Pasar al contenido principal

La incapacidad de reconocer caras: Prosopagnosis.

Estimada familia de barinas, la Prosopagnosia es una forma específica de agnosia visual, caracterizada por una incapacidad de reconocer los rostros. El término fue acuñado en 1947 por el médico Joachim Bodamer, quien la definió en los siguientes términos: “Es la interrupción selectiva de la percepción de rostros, tanto del propio como del de los demás, los que pueden ser vistos pero no reconocidos como los que son propios de determinada persona”. Quien padece de este trastorno puede recordar, de la misma manera que cualquier otra persona, quiénes son sus amigos, familiares y personas con las que se relaciona, incluso recuerdan el cabello y los tonos de la piel, los aromas, la voz y todo lo que en general se denomina “contexto” de la persona; sin embargo, no pueden ver o comprender el rostro de las personas: no reconocen gestos. A pesar de que los sujetos que lo padecen pueden identificar los órganos que se encuentran en la cara, son incapaces de recordar la exacta ubicación de éstos, en la cabeza.

No obstante que la incapacidad de ver rostros es la característica de este trastorno, en algunos casos se pueden percibir los rostros de familiares o amigos cercanos, siempre y cuando tengan algo que les caracterice extremadamente. Por ejemplo, en “El hombre que confundió a su mujer con un sombrero” de Oliver Sacks, se habla de un hombre con prosopagnosia, que únicamente reconocía a tres personas de su trabajo: una de ellas por un llamativo lunar que tenía en la mejilla, otra por ser extremadamente alto y delgado, y la otra porque tenía un tic en un ojo que hacía que lo cerrara constantemente. Por ello, su mujer siempre iba con un gran sombrero llamativo, con el fin de que su marido la reconociera.

Las personas que tienen prosopagnosia desarrollan estrategias auditivas para poder distinguir las voces y así identificar a la gente. Además, si la persona que están mirando tiene una característica notoria como un gran bigote, un lunar grande o una cicatriz en el rostro, también pueden llegar a reconocer con quien hablan.

Respecto a las áreas cerebrales implicadas en su aparición, inicialmente se aceptaba que una lesión del hemisferio derecho era suficiente para producir prosopagnosia (Hecaen y Angelergues, 1962). Según esta hipótesis, la prosopagnosia se debe a una lesión unilateral derecha que podría estar ubicada principalmente en el lóbulo occipital, pero también podría ubicarse en el parietal, en el temporal, o en diferentes combinaciones: témporo-occipital o parieto-occipital (Cole y Pérez, 1964). Sin embargo, más recientemente Damasio y col (1982) plantean la necesidad de una lesión bilateral y simétrica de ambos hemisferios cerebrales.

La principal causa son las lesiones cerebrales bilaterales provocadas por un accidente cerebrovascular, por un tumor cerebral y, en menor medida, por traumatismos craneoencefálicos o por infecciones que afectan al Sistema Nervioso Central. No obstante se han descrito casos de prosopagnosia de origen congénito. En los casos de prosopagnosia adquirida muy rara vez aparece como una afectación aislada, sino que suele acompañarse de otros déficit en el reconocimiento de estímulos visuales (identificar y distinguir colores, reconocer objetos lejanos o que están en lugares inusuales, dificultad para reconocer objetos reales o imágenes, etc.).

Ante estas dificultades se puede ayudar a la persona afectada a que desarrolle distintas estrategias con las que compensar su déficit. Para tratar de mejorar el reconocimiento de los rostros familiares resulta especialmente útil hacer uso de claves contextuales de la persona como son:

Pelo: forma, color, etc.

La voz o forma de hablar.

Particularidades propias de la cara: cicatrices, lunares, color de ojos, la forma de la nariz, etc.

Uso de determinados complementos de uso cotidiano como son los lentes.

Forma de caminar o de moverse.

Modo de  vestir.

Se puede trabajar el reconocimiento de caras mediante fotografías siempre de familiares y amigos más cercanos.

Emparejamiento de fotografías idénticas.

Emparejamiento de fotografías bajo diferentes ángulos visuales

Pedir entre varias fotografías que seleccione los rostros que le resulten familiares.

Asociar cara-nombre.

Identificar expresiones faciales.

Se recomienda que las personas de su entorno más cercano le digan el nombre para que siempre sepa con quién está y no le cause mayor frustración la situación de duda. Evitar aglomeraciones de público, las reuniones sociales y películas donde aparecen muchos personajes.

«Mucha gente me odia porque cree que le falto al respeto, que soy un engreído. Hace un año decidí que era mejor preguntar: ¿Dónde nos conocimos exactamente?. Pero fue aún peor. Se ofendían más». Brad Pitt explicaba así su problema para reconocer los rostros de la gente que ya ha conocido antes. En junio confesó que padecía prosopagnosia, un desorden de la percepción poco conocido y aún menos diagnosticado. Lo mismo le pasa a John Garman, profesor de Ingeniería en la Universidad de California-Irvine. Con cada nuevo curso empieza su calvario al tener que enfrentarse a un aula llena de alumnos nuevos. A cualquiera le costaría recordar sus nombres o quedarse con todas las caras el primer día de clase, pero para él no es un simple problema de memoria. Dentro de unos meses, el día del examen final, tampoco será capaz de reconocer a sus estudiantes.

 

Se estima que el 2% de la población sufre del primer tipo de prosopagnosia. Este trastorno es extremadamente raro, pues el tipo de daño que debe ocurrir en el cerebro es muy específico. Según quienes la sufren, lo peor de la prosopagnosia es la vergüenza social.  "Estuvimos de vacaciones en Cuba. Un día me puse a hablar con un hombre de Dinamarca cuando una mujer se nos acercó y dijo 'buenos días', a lo que yo respondí: 'hola, encantado de conocerte', pensando que era la esposa del danés, cuando en realidad era la mía", cuenta un paciente a su doctor. Los especialistas recomiendan a quienes sufren de esta enfermedad que explique a las personas con que está en contacto diariamente su condición para evitar malos entendidos y solicitar su comprensión. Imaginate si eres vendedor y no reconoces a nadie, o si eres profesor o diplomático. Realmente es una molestia muy grande pero el individuo está perfectamente capacitado para realizar cualquier labor. Su problema es muy concreto, no reconoce las caras, pero podría reconocer las voces o ciertas señales distintivas como lunares, defectos etc.

Hipotéticamente, si alguien tiene prosopagnosia de desarrollo pero no lo sabe, y su trabajo requiere reconocer a las personas (como sería el caso de un guardia de seguridad), entonces podrían equivocarse mucho. Pero existen dudas de que este tipo de escenarios ocurra, pues si alguien que tiene este trastorno, incluso sin saberlo, probablemente le dirá a los demás que 'no es muy bueno' reconociendo caras y se adaptará a realizar otro trabajo donde el reconocimiento facial no es indispensable.

Este trastorno no tiene cura. En el caso de la adquirida, una vez que se daña una parte del cerebro, no va a regenerarse.  No se sabe qué origina el trastorno desde el nacimiento, pero hipotéticamente, en el futuro, si descubren que la causa es genética, podría ser corregido, ¡aunque hay mucho camino por recorrer!". Así a que quienes padecen de prosopagnosia sólo les queda una cosa por hacer: perfeccionar sus estrategias para reconocer a las personas.

Por ejemplo, "Si sale de compras con su pareja, recuerda la chaqueta que lleva o sus zapatos. La atención en estudiar el rostro de la persona con la que habla debe ser agotador y no conduce a buenos resultados. La persona que esta siendo observada, generalmente interpreta que lo miran con ganas de hacerle daño, lo cual no es cierto. Simplemente ellos intentan reconocer algo, ya sea el cabello o una cicatriz.

En el mundo, una de cada 50 personas tiene algun grado de prosopagnosis y viven con eso sin darse cuenta. ¿Es usted una de ellas?

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas

Referencias

http://www.neurologia.com/pdf/web/3807/q070682.pdf

http://neurorhb.com/blog-dano-cerebral/prosopagnosia-quien-es-quien/

http://es.wikipedia.org/wiki/Prosopagnosia

http://www.finanzas.com/xl-semanal/conocer/20130901/prosopagnosia-siento-cara-suena-6109.html

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/09/130920_salud_protagonistas_prosopagnosia_gtg.shtml

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/09/130920_salud_protagonistas_prosopagnosia_gtg.shtml

Imagen

http://www.ojocientifico.com/4477/prosopagnosia-la-incapacidad-para-reconocer-rostros

http://itsmenoir.tumblr.com/post/33361839883/hay-rostros-que-acabamos-por-olvidar-no-importa

http://www.pipl.cl/las-extranas-enfermedades-que-aquejan-a-brad-pitt-y-johnny-depp/

Video

http://www.youtube.com/watch?v=TlXATQhORYk

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.