Pasar al contenido principal

Literatura y actividad cerebral: Conoce este sorprendente hallazgo de la neurología

Familia barinesa ¿cómo está tu acervo literario? ¿Sabías que Venezuela es uno de los países que más publica libros de América Latina, pero paradójicamente es de las naciones que menos lee? Algunas cifras del Celarg (Centro de Estudios Latinoamericano Rómulo Gallegos) señalan que sólo 4 de cada 10 venezolanos conoce su producción literaria histórica, pero que sólo 2 de cada 10 en realidad ha leído estas obras. En general, los números señalan que los venezolanos no leen literatura, ni la propia ni la extranjera, lo que nos pone en desventaja con países con alto nivel lector, como Colombia, Argentina, México y Chile. Bien, quizá el vértigo de la ajetreada y atribulada cotidianidad de los venezolanos hace que no quede tiempo para relajarse leyendo ficción literaria, más bien otros discursos ocupan las horas de ocio, como el de los videojuegos y la televisión. Sin embargo, estudios científicos han arrojado sorprendes hallazgos acerca de la importancia que tiene la literatura en la actividad cerebral y los procesos cognitivos en general, lo que significa que los venezolanos podríamos estar perdiéndonos de una rica e inagotable fuente de estimulación neurológica al no ser asiduos lectores. Interesante ¿no? Sigue leyendo.

La revista Science, en uno de sus últimos trabajos, plantea que leer ficción literaria incide en las áreas cerebrales relacionadas con la emoción social, sección responsable de evaluar una sonrisa sincera o detectar si alguien en tu mismo espacio se siente incómodo, entre otras. A su vez, esta clase de lecturas son las que posibilitan que nos pongamos en la piel o zapatos del otro. ¿Por qué? De acuerdo con los científicos de la Nueva Escuela de Investigación Social en Nueva York, estos textos nos obligan a percibir el mundo desde diferentes perspectivas, además de expandir nuestro conocimiento acerca de las vidas de otros. Como conclusión, los investigadores demostraron que leer ficción literaria estimula una serie de capacidades y procesos del pensamiento imprescindibles para las relaciones sociales complejas, hace a las personas más agudas y estimula una fuerte actividad neuronal potenciando la inteligencia. Estos hallazgos le dan carácter científico a la teoría de que las personas que leen más, “saben más”, son más cultas e inteligentes; hasta ahora esta premisa parecía fundamentarse en el aprendizaje hogareño y la calidad de la educación recibida, pero la ciencia demuestra que en realidad el cerebro sufre cambios físicos y químicos cuando se somete a la ficción literaria.

  

Leer es una saludable actividad para el cerebro que no sólo aumenta nuestra empatía, al facilitar que nos pongamos en la piel de los personajes que viven en sus páginas, sino que también deja una huella duradera en el cerebro relacionada con las aventuras que leemos. A esta conclusión llegó un estudio de la Universidad de Emory, publicado en Brain Connectivity, que asegura que las novelas pueden cambiar el cerebro de forma parecida a como lo hace la experiencia cotidiana. La lectura de un libro como Pompeya, de Robert Harris, que narra las últimas horas de la ciudad italiana tras la erupción del Vesubio en el año 79 d C, logró aumentar la conectividad de la corteza temporal izquierda en el cerebro de 21 voluntarios que participaron en el estudio durante 19 días. El incremento de conectividad de esta zona, que alberga el área del lenguaje, persistió después de acabar el libro, lo que hace pensar que estos cambios son duraderos. Los cambios en esta zona podrían ser hasta cierto punto esperables, ya que la corteza temporal izquierda, además de estar implicada en la producción del habla, el procesamiento del lenguaje y la comprensión, interviene también en el análisis de las oraciones complejas que conforman un libro.

Pero los científicos no se detuvieron, era necesario estar seguros de que la literatura, como Arte, es una pieza clave en la configuración de la personalidad por medio de la actividad cerebral. Por esta razón, un estudio español publicado en la revista NeuroImage revela que figuras literarias como el oxímoron1 generan una intensa actividad en el área frontal izquierda del cerebro. Según los autores del estudio, del Basque Center on Cognition, Brain and Language (BCBL) de San Sebastián, los políticos en sus discursos, los generales en sus arengas y los amantes en sus poemas han utilizado desde siempre ciertas figuras retóricas para convencer, infundir valor o seducir. Lo que hasta ahora no se había logrado era medir empíricamente la capacidad de una figura literaria para generar actividad cerebral en las personas. “Nuestra investigación demuestra el éxito a nivel retórico de las figuras literarias, y la razón de su efectividad es que atraen la atención de quien las escucha” más que otras expresiones, explica Nicola Molinaro, autor principal del estudio. Concretamente, “se activa la parte frontal del cerebro y se emplean más recursos de lo habitual en procesar a nivel cerebral esa expresión”. El investigador señala que el resultado de los experimentos se relaciona “con la actividad que requiere procesar la abstracción de figuras retóricas como el oxímoron, que tratan de comunicar cosas que no existen”.

 

¿Puede la literatura modificar la conducta?

Los estudios de los científicos ratifican que la ficción literaria estimula la actividad neurológica y origina cambios en el cerebro, sobre todo a nivel del lóbulo izquierdo. Por mucho tiempo el psicoanálisis y la psiquiatría se han resistido a la idea de que un  “simple  libro” puede modificar la conducta, sin embargo, la psiquiatría forense desde hace décadas ha documentado casos de personas que realizan actos impensables guiados por personajes de libros con los que desarrollan empatía. Y esto es porque la novela no es un “simple libro”, es un mundo paralelo al nuestro lleno de cotidianidad, dolor y tragedia que se convierte en nuestro espejo, sus personajes son como nosotros, y en ello podemos ver lo que somos realmente. Hay millones de ‘Gregor Samsa’ (La metamorfosis, Kafka) fatigados por el trabajo y la indiferencia familiar en las ciudades del mundo; millones de Amaranta (Cien años de soledad, García Márquez) confinadas a la soledad y las rejas imaginarias de los prejuicios del hogar; millones de Harry Haller (Lobo estepario, Hermann Hesse) atormentados por el peso de la realidad; millones de ‘Hamlet’ (Hamlet, Shakespeare) asaltados por la duda y así, sucesivamente, cada personaje literario se va haciendo el reflejo de nosotros mismos, por lo que sí, en efecto, la literatura es capaz de modificar la conducta, puede hacernos más intuitivos, ávidos, más inteligentes, más cultos, pero también tiene el poder de hacernos ver nuestras carencias y hacernos más reflexivos y angustiados. Este hallazgo pone a comer en el mismo plato –valga la alegoría- al arte y a la ciencia, a nivel social y cultural nos invita a atrevernos dejar en segundo plano la televisión y leer más ficción literaria para desafiar los límites de nuestra actividad cerebral. ¡Saludos!

Nota:

  1. Oxímoron: Dentro de las figuras literarias en retórica, es una figura lógica que consiste en usar dos conceptos de significado opuesto en una sola expresión que genera un tercer concepto, dado que el sentido literal de oxímoron es opuesto, incluso “absurdo”. Ejemplo: Un instante eterno.

____________________________

Fuentes informativas

Sitios Web     

http://www.abc.es/ciencia/20140108/abci-lectura-cambia-cerebro-201401072051.html

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/01/23/actualidad/1327350387_990610.html

http://www.muyinteresante.es/salud/articulo/asi-actuan-la-literatura-y-la-poesia-sobre-elcerebro

http://noticias.universia.net.mx/ciencia-nn-tt/noticia/2013/10/08/1054817/leer-ficcion-literaria-estimula-ciertas-areas-cerebro.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Ox%C3%ADmoron

Imágenes

http://www.abc.es/ciencia/20140108/abci-lectura-cambia-cerebro-201401072051.html

http://lamula.pe/2013/01/15/estudio-actividad-cerebral-se-dispara-al-leer-clasicos-como-shakespeare/sophimania/

http://www.informeonline.com/2011/03/12/escaneres-cerebrales-muestra-que-las-mentes-de-psicopatas-son-diferentes/

http://www.fotolog.com/nuski7/

http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Libro_Vincent_van_Gogh.jpg

http://aprendizaje-divertido.blogspot.com/2012_05_01_archive.html

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.