Pasar al contenido principal

¿Un cafecito?: Cómo debemos tomar la bebida favorita de las mañanas

Querida familia barinesa, recibe un cordial saludo, ¿ya te tomaste tu cafecito de la mañana? Esta costumbre centenaria forma parte de nuestros hábitos más arraigados, unos toman esta bebida de forma moderada, incluso sólo una tacita a primera hora de la mañana; otros toman café todo el día, práctica cuestionada desde el punto de vista médico, pues esta bebida en exceso acarrea riesgos para la salud por el exceso de cafeína, ¿pero qué tan mala es la cafeína para el organismo? Contrario a lo que se piensa, estudios recientes han demostrado que el café en realidad no representa un riesgo elevado para la salud siempre y cuando se consuma de forma moderada y en los momentos del día que orgánicamente se requiere.

¿Cuál es la mejor hora del día para tomar café?

Para muchos, los primeros sorbos de ese café determinan el comienzo del día porque es su excusa ideal para decirle adiós (aunque sea por un momento) al sueño. Sin embargo, ¿cuánto de cierto hay en esto? El bioquímico Steven Miller, de Neuroscience DC, se atreve a dudar sobre la eficacia de aquel estímulo matutino. No se trata de un aficionado, claro, tiene bien definidos sus fundamentos porque es un especialista en cronofarmacología, la disciplina que analiza la interacción entre los distintos ritmos biológicos del cuerpo humano y los fármacos.

El organismo cuenta con varias referencias temporales para guiar las necesidades o los estímulos a lo largo de las 24 horas: el ritmo circadiano determina los hábitos de sueño, el ritmo ultradiano es el que pide descansar cada 90 minutos y el ritmo del cortisol, tristemente conocida como la “hormona del estrés”, es el encargado de regular el nivel de alerta. Miller considera que la cafeína, el principio activo del café, debe ser incorporada teniendo en cuenta esos relojes internos para generar un efecto positivo que no dé lugar a trastornos o desbarajustes.

Por ejemplo, un estudio de la Universidad de Sheffield demuestra que el mayor nivel de cortisol se da entre las ocho y las nueve de la mañana. De acuerdo con esto, Miller explica: “Tomar un café a la mañana implica incorporar cafeína cuando nuestro organismo está alcanzado un nivel de alerta alto de forma natural”. Además, agrega que “uno de los principios de la farmacología determina que hay que incorporar una droga sólo cuando el cuerpo la necesita. De lo contrario, podríamos desarrollar una tolerancia ante el fármaco si se mantienen las mismas dosis. En otras palabras, la misma taza de café todas las mañanas podría volverse menos efectiva con el correr del tiempo”. Existen otros momentos en los que el cuerpo retoma esta alerta natural a lo largo del día. En general, los niveles de cortisol marcan incrementos hacia las 13 y entre las 17:30 y las 18:30. Por ello, lo que el especialista en neurociencia recomienda es tomar el primer café hacia las 10 u 11 de la mañana y el resto de las tazas fuera de los períodos marcados con picos de cortisol para no alterar el ritmo natural que lleva el organismo.

 

¿Qué pasa con las bebidas energizantes?

Si buscan consuelo y energía en las conocidas latitas de colores, un estudio publicado en el Nutrition Reviews Journal descartó que éstas sean más efectivas que el café para sacarnos del cansancio. No hay evidencia suficiente para determinar que taurina, guaraná, ginseng, vitamina B y demás componentes comunes en los energizantes contribuyan a prolongar el rendimiento cognitivo o físico. Adivina: ¿cuál es el único ingrediente efectivo dentro de la fórmula de estas bebidas? Sí, la cafeína. Otro punto a considerar, aún más controversial, es la cantidad de psicoactivo que contienen (algunas marcas tienen hasta 10 veces más cafeína que una taza de café regular). Por lo tanto, si están faltos de combustible, no duden en recurrir al café, pero tengan cuidado con el horario y sus respectivos ritmos corporales a la hora de solicitar sus servicios energéticos.

 

  

¿Normal o descafeinado?

El café descafeinado es sometido a un proceso extra para ser despojado de una gran cantidad de cafeína. No se le puede extraer por completo esta sustancia, pero sí entre un 85 y 95%. Sin embargo ya no tendrá tantos beneficios para la salud como el café normal. A continuación te ofrecemos algunos beneficios para el organismo de una taza de café normal, dos veces al día fuera de las horas pico de cortisol.

Te llena de energía: Los investigadores han encontrado que la cafeína estimula al sistema nervioso, facilitando la coordinación, mejorando tu estado de ánimo y tu motivación. También incrementa la energía, la resistencia, la rapidez y disminuye el cansancio.

Reduce el dolor de cabeza: Tomar una taza de café puede disminuir o eliminar el dolor de cabeza, pues éste se debe a la tensión de los vasos sanguíneos del cerebro y el café puede dilatarlos, reduciendo la intensidad del dolor. También favorece el efecto analgésico de la aspirina.

Evita coágulos sanguíneos: Próximamente se usarán fórmulas de cafeína en la elaboración de medicamentos para evitar coágulos sanguíneos que causan ataques cardíacos y embolias cerebrales. Múltiples estudios han demostrado que el café no sube la presión arterial ni afecta el ritmo cardíaco ni provoca ataques cardíacos.

Reduce el riesgo de sufrir Parkinson: Un estudio reciente ha señalado al café como una sustancia protectora que puede reducir el riesgo de padecer el mal de Parkinson.

Previene la formación de cálculos: Varios estudios han comprobado que tomar una taza diaria de café, ojo una taza, máximo 2, ayuda a prevenir la formación de cálculos renales y biliares. El café tiene un efecto diurético y mediante el incremento de la eliminación de orina se desechan minerales que podrían acumularse.

No provoca úlcera: Las úlceras son causadas por la bacteria Helicobacter pylori, mas no por tomar café. El exceso de café (más de cuatro tazas diarias) aumenta la producción de jugos gástricos y puede agravar cualquier lesión estomacal. Por lo tanto, al igual que otros alimentos irritantes, no se recomienda si padeces de problemas gastrointestinales.

No afecta al embarazo: En la actualidad se ha demostrado que el consumo diario de 2 tazas de café, insistimos, máximo 2 tazas, no afecta la reproducción ni genera ninguna consecuencia negativa en una mujer embarazada.

Disminuye la depresión: La depresión es una enfermedad y como tal se debe tratar bajo la supervisión médica de un especialista. Sin embargo, estudios publicados por centros de investigación con reconocimiento mundial, descubrieron que el consumo moderado de café ayuda a sobrellevarla, pues es un estimulante natural que brinda energía.

Los efectos negativos del café provienen de los malos hábitos de consumo, tomar café en exceso (más de cuatro tazas diarias) afecta el sistema nervioso porque el exceso de cafeína provocará hiperactividad, lo mismo ocurre cuando se toma café de noche, esta práctica favorece el insomnio. Por eso debes replantearte los horarios y la cantidad de café que consumes para aprovechar los beneficios de la cafeína. ¿Entonces nos tomamos un cafecito? ¡Saludos!

____________________________

Fuentes informativas

Sitios Web  

http://es.wikipedia.org/wiki/Caf%C3%A9

http://www.esmas.com/mujer/saludable/consejos/345583.html

http://noticias.tudiscovery.com/la-mejor-hora-para-tomar-caf-segn-la-ciencia/

Imágenes

http://www.elinformador.com.ve/?p=47150

http://www.lapatilla.com/site/2013/07/18/diez-beneficios-del-cafe/

http://www.lifemastering.com/es/syltetoy_og_bayer.html

http://www.colombia.travel/es/turista-internacional/actividad/recorridos-tematicos-por-colombia/cafe-colombiano/clima-y-ubicacion-geografica-del-cafe

http://adligmary.blogspot.com/2013/06/curiosidades-del-cafe.html

http://portal-peru.com/noticias/bebidas-energizantes-son-perjudiciales-para-la-salud/

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.