Pasar al contenido principal

¿Quieres enseñar a leer a tu hijo?

¿Quieres enseñar a leer a tu hijo?

Los libros son la puerta de entrada a todo un mundo de conocimiento y fantasía. Por eso cuanto antes podamos penetrar en ese universo mucho mejor. Enseñar a leer a nuestro hijo antes de que aprenda en la escuela no es ni descabellado ni temerario: él puede aprender a leer si nosotros le ayudamos y nos lo pasamos bien haciéndolo. Además, vivir el descubrimiento de la lectura con nuestro hijo es una experiencia muy satisfactoria que estrechará los lazos afectivos de todos.

Aunque el aprendizaje de la lengua escrita suele darse en las escuelas a partir de los cuatro o cinco años en los mejores casos, concretándose las habilidades lectoras entre los seis y los siete años. ¿Y por qué no antes…?

Los bebés aprenden a hablar, a andar, a correr, a relacionarse con el mundo a lo largo de los tres o cuatro primeros años de vida. Sus capacidades psicofísicas se lo permiten. De la misma manera pueden aprender a leer. Lo único que tenemos que comprobar es que nuestro hijo tenga la madurez evolutiva necesaria para poder incorporar este aprendizaje, en principio complejo.

En el aprendizaje de la lectura intervienen diferentes áreas situadas en los dos hemisferios cerebrales: la que ve los símbolos, la que los reconoce, la que les otorga significado, la que oye las palabras y la que las reconoce. Para que el niño pueda aprender a leer, todas estas áreas deben poder establecer conexiones entre sí mediante las ramificaciones nerviosas de las células cerebrales que las integran. Para que estas conexiones se realicen adecuadamente, estas células (neuronas) deben estar revestidas de una vaina de mielina que las aísle eléctricamente.

El proceso de mielinización de las neuronas se da durante toda la infancia, pero alrededor de los dos años de edad las conexiones básicas ya están establecidas y las áreas anteriores interconectadas. Podemos entonces afirmar que a partir de esta edad, el desarrollo cerebral del niño le permite incorporar la información lectora recibida y otorgarle significado.

De hecho, si un niño de tan sólo 18 o 20 meses le señalamos una etiqueta de "Coca Cola" o una tapa de su yogur habitual nos dirá 'lo que pone' casi de inmediato: está reconociendo unos símbolos escritos en un contexto concreto. Ese es el primer paso para la lectura. Y los dos años son un buen momento para empezar.

Lo que el niño de esta edad necesita para poder asomarse al mundo de la lectura es disponer de las imágenes adecuadas, suficientemente grandes y atractivas (la letra de los cuentos y de los libros es demasiado pequeña) como para captar toda su atención. Las letras grandes, el color rojo para empezar y el entusiasmo comunicado por el padre o la madre, son ingredientes suficientes para motivar al niño en la adquisición de la lectura.

Los padres podemos reinterpretar y ofrecer el lenguaje escrito a nuestro hijo de manera que adaptemos la información necesaria. Para que aprenda a leer debemos tener siempre en cuenta:

1. Los intereses del niño: temas que le motiven.

2. Sus necesidades y capacidades madurativas: la información debe seguir unos criterios de tamaño y letra adecuados.

3. Sus características específicas para el aprendizaje: la repetición diaria de los grupos de palabras en sesiones cortas pero frecuentes.

4. Una actitud de entusiasmo, buen humor y confianza en las capacidades del niño por parte de quien lleve adelante el programa de lectura.

El niño aprende a hablar aparentemente sin esfuerzo. Por el mero hecho de estar inmerso en un ambiente lingüístico concreto, logra interiorizar y utilizar correctamente no sólo las palabras sino también las estructuras lingüísticas.

¿Cómo logra un niño acceder a un aprendizaje tan complejo como el lenguaje de forma tan sencilla?

Básicamente por cuatro motivos:

1. Porque se encuentra en una etapa especialmente sensible para la adquisición del habla.

2. Porque la repetición constante de palabras que nuestro hijo oye a su alrededor, le permite pasar de los primeros sonidos (balbuceos) a las primeras palabras 'papá', 'nene', luego a las palabras con valor de frase 'pan' (quiero pan), pasando por los pares de palabras 'mama ven' (mama ven conmigo a jugar) hasta llegar a las frases simples, a las más complejas y al dominio más o menos competente de una o más lenguas habladas.

3. Porque las respuestas de entusiasmo que recibe de las personas que le rodean cuando logra articular una palabra, le animan a construir sus primeros intentos de frases. Ejercen de estímulo positivo para continuar aprendiendo.

4. Porque el uso del lenguaje se convierte pronto en una necesidad para comunicarse con las personas y consigo mismo.

El mismo método de aprendizaje de la lengua materna es el ideal para enseñar a leer a nuestros pequeñines luego de los 2 o 3 años. Está basado en la repetición de las palabras que forman el vocabulario básico y habitual de nuestro hijo, transmitiendo entusiasmo por el uso de la lengua escrita para aprender y descubrir diferentes cosas.

Son muchos los métodos propuestos por los investigadores, pero uno de los más conocidos el es propuesto por  el Dr. Glenn Doman, médico estadounidense, quien inicialmente se dedicó al tratamiento de niños con lesiones cerebrales y luego de observar los progresos que se conseguían en estos niños, decidió trasladar sus conocimientos al resto de los niños, de manera que se potenciara su capacidad de aprendizaje, elaborando una teoría acerca del desarrollo cerebral y un perfil del desarrollo neurológico, mediante la sistematización de la labor educativa, empleando programas secuenciados con métodos precisos.

El método consiste en construir en cartulinas lo que el autor llamó “Bits de lectura” o “Unidades de información”, lo que corresponde a la palabra que se le desea enseñar al niño, de manera que pueda memorizar, reconocer y reutilizar en diferentes contextos a medida que avanza el programa.

Las ventajas de la lectura en edades tempranas son considerables: 

1. Por un lado, la lectura es la puerta de entrada al mundo del conocimiento y de la imaginación.
2. En ningún caso estos niños son problemáticos sino todo lo contrario. El problema no es empezar a leer pronto sino tarde.
3. El niño con una gran competencia lectora se siente más seguro de sí mismo, más motivado para el aprendizaje y, por supuesto, más capaz para enfrentar el aprendizaje de la lengua escrita.
4. Tal vez la mayor ventaja de enseñar a leer a un hijo pequeño sea la intensa relación que se establece entre el padre o la madre y el niño al compartir una situación de aprendizaje que ampliará las posibilidades creativas e imaginativas del niño, así como mejorará en gran medida su autonomía personal (podrá adentrarse en el mundo de la fantasía escrita cada vez que lo desee).

Para mayor información sobre el método puedes consultar el sitio Web:

http://www.slideshare.net/logiva/como-ensear-a-leer-a-los-tres-aos-presentation 

Adicionalmente, te recomendamos leer el libro: “Como enseñar a leer a su bebe” por Glenn Doman que pue des leerlo en línea en:

 http://www.scribd.com/doc/5871662/Doman-Glenn-J-Como-Ensenar-a-Leer-a-Su-Bebe



Artículo escrito por:
Carmen Herrera García
Profesora de Educación Infantil y Primaria
http://www.solohijos.com/html/articulo.php?idart=83

Modificado por Zaba
www.barinas.net.ve

2 Comentarios

NECESITO SABER DONDE COMPRAR LOS LIBROS DE GLEN DOMAN, GRACIAS

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.