Pasar al contenido principal

La penicilina: El hallazgo que cambió la historia de la medicina moderna

Estimada familia de Barinas, recibe un cordial abrazo, en esta ocasión compartimos contigo una semblanza acerca de uno de los descubrimientos de la medicina más trascendentales de la historia de la ciencia, cuya aparición significó la salvación de millones de vidas alrededor del mundo, como lo es el descubrimiento de la penicilina.

Antes de la aparición de este revolucionario fármaco, millones de personas alrededor del mundo murieron por infecciones bacterianas, responsables de dolorosas y lamentables enfermedades que eran imposibles combatir ante la inexistencia de medicamentos capaces de contrarrestar los virus. En la segunda década del siglo XX se realizaron las primeras pruebas de un medicamento nuevo capaz de combatir las bacterias, este hallazgo fue realizado por el médico escocés Sir Alexander Fleming (1881-1955), Premio Nobel en Fisiología o Medicina (1945), en 1928, sin embargo, la llegada de la Segunda Guerra Mundial impidió el desarrollo de la investigación y el uso del producto, que a la postre cambió el mundo de la medicina moderna.

La penicilina, mejor aún, las penicilinas son antibióticos del grupo de los betalactámicos empleados profusamente en el tratamiento de infecciones provocadas por bacterias sensibles. La mayoría de las penicilinas son derivados del ácido 6-aminopenicilánico, difiriendo entre sí según la sustitución en la cadena lateral de su grupo amino. La penicilina ‘G’ o bencipenicilina fue el primer antibiótico empleado ampliamente en medicina; su descubrimiento se debe, como lo mencionamos antes, a Alexander Fleming, junto con los científicos Ernst Boris Chain y Howard Walter Florey, que crearon un método para producir en masa el fármaco.

No se conoce por completo el mecanismo de acción de las penicilinas, si bien su analogía a la D-alanil-D-alanina terminal, situada en la cadena lateral peptídica de la subunidad del peptidoglicano, sugiere que su carácter bactericida deriva de su intervención como inhibidor del proceso de transpeptidación durante la síntesis de aquél. De este modo, la penicilina actúa debilitando la pared bacteriana y favoreciendo la lisis osmótica de la bacteria durante el proceso de multiplicación.

 

Existe una gran diversidad de penicilinas. Algunas especies de hongos del género Penicillium sintetizan de forma natural penicilinas, como el primer tipo aislado, la penicilina ‘G’. No obstante, debido a la aparición de resistencias, se han desarrollado otras familias siguiendo básicamente dos estrategias: La adición de precursores para la cadena lateral en el medio de cultivo del hongo productor, lo que se traduce en la producción de penicilinas biosintéticas; y la modificación química de la penicilina obtenida por la fermentación biotecnológica, lo que da lugar a las penicilinas semisintéticas.

Importancia de la aparición de la penicilina

La penicilina ha sido crucial para el desarrollo de especialidades médicas como la hematología o la cirugía, así como para el impulso de las unidades de cuidados intensivos. Pasados los años, la sustancia sigue siendo útil actualmente, se sigue usando para el tratamiento de las faringoamigdalitis estreptocócicas, la sífilis y la profilaxis de la fiebre reumática, entre otras enfermedades. Este medicamento cada vez más avanzado, lucha contra las bacterias que producen las infecciones y los virus. Desde sus primeras aplicaciones masivas, después de finalizada la Segunda Guerra Mundial, puede decirse que la penicilina es el agente que más vidas ha salvado, se estima que por lo menos 100 millones de personas, que pudieron morir por infecciones de 1945 hasta la fecha, se han salvado gracias a esta sustancia. Desde luego, la penicilina es ineficaz con virus avanzados y bacterias resistentes, por ejemplo, el VIH -responsable del SIDA- es resistente a  todos los tipos de penicilina, por ello se destruye el sistema inmunológico; de igual modo, el ántrax y el ébola son altamente resistentes a la penicilina, sin embargo, ya se han desarrollado antibióticos dirigidos exclusivamente a combatir estos virus letales. No obstante, en el ámbito de la medicina, el descubrimiento de la penicilina es el más grande hallazgo que se haya logrado, su aparición cambió de forma radical la medicina moderna y es hoy en día el paladín en el que se soporta la ciencia para luchar contra los nuevos virus que amenazan la salud y la vida.

 

 

Clasificación de la penicilina

Las penicilinas se clasifican en dos grupos: Naturales y semisintéticas, y en cada uno de ellos hay compuestos relativamente resistentes al jugo gástrico y, por lo tanto, se pueden administrar por vía oral, por ejemplo, la penicilina ‘V’, la dicloxacilina y la amoxicilina.

1Penicilinas naturales y biosintéticas: Las penicilinas naturales son aquellas generadas sin intervención biotecnológica. Entre ellas destacan la bencilpenicilina, como producto final de interés terapéutico, y los intermediarios aislables como la isopenicilina ‘N’ o la penicilina ‘N’. Las biosintéticas, en cambio, se producen mediante adición de determinados compuestos en el medio de cultivo del biorreactor empleado durante su producción, es decir, sin que tenga lugar un aislamiento y una modificación química ex vivo. Entre las biosintéticas destacan la fenoximetilpenicilina, la alilmercaptometilpenicilina y, de nuevo, la bencilpenicilina.

2. Penicilinas semisintéticas: Las penicilinas semisintéticas son aquellas generadas mediante el aislamiento de un intermediario estable durante una producción microbiológica industrial (fermentación en biorreactores) continuada por la modificación química o enzimática del compuesto aislado. Se dividen según su acción antibacteriana en cinco grupos: Resistentes a β-lactamasas, aminopenicilinas, antipseudomonas, amidinopenicilinas y resistentes a β-lactamasas (Gram negativas).

 

Actualmente la penicilina se ha extendido al ámbito veterinario, es ampliamente utilizada en el mundo y es la base de nuevos antibióticos. Su uso es fundamental en el control de los virus y las infecciones bacterianas, que la gripe hoy en día sea inofensiva se debe a la aparición de la penicilina, los médicos creen que si en 1918, cuando se desató la peor epidemia de la Historia, la “Gripe española”, hubiera existido la penicilina, seguramente se habrían salvado muchas vidas. Pese a que la medicina moderna desarrolla cada día nuevos y sofisticados medicamentos, no hay duda que el hallazgo que hizo Alexander Fleming hace 85 años es, sin duda, el descubrimiento médico que cambió para siempre la medicina. ¡Saludos!

__________________________

Fuentes informativas

Sitios Web

http://es.wikipedia.org/wiki/Penicilina

http://es.wikipedia.org/wiki/Alexander_Fleming

http://www.areaciencias.com/DESCUBRIMIENTOS%20CIENTIFICOS/COMO%20SE%20DESCUBRIO%20LA%20PENICILINA.htm

http://catedraisdefe.etsit.upm.es/wiki/index.php/La_Penicilina_y_la_Segunda_Guerra_Mundial

Imágenes

http://www.docstoc.com/docs/107930431/Penicilinas

http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Penicillin-G.svg

http://circuitoaleph.net/2012/09/11/las-bacterias-tambien-son-criaturas-sociales-revela-estudio/

http://noticienciasmater.blogspot.com/p/de-cientificos-y-bacterias_26.html

http://www.codigovenezuela.com/2011/11/ciencia/humano/%E2%80%9Clagripeespanola-de-1918%E2%80%9D

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas

 

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.