Pasar al contenido principal

Las uñas encarnadas.

Estimada familia barinesa, una uña encarnada o enterrada ocurre cuando una porción de la uña del dedo del pie dobla la piel y se incrusta en el tejido suave lo que produce, en muchos casos, dolor, enrojecimiento e hinchazón. Puede darse en cualquiera de los dedos del pie, pero con frecuencia ocurre en los dedos gordos.

Las uñas encarnadas en los dedos de los pies pueden desarrollarse por diversos motivos. En muchas personas, la tendencia a sufrir de este trastorno común es heredada. En otros casos, una uña encarnada del dedo del pie es el resultado de un traumatismo, tal como tropezar el dedo contra algo, o que algún objeto caiga sobre su dedo del pie, o realizar actividades que involucran presionar repetidamente los dedos de los pies, tales como patear o correr. Una uña del pie encarnada puede ser el resultado de muchas cosas, pero los zapatos que no ajustan bien y las uñas del pie que no se arreglan adecuadamente son las causas más comunes. La piel a lo largo del borde de una uña del pie puede ponerse roja y resultar infectada. El dedo gordo del pie por lo general está afectado, pero cualquier uña del pie puede resultar encarnada.

Otras causas frecuentes son:

Cortar incorrectamente la uña del dedo del pie (redondeando los bordes de la uña en lugar de cortarla de forma recta). Cuando las uñas del pie se arreglan demasiado cortas o los bordes quedan redondeados en lugar de quedar recortados derecho, la uña puede enroscarse hacia abajo y enterrarse en la piel. La vista deficiente y la incapacidad física para alcanzar fácilmente el dedo del pie, al igual que tener uñas gruesas, pueden hacer más probable el arreglo inapropiado de las uñas. Hurgar o desgarrar en las esquinas de las uñas también puede causar una uña del pie encarnada.

Crecimiento anormal de los dedos de los pies. Algunas personas nacen con uñas encorvadas y tienden a crecer hacia abajo. Otras tienen uñas del pie que son demasiado grandes para sus dedos. El aplastamiento del dedo del pie u otras lesiones también pueden llevar a que la uña se encarne.

Traumas repetidos en los dedos del pie debido a actividades deportivas. Las uñas del pie encarnadas pueden ocurrir cuando se ejerce presión adicional sobre el dedo del pie. Con mucha frecuencia, esta presión es causada por zapatos demasiado apretados o demasiado anchos. Si usted camina con frecuencia o participa en carreras atléticas, un zapato que incluso esté un poco apretado puede causarle este problema. Algunas deformidades del pie o de los dedos del pie también pueden ejercer presión adicional en dichos dedos.

La mala higiene del pie permite que se acumulen bacterias en los bordes de las uñas, infectando la zona. Usar zapatos apretados o de tacón muy elevado aumenta la presión de los dedos sobre las uñas y favorece la encarnación.

Un examen del pie mostrará lo siguiente: la piel a lo largo del borde de la uña parecerá estar creciendo por encima de la uña o la uña puede parecer que está creciendo por debajo de la piel; la piel puede estar hinchada, firme, roja o sensible al tacto. A veces, puede haber una pequeña cantidad de pus presente. Por lo regular no se necesitan exámenes ni radiografías para diagnosticar la uña encarnada.

Para tratar una uña encarnada en casa:

Empape el pie en agua caliente de 3 a 4 veces por día de ser posible. El resto del tiempo, mantenga el dedo del pie seco.

Masajee suavemente sobre la piel inflamada. Coloque un pedazo pequeño de algodón o seda dental bajo la uña. Moje el algodón con agua o antiséptico. Usted puede recortar la uña del pie una vez, de ser necesario. Al hacerlo empape brevemente el pie en agua caliente para ablandar la uña. Use un cortauñas limpio, afilado y desinfectado. Recorte las uñas del pie de manera recta a lo largo de la punta. No desbaste ni redondee las esquinas ni las recorte demasiado. No trate de recortar la parte enterrada de la uña usted mismo, ya que esto sólo empeorará el problema.

Existen remedios caseros que alivian al paciente. Por ejemplo, poner un diente de ajo sobre la uña encarnada. Vendarlo y dejarlo actuar toda la noche. Mojar las uñas encarnadas en jugo de cebolla y dejar secar. Meter el pie en agua caliente con sal durante 15 minutos. Posteriormente vendar el dedo y dejarlo así durante toda la noche. También se puede  introducir el dedo con la uña encarnada en medio limón. Dejar actuar durante 20 minutos y empujar con cuidado la piel que cubre la uña con una pinza.

 

Considere la posibilidad de usar sandalias hasta que el problema haya desaparecido. Los medicamentos de venta libre que se colocan sobre la uña encarnada del pie pueden ayudar en algo con el dolor pero no tratan el problema.

Si esto no funciona y la uña encarnada se pone peor, acuda al médico de cabecera, un especialista en pies (podiatra) o un especialista en piel (dermatólogo).

Si la uña encarnada no sana o sigue reapareciendo, el médico puede extirpar parte de ésta. Primero se inyecta anestésico en el dedo del pie. Usando tijeras, el médico luego corta a lo largo del borde de la uña donde la piel está creciendo. Luego se retira esta porción de la uña. Esto se denomina avulsión ungueal parcial. Pasarán de 2 a 4 meses para que la uña vuelva a crecer.

Algunas veces, el médico empleará un químico, corriente eléctrica u otra incisión quirúrgica pequeña para destruir o extirpar el área desde la cual puede crecer una nueva uña. Si el dedo del pie se infecta, el médico puede prescribir antibióticos.

El tratamiento generalmente controla la infección y alivia el dolor; sin embargo, la afección tiende a reaparecer si no se toman medidas preventivas, para lo cual es importante el buen cuidado de los pies.

Esta afección puede llegar a ser seria en pacientes con diabetes, mala circulación y problemas neurológicos (neuropatías periféricas). Si usted tiene diabetes, daño en nervios en la pierna o el pie, mala circulación al pie o una infección alrededor de la uña, vaya en seguida al médico. No intente tratar este problema en casa.

La infección se puede extender hacia el dedo del pie y el hueso en los casos severos. Llame al médico si usted no puede recortar una uña encarnada, tiene un dolor de pie muy fuerte, enrojecimiento, inflamación o fiebre. Si usted tiene diabetes, daño a nervios en la pierna o el pie, mala circulación al pie o una infección alrededor de la uña, el riesgo de complicaciones es más alto; por lo tanto, debe acudir al médico.

Para prevenir esta molestia y evitar complicaciones, use zapatos que ajusten apropiadamente. Los zapatos que usted usa a diario deben tener buen espacio alrededor de los dedos. Los zapatos que use para caminar vigorosamente o para correr deben tener también mucho espacio, pero no deben ser demasiado amplios.

Las uñas encarnadas pueden ser muy dolorosas y, si no se curan a tiempo, provocar mayores daños en los dedos. Existen diversos remedios caseros para curar una uña encarnada basados en el ajo, el limón, la cebolla o el agua con sal. Ante todo prevenir es curar, por eso es importante cortarse bien las uñas y elegir tallas de zapatos adecuados, con suficiente holgura para que quepan nuestros pies sin aprisionar las uñas. No menospreciemos a nuestros pies.

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve
El Hogar Virtual de la Familia de Barinas.

Referencias

http://es.wikihow.com/quitar-las-uñas-encarnadas

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001237.htm

http://www.remediospopulares.com/unas_enterradas.html

http://vidayestilo.excite.es/remedios-caseros-una-encarnada.html

Imagen

http://www.todouñas.com/unas-encarnadas-causas-y-sintomas.html

http://www.saludyenfermedad.com.mx/las-unas-encarnadas-y-sus-causas/

Video

http://www.youtube.com/watch?v=VxMNJC6zpfA

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.