el mundo con respecto a la región, es la de su literatura, sí amigos, América Latina es famosa en todo el mundo por su literatura, no hay sitio en el planeta en que no se haya oído hablar de Macondo, el mítico pueblo de las obras de García Márquez, o de una legendaria doña llamada “Bárbara”, una mandona terrateniente de las sabanas venezolanas.

Sin embargo, pese al sitial de honor que ocupa nuestra literatura, ésta cojea de un lado, pues ni siquiera el arte literario latinoamericano escapa de los prejuicios sexistas tan propios del subcontinente. Así que amigos, la violencia de género que tanto preocupa a los organismos internacionales, como la ONU, también se ve en los círculos intelectuales y académicos latinoamericanos, no se produce con golpes ni agresiones verbales, pero se produce con indiferencia. Esto explica por qué en por lo menos 400 años de historia cultural, sólo 3 mujeres tienen un lugar en el canon literario latinoamericano, 3 mujeres en 400 años, es realmente sorprendente, estas mujeres escritoras son la mexicana Sor Juana Inés de la Cruz (1651-1695); la chilena Gabriela Mistral (1889-1957) y la venezolana Teresa de la Parra (1889-1936), para nuestro orgullo una de las mujeres más influyentes del pasado siglo. Actualmente, algunas escritoras han podido labrarse un lugar de élite en el ámbito, éstas son las mexicanas Ángeles Mastretta, Elena Poniatowska y la chilena Isabel Allende, pese a que estamos en otra época, pleno siglo XXI, se demuestra una vez más lo difícil que es para las mujeres lograr el éxito como “escritoras” en América Latina.

Bien amigos, en este panorama desalentador, hace cincuenta años una mujer movió los cimientos de la cultura y sorprendió al mundo al salir de la sombra de su famoso esposo, el poeta, ensayista, crítico y narrador mexicano Octavio Paz (1914-1998), Premio Nobel de Literatura 1990, para vencer los prejuicios sexistas y publicar la más formidable novela escrita por mujer alguna en América Latina, se trata de Elena Garro (1916-1998), quien el 25 de noviembre de 1963 publicó una obra maestra del Realismo Mágico, Los recuerdos del porvenir, según Octavio Paz, “una de las creaciones más perfectas de la literatura hispano mexicana contemporánea”. Injustamente olvidada, Los recuerdos del porvenir es clave dentro de las letras universales no sólo porque es una de las pioneras del Realismo Mágico en la literatura hispanoamericana, sino también porque Garro hace una lectura desmitificadora sobre la Revolución Mexicana y por la estructura cíclica, el manejo mítico del tiempo y del espacio y por lo insólito del lenguaje poético plasmados en la novela. No hay quien lea Los recuerdos del porvenir y quede impune, todos lo que nos atrevemos a leer aunque sea el primer párrafo de la novela, quedamos atrapados para siempre en el misterio alucinado de su prosa perfecta, más allá de las referencias históricas, el valor artístico de esta novela es incalculable, nos atraviesa, nos conmueve, nos aterra y nos hace reflexionar acerca del poder curativo y, a la vez, destructivo de la memoria, el imperio de los recuerdos.  

“Aquí estoy, sentado sobre esta piedra aparente. Solo mi memoria sabe lo que encierra. La veo y me recuerdo, y cómo el agua va al agua, así yo, melancólico, vengo a encontrarme en su imagen cubierta por el polvo, rodeada por las hierbas, encerrada en sí misma y condenada a la memoria y a su variado espejo. La veo, me veo y me transfiguro en multitud de colores y de tiempos. Estoy y estuve en muchos ojos. Yo sólo soy memoria y la memoria que de mí se tenga” (Inicio de la novela).

Los recuerdos del porvenir es un clásico, no sólo porque fue escrita y publicada en una época dura en la que el canon artístico era dominado por los varones, sino porque expresa una sensibilidad distinta y desafiante acerca de la Revolución Mexicana, desmitificó la idea absurda de que las revoluciones son “buenas” –por llamarlo de alguna manera- además revitalizó el lenguaje y los artificios narrativos, convirtiendo esta prosa en una obra maestra. La publicación de la novela provocó un leve temblor de tierra, preámbulo del terremoto que comenzó, como todos los terremotos que provocaba Elena Garro, y que aún ahora, cincuenta años después, continúa interesando no solamente al mundo de las letras mexicanas, sino al mundo de las letras mundiales. En la conmemoración de los cincuenta años de su publicación, el Fondo de Cultura Económica (México), la Casa de las Letras de las Américas (Cuba), el Celarg (Venezuela) y el Grupo Planeta y Joaquín Mortiz Editorial (México), se han propuesto sacar del olvido esta gran obra para que las nuevas generaciones que seguramente no la conocen, puedan disfrutar de una de las mejores novelas escritas en español.   

  

Acerca de Elena Garro

Elena Garro nació en Puebla de los Ángeles el 11 de diciembre de 1916 y murió en Ciudad de México el 23 de agosto de 1998 a la edad de 81 años, víctima del cáncer de pulmón. Estuvo casada con el Premio Nobel de Literatura Octavio Paz, lo que representó para ella un duro reto para labrarse como escritora sin que la relacionaran con su famoso esposo, de quien se divorció en 1959. A raíz de la masacre de Tlatelolco, en 1968, la prensa manipuló sus declaraciones en las que ella supuestamente declaraba contra varios intelectuales mexicanos a los que responsabilizó de instigar a los estudiantes, para luego abandonarlos a su suerte. Estas acusaciones le ocasionaron el rechazo de la comunidad intelectual mexicana, lo que le llevó al exilio primero en Estados Unidos y España, luego en Francia durante veinte años.

Su obra aborda temas tales como la marginación de la mujer, la libertad femenina, la libertad política. Su figura literaria ha llegado a ser un símbolo libertario. Lamentablemente la sombra de Octavio Paz era muy alargada, y Elena no tuvo durante su vida el reconocimiento merecido. Algunos críticos la consideran la segunda escritora mexicana más importante, tras Sor Juana Inés de la Cruz. Otros la señalan como precursora del realismo mágico al haber publicado su novela Los recuerdos del porvenir cuatro años antes que Gabriel García Márquez sus Cien años de soledad. Sin embargo esto es muy discutido, pues la crítica polemiza con respecto a quién inicio realmente el Realismo Mágico, ¿fue Elena Garro, Gabriel García Márquez, Juan Rulfo o el venezolano Enrique Bernardo Núñez? ¿Quién fue realmente? Lo que sí está claro es que es muy difícil que el reconocimiento se lo lleve Elena Garro por ser mujer. Elena Garro escribió teatro, otras novelas y cuentos, pero su obra Los recuerdos del porvenir es la que logró permanecer en el tiempo como un verdadero clásico. ¡Saludos!

____________________________

Fuentes informativas

Sitios Web

http://www.informador.com.mx/cultura/2013/471749/6/celebran-50-anos-de-los-recuerdos-del-porvenir.htm

http://www.excelsior.com.mx/comunidad/2013/07/10/908147

http://es.wikipedia.org/wiki/Elena_Garro

http://www.siempre.com.mx/2013/07/medio-siglo-de-la-publicacion-de-los-recuerdos-del-porvenir-de-elena-garro/

Imágenes

http://www.excelsior.com.mx/comunidad/2013/07/10/908147#imagen-2

http://losetceteras.wordpress.com/2013/04/16/los-recuerdos-de-elena-garro/

http://www.distintaslatitudes.net/poder-y-violencia-de-genero-en-la-narrativa-de-elena-garro

http://culturacolectiva.com/elena-garro-y-sus-obras-al-fuego/

http://www.wikipaintings.org/es/salvador-dali/the-persistence-of-memory-1931

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas

 

1 Comentarios

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.