Pasar al contenido principal

El color del cine venezolano es “Azul y no tan rosa”

Querida familia barinesa, la noche de este domingo 9 de febrero, el mundo del arte y del espectáculo venezolano ratificó lo que desde 2010 (Hermano) es manifestación de la luna de miel de la crítica internacional y el público con el cine venezolano, pues se cumplió el pronóstico, la gran favorita para alzarse con el premio Goya a la Mejor Película Iberoamericana en la 28ª edición de este importantísimo galardón, la venezolana ópera prima de Miguel Ferrari, Azul y no tan rosa (2012), finalmente ganó el codiciado premio siendo la primera vez que una película venezolana lo obtiene, era la sexta vez que Venezuela tenía una candidata. Y es que el cine venezolano arrasó con los premios más importantes del cine en español en la última temporada, la Concha de Oro del Festival Internacional de Cine de San Sebastián (España), se la llevó Pelo malode Mariana Rondón, y ahora el premio Goya, el “Oscar” del cine en español, lo consiguió Azul y no tan rosa de Miguel Ferrari.  

Desde 2012 el cine venezolano rompió las cadenas de la censura y empezó a explorar temáticas controvertidas como la diversidad sexual y la complejidad de estas relaciones en un entorno conservador y de marcada homofobia. En 2012 Cheila, una casa pa’ maita, de Eduardo Barberena, desafió a la crítica conservadora nacional al presentar un film desgarrador acerca de la transexualidad y la familia, ganador absoluto del Festival de Cine de Mérida y una de las películas latinas más vistas de ese año. Sin duda, era el aviso de que el cine nacional estaba pidiendo a gritos la incorporación de una nueva sensibilidad que reconozca la ‘diferencia’ y es aunque algunas personas prefieran que se siga considerado como un tabú, la temática homosexual no es ajena al entorno venezolano.

Azul y no tan rosa narra el reencuentro de un padre homosexual y su hijo adolescente en un entorno homofóbico, es la representación de la sensible carrera contra el tiempo para lograr la aceptación del Otro y la reconciliación familiar. El filme logró imponerse a otros tres filmes latinoamericanos que ya habían cosechado laureles en otros festivales mundiales: el argentino El médico alemán (Wakolda), de Lucía Puenzo; La jaula de oro, del mexicano Diego Quemada-Diez; y Gloria, de Sebastián Lelio, por Chile.

El logro mayúsculo de Miguel Ferrari y su laureada película, termina de abrir las puertas del llamado “nuevo cine venezolano”, un cine intimista alejado de las temáticas de violencia social exacerbada que nos caracterizó por décadas, para recorrer los intrincados caminos de las obsesiones personales, la angustia, el amor insatisfecho, la amistad, la soledad, la sexualidad controvertida, el dolor, la familia y la muerte. ¡Aplausos para el cine venezolano! 

En el tráiler revive el emocionante momento del anuncio de la ganadora a la Mejor Película Iberoamérica del premio Goya: Azul y no tan rosa

 

___________________________

Fuentes informativas

Sitios Web

http://www.el-nacional.com/escenas/osadia-cine-venezolano-gano-Goya_0_352764880.html

http://www.elnuevosiglo.com.co/articulos/2-2014-maduro-celebra-primer-goya-para-venezuela.html?utm_source=twitterfeed&utm_medium=twitter

http://www.abc.com.py/espectaculos/cine-y-tv/vivir-es-facil-con-los-ojos-cerrados-triunfadora-en-los-goya-1213607.html

Imágenes

http://www.filmaffinity.com/es/film499000.html

http://www.el-nacional.com/escenas/osadia-cine-venezolano-gano-Goya_0_352764880.html

http://acn.com.ve/director-de-azul-y-no-tan-rosa-emocionadisimo-de-darle-esta-alegria-a-mi-pais-en-medio-de-tantas-dificultades/

Video

http://www.youtube.com/watch?v=JYkDj37nriI&feature=youtu.be

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.