Pasar al contenido principal

Alimentos para la buena salud del cabello

Estimada familia de Barinas, el cabello está químicamente compuesto por agua (70%), lípidos (2%) y proteínas (28%). Estas determinan la dureza y fortaleza del cabello. La más abundante es la queratina. Los lípidos (ácidos grasos, ceramidas, sulfato de colesterol…) nutren y dan brillo al cabello. En cuanto al agua, aporta sales minerales y diversos elementos químicos (calcio, potasio, cobre, azufre…).

De muy jóvenes tenemos, generalmente, una cabellera sana y abundante; sin embargo, puede presentarse una caída significante del numero de cabellos. La caída del cabello es un hecho que preocupa y que estigmatiza tanto a hombres como a mujeres. Cuando el pelo clarea y la almohada se llena de pelos corremos al médico o al herbolario para que nos receten pastillas que remedien el problema.

Cuando la caída del cabello es mayor de lo normal, conviene hacer un diagnóstico en una clínica dermatológica y actuar cuanto antes. Esta es la clave para poder solucionar el problema. Los motivos de la caída del cabello en los humanos son variados, pero entre los más habituales destacan los trastornos del propio cabello, alteraciones psicológicas como el estrés, los fármacos y la utilización abundante de agentes químicos o factores genéticos. En las mujeres, existen además otras causas adicionales, como el uso de anticonceptivos, el embarazo y ciertas carencias alimenticias. El estrés y la situación inestable que vivimos eleva los niveles de insulina a causa de la generación de cortisoles, que es la hormona anti-estrés. De aquí se deriva una mayor atracción hacia alimentos ricos en azúcar, como los carbohidratos dulces o salados, con un alto índice glicémico (carbohidratos malos). La crisis nos hace comer mal y nos lleva a ingerir este tipo de alimentos porque cuestan menos que la carne, la verdura o la fruta.

No se puede generalizar porque cada organismo es un mundo en sí. Una parte estructural del pelo está compuesta por proteínas, que son un elemento fundamental. A menudo una de las causas de la debilidad y caída del pelo es un incorrecto aporte nutricional. Tanto una dieta vegetariana como un ayuno y una dieta hipercalórica, si no son controladas por un experto, pueden causar la pérdida del cabello. Digamos que se adelgaza si se sigue una alimentación óptima basada en la ingesta de frutas y verduras, además de una cantidad adecuada de proteínas magras y de aceite de oliva. El consumo de carbohidratos, en estos casos, debería ser limitado y en algunos casos eliminado por su alto índice glicémico. Los carbohidratos de alto índice glicémico crea una inflamación celular, dañina para el organismo. No obstante, no hay alimentos malos sino dietas restrictivas que inducen a una malnutrición. En el caso de la leche y el queso, existen en el organismo más o menos enzimas para digerirlos. Algunas personas las pierden y, por tanto, estos alimentos no les sientan bien.

Las frutas y las verduras, en general, son buenísimas por sus vitaminas y sales minerales, sobre todo las verduras de hoja verde, con un alto contenido de vitamina A, el brócoli, el tomate, los champiñones y las judías verdes, con mucha vitamina B.

El hierro de la carne roja, las espinacas y la verdura son fundamentales para la oxigenación del cuero cabelludo y la pigmentación del cabello. El cobre es básico y lo encontramos en los mariscos , las espinacas y las nueces. Se trata de un componente importante para la síntesis de la melanina del pelo.

El zinc, que se encuentra en carnes y pescados, es imprescindible para el crecimiento del pelo y el azufre, en carnes blancas y en carnes como el hígado, es fundamental para fortalecer el pelo débil y quebradizo.

El aceite de oliva, el chocolate, la salvia y la albahaca desempeñan una función antioxidante gracias a la presencia de polifenoles y, por otro lado, el magnesio en las almendras activa las reacciones enzimáticas importantes para la salud del cabello.

El pescado contiene muchas proteínas y algunas especies son ricas en selenio, el cual es excelente para combatir los radicales libres. Los piñones, por su parte, mantienen el pelo joven porque contienen resveratrol, proteínas con la función de “apagar” los genes que conllevan un envejecimiento precoz del cabello.

Lo más adecuado es combinar todos estos alimentos en una cantidad adecuada (no en exceso) cada vez que comemos. Sobre todo pocas proteínas, muchas verduras y, al menos, una fruta al día. No debemos olvidar el aceite de oliva, que es un potente antioxidante.

En términos generales, estos son los oligoelementos que favorecen el cabello sano y abundante y los alimentos que los contiene:

AZUFRE – Verduras (brócoli, repollo, puerro, espárragos…), frutas (piña, coco…) y quesos. Favorece la depuración de toxinas y ayuda a tener buenas digestiones. Mejora la calidad del cabello, favoreciendo la síntesis entre queratina y colágeno.

HIERRO – Vegetales de hoja verde (como las espinacas, las acelgas...), la soja, las lentejas y la carne de pavo o de pollo. Indispensable para transportar oxígeno y proteínas y ayuda a metabolizar las vitaminas del tipo B. Su carencia produce anemia ferropénica o carencial, y ello comporta falta de energía o astenia, incremento de la fatigabilidad, dificultades de concentración y, en cuanto al cabello, lo vuelve más quebradizo y frágil.

ÁCIDOS GRASOS OMEGA 3 – Nueces o pescados azules, como el atún, el mero o la merluza. Reduce los niveles de colesterol “malo” y mejora los del “bueno”, disminuye la concentración de triglicéridos y ayuda a quemar grasa. Su déficit provoca sequedad en el cabello, volviéndolo más opaco y sin docilidad.

POTASIO – Verduras (como el calabacín, el champiñón o la calabaza), frutas (como el melón o los kiwis), yogures y pescados (como el salmón o el emperador). Ayuda en la síntesis de proteínas y en el metabolismo de los carbohidratos. Un déficit en los niveles de potasio trae como consecuencia una piel poco tonificada, unas uñas débiles y un aumento de la caída del cabello.

ÁCIDO FÓLICO – Legumbres, como los garbanzos o las judías; o cereales como el arroz o el pan integral; frutas como las naranjas u otros cítricos. Su carencia puede producir anemia, como en el caso del hierro, pero en este caso de tipo macrocítico. Interviene en el proceso de formación de la metionina, un aminoácido azufrado, necesario para el folículo piloso.

A cuidarse el cabello y la salud general con una buena alimentación.

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas

Referencias

http://www.abc.es/sociedad/20140320/abci-alimentos-salud-cabello-201403171237.html

http://www.abc.es/20120419/estilo-belleza/sevi-claves-para-detener-caida-201204191420.html

http://www.abc.es/sociedad/20130111/abci-alimentos-pelo-sano-fuerte-201301101803.html

Imagen

http://www.primicias24.com/salud/conoce-los-alimentos-que-te-ayudaran-a-definir-tu-cuerpo-de-manera-facil-y-segura/

http://www.centromedicopasoreal.com.ve/salud-al-dia/colageno-para-el-cabello/

Video

http://www.youtube.com/watch?v=EK143eRdJ5I

1 Comentarios

quiero que mi cabello no este maltratado
:wink:

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.