Pasar al contenido principal

La quelación ¿Una polémica solución a los problemas cardíacos?

Un quelante, es una sustancia que forma complejos, especies químicas de características muy especiales, con iones de metales pesados. A estos complejos se los conoce como quelatos, palabra que proviene de la palabra griega chele que significa "garra o anillo”. Los metales pesados son los metales que se encuentran en el medio de la tabla periódica, también llamados metales de transición. Los quelatos siempre son especies químicas con una estructura de anillo. Los quelantes tienen una disposición natural a reaccionar con los metales pesados para formar los quelatos.

Uno de los grandes problemas de nuestra sociedad industrializada, es la contaminación de alimentos y por ende, de personas, con metales pesados. Estos metales entran al organismo por diferentes vías y no pueden ser metabolizados,  acumulándose en las diferentes células del cuerpo donde ejercen sus efectos tóxicos cuando se combinan con uno o más grupos reactivos (ligandos) esenciales para las funciones fisiológicas normales. Los resultados pueden ser la aparición de síndromes, como el saturnismo (contaminación con plomo), cáncer y otras manifestaciones clínicas muy peligrosas.

La terapia de quelación consiste en administrar al paciente un medicamente que contenga una especie quelante inocua, que reaccione con el contaminante en forma selectiva, es decir, únicamente con el contaminante, formando un complejo. Este complejo debe ser excretado por las vías naturales sin dañar ningún tejido. Los quelantes se diseñan para competir con los metales por los grupos reactivos fisiológicos, evitando o revertiendo así sus efectos tóxicos e incrementando su excreción.

El interés biológico de los quelantes se originó a partir de los esfuerzos para controlar los restos de metales que contribuyen al deterioro de los alimentos. La terapia de quelación fue descubierta en el año 1930 por el médico Suizo Werner. Se aplicó por primera vez en Estados Unidos para tratar las intoxicaciones con plomo. Se observó que pacientes que además tenían arteriosclerosis, experimentaban una mejoría generalizada de su salud, disminuía la angina, mejoraba la memoria, la vista, el oído, y el olfato. En Estados Unidos, el médico Elmer Cranton y otros especialistas comenzaron a tratar pacientes vasculares con este método, reportando mejorías consistentes. En el Siglo XX, con la industrialización, se ha producido un exceso de toxinas que contaminan el ambiente. Nuestro organismo posee ciertos mecanismos de defensa que nos protegen de la entrada de dichas toxinas, pero en la actualidad este sistema de defensa no tiene capacidad para lidiar con el exceso de metales tóxicos a los que estamos sometidos desde hace aproximadamente 100 años.

El mecanismo de quelación ha sido utilizado por los farmacólogos en el desarrollo de nuevos agentes terapéuticos para pruebas clínicas en una amplia gama de alteraciones patológicas en las que se requiere eliminar iones metálicos de los tejidos, o bien introducirlos en el organismo con propósitos metabólicos.

Se han utilizado quelatos de hierro en la terapia de anemias ferropénicas, quelatos de magnesio para el tratamiento de crisis hipertensivas y algunos complejos orgánicos de oro, como el tiomalato de oro y sodio en la terapia con oro para combatir la artritis reumatoide.

La estabilidad de los quelatos varía con el metal y con los átomos ligantes. Por ejemplo, el mercurio y el plomo tienen mayor afinidad por el azufre y el nitrógeno que por el oxígeno. Estas diferencias sirven como base de la acción de los quelantes en el cuerpo humano.

Los quelatos resultantes que se forman en el cuerpo son solubles en agua y se excretan intactos en gran parte por la orina, a una velocidad más rápida que la esperada para el metal en sí.

Hasta aquí todo es muy prometedor, sin embargo, no es fácil conseguir un ligando inocuo, que sea selectivo  y que se elimine fácilmente por la orina. En otras palabras, si le inyecto a un enfermo por plomo un ligando inocuo, no le hará daño, pero si además de arrastrar hacia la orina el plomo, éste arrastra el hierro, las consecuencias en la sangre podrían ser fatales. Por otro lado, si el ligando que se inyecta es inocuo y reacciona únicamente con el plomo, pero el complejo que forma el ligando con el plomo es toxico, estaremos envenenando al paciente.

La distribución del quelante en el organismo también es un factor que se debe tomar en cuenta. Si la contaminación se focaliza en el hígado, por ejemplo, el ligando debe llegar alla para realizar su labor de limpieza.

Ya se han establecido diferentes tratamientos quelantes para contaminaciones muy especificas, por ejemplo: En el envenenamiento por plomo se utiliza el edetato de calcio disódico (CaNa2EDTA) o la D-penicilamina. En tratamiento de la sobreexposición ocupacional a sustancias radioactivas como plutonio, torio, uranio y radioitrio se utiliza el ácido dietilentriaminopentaacético (DTPA).

Cuando el veneno es mercurio se emplea dimercaprol (BAL) en casos de exposición grave o en pacientes sintomáticos o D-penicilamina en casos de exposición leve o en pacientes que no presentan síntomas. Así mismo puede utilizarse un derivado de la penicilamina: la N-acetil-D-penicilamina (NAP) se ha usado con éxito en pacientes que requieren tratamiento contra la intoxicación por mercurio. Con arsénico es de utilidad el dimercaprol y la continuación de la terapia se sigue con penicilamina. Así mismo, en caso de síntomatología recurrente puede emplearse un derivado del dimercaprol, el succímero del ácido 2,3 dimercaptosuccínico.

Un tratamiento quelante relativamente nuevo parece ser muy efectivo para prevenir enfermedades del corazón. La quelación eliminaría el calcio y la grasa adheridos a las arterias y restituiría la permeabilidad y elasticidad de los vasos. Es administrado por vía intravenosa y actúa a nivel sistémico. Pero el informe es tan polémico que incluso su autor principal cuestiona los resultados.

Los pacientes del estudio habían sufrido ataques al corazón y fueron asignados para recibir placebos o una serie de infusiones intravenosas de medicinas llamada terapia de quelación, un tratamiento que ha sido evitado por los cardiólogos.

En el informe, el primer gran ensayo de largo plazo de la quelación para los pacientes con enfermedades del corazón, la terapia reduce en 18% el riesgo de ataques al corazón, muertes y otros problemas cardiovasculares.

Si esto fuera cierto, sería significativo. Pondría esta terapia en el mismo nivel que a los medicamentos para la presión arterial o medicinas utilizadas para disminuir el colesterol.

 Sin embargo, "este estudio genera más preguntas que deben ser respondidas antes de que estemos listos para actuar sobre las observaciones reportadas hoy”, dijo el médico Elliott Antman, profesor de medicina en la Escuela de Medicina de Harvard. Incluso el autor principal del estudio moderó su entusiasmo por los resultados, advirtiendo que podrían ser no validos.

Muchos médicos que practican la quelación dieron la bienvenida a los resultados del nuevo estudio, que fueron anunciados en la reunión de la Asociación Americana del Corazón en Los Ángeles. Ellos creen que la quelación puede ayudar a remover metales pesados del cuerpo. La quelación es aprobada por la Administración de Comida y Drogas de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para el tratamiento de la intoxicación por metales.

“Voy a estar apoyando estos datos y voy a llegar a los cardiólogos locales, porque la quelación debe ser parte del régimen regular para los enfermos del corazón, como tomar una aspirina”, dijo el médico Kirti Kalidas. Este entusiasmo es lo que asusta a muchos otros médicos. La quelación ya es popular –más de 100.000 personas dijeron haberla usado en los últimos 12 meses, de acuerdo con un informe de 2007 de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades- y temen que los estudios alienten a más personas a usarlo.

En 2006 se reportó que dos niños y un adulto murieron después de recibir quelación. Todos ellos desarrollaron niveles peligrosamente bajos de calcio, lo que puede hacer que el corazón se pare. En otro estudio, un paciente que recibió la terapia murió y otro tuvo un efecto adverso grave. Ambos eventos están probablemente o definitivamente relacionados con el estudio de la terapia.  Pero también, un paciente que recibió una solución de placebo murió y otro tuvo un evento adverso. No estaba claro en la presentación cómo fueron dañados los pacientes y Lamas autor principal del estudio, se negó a responder preguntas hasta que la investigación se publique en una revista médica.

El problema es que los pacientes pueden sucumbir a la seducción de esta terapia ya que resulta ser más atractiva que los procedimientos invasivos como la cirugía de baipás. El médico Kimball Atwood está de acuerdo. En un artículo sobre la quelación, Atwood y sus colegas calificaron el estudio, cuyo costo de 30 millones de dólares fue financiado por las instituciones federales de salud como “inmoral, peligroso, inútil y un desperdicio” pidiendo que fuera abandonado.

De acuerdo con la Clínica Mayo algunos médicos creen que la quelación ayuda a los pacientes cardiacos porque la medicación que se le suministra se une al calcio en sus arterias obstruidas y lo barre. Pero el “barrido” de calcio es un arma de doble filo. Puede ayuda a destapar las arterias coronarias, pero también puede llevar a niveles de calcio en la sangre mortalmente bajos, como le ocurrió a las tres personas cuyas muertes fueron reportadas. Esa es una razón por la que los institutos nacionales de salud requieren que la quelación se haga a ritmo lento – en un periodo de tres horas o más- por lo que los problemas de bajos niveles de calcio pueden ser solucionados fácilmente.

En una serie de cartas a los autores del estudio, el Departamento de Salud y Servicios para la protección de la Investigación Humana citó varias preocupaciones sobre el estudio, entre ellas que los investigadores no habían seguido las reglas para hacer las infusiones a un ritmo lento.

En una carta los supervisores del gobierno expresaron su preocupación porque las infusiones se realizaron en un tiempo “más corto de lo recomendado” en 440 casos, que involucran a 251 sujetos.

Además de los posibles problemas de seguridad, existe la preocupación de que el estudio esté mal diseñado y no muestre cómo trabaja la quelación.

En el estudio los investigadores dividieron a los pacientes en dos grupos. Un grupo de 839 pacientes recibieron 40 inyecciones de una solución de una droga química llamada EDTA disódico (una sal del ácido etilendiaminotetraacético). Otro grupo de 869 pacientes recibieron infusiones de placebo con una solución de sal y agua con azúcar. Ni los pacientes ni los médicos sabían quién estaba recibiendo qué tratamiento. Entre los pacientes que recibieron la quelación, el 26% tuvo un evento cardiovascular como un ataque al corazón. Entre el grupo de placebo 30% tuvo un evento cardiovascular.

De acuerdo con el análisis de los autores, la diferencia estadística de cuatro puntos porcentuales fue apenas significativa, Lamas señala que la diferencia podría haber sido por casualidad, no porque la quelación funcione.

Además un número relativamente grande de pacientes, 17%, dejó el estudió.

Los expertos dicen que los pacientes suelen dejar los estudios cuando las cosas no van bien- cuando tienen efectos secundarios malos, por ejemplo, o cuando la terapia no está funcionando. Pero al abandonar, los resultados no pueden ser incluidos en el estudio.

Este proyecto fue tan mal hecho y los resultados estadísticos son tan marginales que esta terapia no puede ser recomendada, dijo Nissen, cardiólogo de la Clínica de Cleveland. “Tomar una decisión sobre el tratamiento de una enfermedad que amenaza la vida sobre la base de la mala calidad de los datos científicos pude ser peligroso”,  y añadió, “la historia nos ha enseñado que cuando esto pasa, un daño considerable puede llegar a los pacientes.”

En mi humilde opinión, los resultados deben ser estadísticamente evaluados, repetirse y reevaluarse antes de permitir que se acepte como tratamiento formal en la cura de enfermedades cardíacas. Si no lo hacen, las consecuencias a nivel mundial podrían ser fatales.

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve
El Hogar Virtual de la Familia de Barinas

Referencias

Texto

http://cnnespanol.cnn.com/2012/11/05/la-quelacion-una-polemica-solucion-a-los-problemas-cardiacos/

http://es.wikipedia.org/wiki/Agente_quelante

http://www.cdc.gov/ncbddd/spanish/dba/chelation.html

http://valencia.olx.com.ve/evite-un-infarto-con-terapias-de-quelacion-iid-350963804

Imagen

http://www.bellomagazine.com/seduccion/vida-sana-para-conquistar

http://trigliceridosygrasasenergeticas.blogspot.com