Pasar al contenido principal

Los misterios de la mente: Las pesadillas

Apreciada familia de Barinas, recibe un cordial saludo, en esta ocasión compartimos contigo un artículo de nuestra serie “Los misterios de la mente”, dedicado al fenómeno de las pesadillas, ¿cuál es tu peor temor? Acompáñanos a explorar el lugar más oscuro de los sueños.

Las pesadillas no son un juego de niños, se estima que prácticamente la totalidad de los seres humanos tienen, en mayor o menor grado, pesadillas, se trata de un fenómeno extrasensorial producto de nuestra mente que, pese al avance de la neurología, en realidad sigue siendo un misterio. Existen condiciones clínicas que explican la concurrencia de pesadillas, mas sin embargo, cómo se producen es una de las grandes interrogantes de la ciencia, no obstante, los médicos especialistas tratan las pesadillas como un trastorno del sueño.

 

Desde el punto de vista médico, la pesadilla es una parasomnia relacionada con el sueño MOR (Movimientos Oculares Rápidos), la persona que duerme tiene un sueño caracterizado por el miedo y la ansiedad que puede llegar a despertarle. Las pesadillas llegan a ser consideradas un trastorno del sueño cuando por su frecuencia e intensidad interfieren con la actividad cotidiana de la persona. Las pesadillas tienen lugar durante períodos de sueño con movimientos oculares rápidos, durante esta fase el sujeto permanece inmóvil mientras duerme. Son más frecuentes en la segunda mitad de la noche. También puede presentarse en la fase II del sueño. En este caso es posible que se acompañen de movimientos mioclónicos. No deben confundirse las pesadillas con los Terrores Nocturnos (TN) que aparecen en las fases III y IV del sueño. Las pesadillas son más frecuentes entre los 4 y 12 años, y suelen disminuir según avanza la edad. En ocasiones puede presentarse acompañadas de sensación de opresión en el pecho y dificultad para respirar (parálisis del sueño).

Se cree que las pesadillas están relacionadas con el estrés y la concurrencia de sentimientos negativos que desencadenan las fantasías nocturnas, estas causan agitación en la persona, la cual se despierta empapada en sudor. Por lo general, es una sensación de miedo la que provoca el sobresalto a medianoche, pero también otras sensaciones intensas como la ira, la tristeza, la frustración, el asco o la vergüenza pueden originar un despertar repentino. En un 50 por ciento de las pesadillas el que sueña debe huir o esconderse del perseguidor. En un 20 por ciento muere en su ensoñación o sufre lesiones graves; otro 15 por ciento ve en el sueño cómo terceras personas son víctimas de agresiones, y en una de cada diez pesadillas, la persona que sueña se precipita al vacío.

  

El psicoanálisis de las pesadillas

El psicoanálisis considera que la pesadilla es un sueño, pero “enfermo”. Son ataques de ansiedad en el momento de la ensoñación con un contenido terrorífico y molesto para las personas que lo vivencian, según describe el doctor José Anias Calderón, especialista en fisiología normal y patológica, dedicado por años a la investigación del tema, es una de las parasomnias, llamadas comúnmente trastornos del sueño, provocadas por situaciones adversas del individuo con el medio ambiente en que se desenvuelve.

Así tenemos que si el sueño es producto de lo que vive cada cual, la pesadilla expresa las situaciones que afectan a las vivencias personales del durmiente, con símbolos muy específicos. De tal forma ocurre esta situación, que la narración de una pesadilla no siempre impresiona a la persona que la escucha, porque no signifique para esta un mal sueño, según su interpretación. Cada ensoñación de este tipo, posee connotaciones individuales. De hecho, las pesadillas son una expresión a través de sueño, de nuestros peores temores, si le temes a las alturas, te precipitarás al vacío en tus sueño, así sucesivamente. Recordemos que la fase del sueño paradójico, donde ocurren las ensoñaciones es sumamente importante, porque en ella se desarrolla la recuperación metabólica del organismo, se eliminan las sustancias tóxicas del cuerpo y se repone el desgaste sufrido durante el día. Si en ese momento crucial el que duerme tiene una pesadilla, se afecta el proceso recuperativo y el individuo se mantendrá con el desgaste diurno sufrido.

Al día siguiente se sentirá cansado, será más sensible al estrés y no podrá realizar plenamente sus labores diarias, de estudio o trabajo, porque existe una merma de su capacidad de respuesta al medio en que se desenvuelve. La pesadilla puede ser, en algunos casos, una tendencia familiar, si el individuo se desarrolla dentro de un núcleo ansioso, con discusiones y desequilibrio emocional, serán comunes los malos sueños, de manera que aunque los neurólogos no saben cómo se producen estos malos sueños, psicoanalíticamente sí se sabe por qué se producen.

¿Qué produce las pesadillas?

Si las vivencias psicosociales proporcionan sus sueños a las personas, el estar sometido a una gran carga emocional influirá a la hora de dormir, por tanto, provocarán este trastorno:

-El estrés

-La fatiga mental, el cansancio emocional

-La inseguridad

-Los torbellinos emocionales

-La ansiedad

-El sentimiento de culpa

-Los sucesos dolorosos o traumáticos

-La falta de sueño y la fiebre

 

Las pesadillas y la cultura popular

Aunque la ciencia descarta este tipo de interpretaciones, en la cultura popular los sueños recurrentes con características de pesadillas resultan profundamente simbólicos, muchas personas creen que en las pesadillas están las claves de un pasado tormentoso desconocido, anuncios del porvenir o que son mensajes del “más allá” para el que sueña, que debe lograr descifrar para solucionar el conflicto y dejar de ser presa de este fenómeno paranormal. El cine y la cultura de los mass media acentúa el temor a las pesadillas, dando una imagen terrorífica de este fenómeno que atemoriza profundamente a las personas.

 

¿Existe tratamiento?

Sí, existe y a dos niveles, el primer tratamiento es psicoanalítico, el segundo es neurológico, aunque ninguno es específico. Cuando el paciente tiene pesadillas recurrentes, al punto de preferir padecer insomnio antes que dormir, este paciente físicamente disminuirá sus capacidades, puede incluso enfermarse, pues la privación del sueño puede conducir a la muerte por fatiga extrema. Cuando se presentan casos en que las pesadillas se vuelven un problema de salud, se realizan escáneres cerebrales y resonancias magnéticas, así como encefalogramas con los que se descarta daños en el cerebro o cerebelo, daños que conllevarían a la neurosis esquiza del paciente. Por otra parte, se aplican técnicas propias de la terapia psicoanalítica cuando el problema no parece radicar en daños cerebrales. La mayoría de los médicos antes de ordenar drogas, recomienda descanso y técnicas de manejo de estrés para mejorar la salud del sueño, pues actualmente no existe un tratamiento específico para las pesadillas, dado que no se sabe cómo se producen, se sabe con certeza que la “mente” es la clave pero hasta ese nivel la ciencia no ha podido llegar; la mente, como es sabido, es uno de los grandes retos del hombre, así que cuidado con lo que sueñas y entonces ¿cuál es tu peor pesadilla?.   

__________________________

Fuentes informativas

Sitios Web

http://es.wikipedia.org/wiki/Pesadilla

http://www.investigacionyciencia.es/mente-y-cerebro/numeros/2011/7/ahuyentar-las-pesadillas-8999

http://www.sld.cu/saludvida/adulto/temas.php?idv=6060

http://www.taringa.net/posts/info/10029266/Causas-de-las-Pesadillas.html

Imágenes

http://www.taringa.net/posts/info/10029266/Causas-de-las-Pesadillas.html

http://yotambiencontabaovejas.wordpress.com/tag/pesadillas/

http://ceropolitica.com/identifican-algunos-tipos-de-demencia-con-un-escaner-cerebral/

http://www.el-carabobeno.com/salud/articulo/6168/escner-cerebral-se-usara-para-predecir-la-esquizofrenia-

http://fdzeta.com/war-games-forum-35/leprechaun-vs-freddy-krueger-51497/

 

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.