Pasar al contenido principal

La vejez se puede frenar en el laboratorio

Feliz día querida familia de Barinas: Todos vamos envejeciendo, es inevitable, pero según un nuevo estudio hecho en Estados Unidos, se ha desarrollado un método para matar a las células senescentes en ratones modificados genéticamente, lo cual repercute en que los síntomas propios de la edad, como las cataratas o el desgaste muscular, desaparecieron en estos animales de laboratorio.

A cada minuto que pasa las células de nuestro cuerpo son víctimas de un progresivo deterioro, pero el motivo sigue siendo un misterio. Uno de los sospechosos habituales es la conocida senescencia celular, un mecanismo de defensa de nuestro organismo que deja fuera de circulación a nuestras células cuando acumulan demasiados daños. Simplemente dejan de funcionar y se apagan. Se cree que es uno de los mecanismos de defensa contra el crecimiento de los tumores, pero su acumulación puede dañar los tejidos y provocar los conocidos síntomas de la vejez.

Un equipo de investigadores ha decidido poner el foco en este tipo de células e investigar su papel en determinados síntomas del envejecimiento. Las llaman "células senescentes". Este tipo de células se acumulan en diversos tejidos y órganos a medida que envejecemos, y se han señalado como causantes de una interrupción en la función y estructura de los tejidos como consecuencia de las sustancias que éstas segregan.

El experimento consistió en introducir una modificación genética en una serie de ratones que permitiera eliminar estas células con la simple administración de una droga. Una vez que los ratones habían crecido, se les sometió a un tratamiento que eliminó las células senescentes y se observaron las consecuencias.

El resultado se analizó observando tres síntomas de envejecimiento: la formación de cataratas en el ojo, el desgaste del tejido muscular y la pérdida de depósitos de grasa bajo la piel, lo que produce las conocidas arrugas. Según los investigadores, estos síntomas se ralentizaron radicalmente.

Los científicos repetirán ahora el experimento con otro tipo de ratones más longevos y tratarán de profundizar en el fenómeno con vistas en encontrar un tratamiento útil para los humanos. Pero no se trata de vivir eternamente, advierten, sino de encontrar la manera de que la calidad de vida de nuestra vejez sea mucho más aceptable.

Información y fotografías de lainformacion.com

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.