Pasar al contenido principal

La ciencia desmitifica uno de los grandes tópicos de la literatura universal: El Averno

Familia barinesa, recibe un cordial saludo, en esta oportunidad compartimos contigo uno de los anuncios científicos, concretamente del ámbito de la arqueología, que copan la escena mundial y del que se hacen eco los medios de comunicación, se trata de uno de los motivos literarios -con base en la mitología- más conocidos, el Averno. Y como en esta casa estamos al día de los grandes descubrimientos para ofrecérselos a ustedes estimados barineses, no podemos dejar de celebrar este fascinante hallazgo, acompáñanos a conocerlo.

Desde siempre se pensó que el “Averno” o “Hades”, para los griegos; “Inframundo” para los romanos del antiguo imperio; “Xibalbá” para los Maya; “infierno” para las tres principales religiones del mundo: Judaísmo, cristianismo e islamismo, era sólo parte de tradiciones culturales-religiosas y de la mitología propia de estas culturas, que la literatura universal supo aprovechar para deleitarnos con historias sorprendentes, aventuras inigualables, obras maestras del arte literario. La literatura ha explotado la tradición y los mitos para elaborar uno de los cinco principales motivos con lo que se estructura la literatura, a saber, el amor, la muerte, la venganza, la codicia y el viaje al Averno; este último nos ocupa por el hallazgo que celebramos.

 

La literatura clásica legó al mundo obras fundamentales que hoy forman parte de los programas de educación en Occidente, algunas de estas obras son Ilíada y Odisea, ambas de Homero, poeta griego que vivió en el siglo VIII a.C., seguramente estás recordando que en el colegio y liceo tuviste que leer estas obras, pues bien, en ellas se menciona el Averno; Eneas, Orfeo y Odiseo (Ulises), hicieron el mítico viaje al “otro mundo”, con la particularidad que hicieron este viaje con vida y regresaron ilesos. En América Latina se escribieron cuatro novelas famosas en todo el mundo por estructurarse con este motivo (el viaje al Averno), debemos sentirnos orgullosos porque una de esas cuatro, es de un gran venezolano, estas son: Adán Buenosayres (1948) de Leopoldo Marechal (argentino); Pedro Páramo (1955), de Juan Rulfo (mexicano); La vorágine (1924), de José Eustasio Rivera (colombiano) y Cubagua (1931), de nuestro Enrique Bernardo Núñez.

Pues bien amigos, hasta ahora el Averno eran sólo “cuentos de camino”, pero la cadena News Fox recibió autorización de las universidades de Salento, Israel, Harvard y Cambridge para revelar un informe completo que señala el descubrimiento de la puerta de entrada al Averno, así como lo lees por muy sorprendente que resulte. Arqueólogos de un grupo multidisciplinario perteneciente a estas universidades, han descubierto una legendaria puerta al “Inframundo” ubicada en la antigua ciudad de Hierápolis, Frigia, ahora llamada Pamukkale, al sudoeste de Turquía, concretamente en el valle del río Menderes, en la provincia de Denizli. ¿Pero en realidad es el Averno? ¿Existe? Sigue leyendo.

Se trata de una cueva que se ha mencionado en la mitología antigua y las tradiciones grecoromanas como la puerta de entrada al “mundo de los muertos”. Mientras que en la mitología griega recibió el nombre de “Puerta de Plutón” (Ploutonion en griego, Plutonium en latín) fue llamada “La entrada del Infierno”, por el filósofo Cicerón y el geógrafo Estrabón. Para los griegos, la entrada a la cueva escupe vapores nocivos capaces de matar cualquier cosa que se cruce en su camino. Francesco D'Andria, profesor de arqueología en la Universidad de Salento, que participó en el descubrimiento de la cueva, explicó que después de la excavación, los arqueólogos encontraron las columnas con inscripciones dedicadas a las deidades del Inframundo, Plutón y Kore.

Según el arqueólogo, había una especie de organización turística en el lugar. A los peregrinos se les entregaban pequeños pájaros para que observaran los efectos mortales de la cueva, mientras sacerdotes alucinados sacrificaban toros a Plutón. La ceremonia incluía llevar animales dentro de la cueva y arrastrarlos afuera ya muertos. Los sacerdotes ofrecían en el sitio sacrificios de toros a Plutón, llevando a los animales a la cueva que emana dióxido de carbono, explicó el arqueólogo, quien cree que el lugar de culto pagano fue destruido por los cristianos en el siglo VI, y sucumbió también después de los terremotos en la región.

 

¿Qué dice la geología?

El “agua hirviendo que escupe la puerta del Infierno” tiene una explicación científica. Los movimientos tectónicos que tuvieron lugar en la depresión de la falla de la cuenca del río Menderes no sólo causaron frecuentes terremotos sino que también ocasionaron la aparición de numerosas fuentes de aguas termales. Fueron esas aguas, con su alto contenido en minerales -creta en particular- las que crearon Pamukkale. Además de algún material radioactivo, el agua contiene grandes cantidades de bicarbonatos y calcio que producen la precipitación de bicarbonato de calcio. Cada segundo brotan de estas fuentes 250 L de agua, dando lugar a la precipitación de 2,2 g de creta por cada litro de agua o 0,55 kg de creta por segundo. Con el paso del tiempo algunas fuentes se secaron debido a los terremotos, mientras que otras nuevas surgieron en los alrededores. “Pudimos ver las propiedades letales de la cueva durante la excavación. Varios pájaros murieron cuando trataban de acercarse a la abertura caliente; fallecieron al instante debido a los gases de dióxido de carbono”, dijo D'Andria. Los antiguos no podían saber esto, lo que ayudó a alimentar los “cuentos” de los rapsodas.

 

¿Y la historia y la literatura?

El investigador Alister Filippini, experto en historia romana, señala que éste es un descubrimiento excepcional porque confirma y aclara la información que tenemos de las antiguas fuentes literarias e históricas. Es fascinante porque ahora parece que todos los textos antiguos, religiosos e históricos, coinciden y tienen veracidad. Lo más interesante de este hallazgo, en lo que se refiere a la Biblia, texto del catolicismo, es el hecho de que la puerta se descubrió en Pamukkale (en la actual Turquía), conocida en la antigüedad como Hierápolis. Según el historiador del siglo I conocido como Plinio el Viejo, Hierápolis también era conocido como “Magog”. Bíblicamente nos estamos encaminando hacia la guerra de Gog y Magog, descrita en el libro de Ezequiel 38 y 39, es desconcertante porque derrumba grandes preceptos del escepticismo de la ciencia, pero, a la vez, reafirma que los antiguos tenían elementos concretos que pudieron avivar los mitos.

Que la arqueología y la geología, y la ciencia en general, hayan desmitificado al Averno, no significa que la literatura haya perdido uno de sus pilares, como motivo narrativo, seguirán escribiéndose historias de viajes sin retorno sin que los nuevos hallazgos afecte la fascinación por la literatura, entre otras consideraciones culturales. ¡Saludos!

___________________________

Fuentes informativas

Sitios Web

http://www.noticiacristiana.com/ciencia_tecnologia/descubrimientos/2013/04/arqueologos-aseguran-haber-encontrado-la-puerta-del-infierno-mencionada-en-apocalipsis.html

http://www.infomistico.com/portal/2013/04/04/descubren-turquia-puerta-infierno-mencionada-apocalipsis/

http://codex.colmex.mx:8991/exlibris/aleph/a18_1/apache_media/U55YJYE9MJE538F9B52DJ3IPIF9S3L.pdf

Imágenes

http://www.infomistico.com/portal/2013/04/04/descubren-turquia-puerta-infierno-mencionada-apocalipsis/

http://www.mostbeautifulpages.com/2012/11/ancient-natural-thermal-baths-in.html

http://rea.kelpienet.net/temas.php?ng=6

http://arqueologiavenezuela.blogspot.com/2011/01/ruinas-de-nueva-cadiz-esperan-por-el.html

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.