Pasar al contenido principal

Una vida en común después del noviazgo

Querida familia de Barinas: Pareciera ser que las mujeres están más preparadas, psicológicamente que los hombres para afrontar los retos de la convivencia en pareja.

Los hombres y las mujeres tienen percepciones muy diferentes respecto de la cohabitación. Además de destacar el "amor" como una razón para vivir juntos, la actitud de ellas ayuda a limar las asperezas del convivir, porque se muestran más predispuestas que ellos.

Las mujeres mencionan el "amor" como una razón para vivir juntos tres veces más a menudo que los hombres, quienes mencionan el "sexo" como una razón para vivir juntos cuatro veces más que la referencia hecha por las mujeres,
La experiencia de vivir bajo un mismo techo y compartir no sólo los dulces y esporádicos encuentros del noviazgo sino también las obligaciones y las inevitables rutinas del día a día, suele ser una de las pruebas de fuego para la estabilidad de toda pareja.

En este terreno, como en muchos otros conectados con las relaciones, la comunicación y las emociones, las mujeres parecen llevarles ventaja a los hombres, porque se hallan más preparadas psicológicamente para afrontar los retos de la convivencia.  

Las mujeres ven la cohabitación como un arreglo de transición antes del matrimonio en tanto que los hombres tienden a verla como una manera conveniente y con poco riesgo de determinar si la relación tiene un potencial de plazo más largo.


 

Asimismo, ellas creen que vivir juntos significa un compromiso menor y menos legitimidad que el matrimonio, mientras que ellos ven la mayor desventaja en el límite a su libertad
 
"Saber perdonar y tener empatía, junto con una buena comunicación son elementos clave para que la convivencia entre una mujer y un hombre que se aman funcione y no se frustre ante las nuevas realidades de la convivencia como el reparto de las tareas domésticas, las relaciones con la familia y los amigos, la frecuencia sexual, las necesidades y costumbres de cada uno"

"Vivir bajo un mismo techo con la persona amada, requiere un período de adaptación que no todas las parejas superan, y en el cual resulta crítico el primer mes", señala la experta.

En esa etapa, es importante "tomar conciencia de que la convivencia no suele ser tan cómoda como el noviazgo, a veces puede ser difícil acoplarse y suelen surgir puntos conflictivos y desencuentros que crean tensiones".

"Aunque también hay que saber que se trata de un proceso natural de adaptación que se resuelve normalmente si se mantiene una buena comunicación, se intenta mantener un buen ambiente.

______________

Equipo de Barinas.net.ve
El hogar virtual de la familia de Barinas

Fuente informativa:

http://www.saludbelleza.net

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.