Pasar al contenido principal

Obras maestras de la orfebrería: los Huevos de Fabergé.

Estimada familia de Barinas, las joyas también son obras de arte de la orfebrería y como un buen ejemplo de ello tenemos los llamados  “Huevos de Fabergé”.

Un huevo de Fabergé es una de las sesenta y nueve joyas creadas por Carl Fabergé y sus artesanos de la empresa Fabergé para los zares de Rusia, así como para algunos miembros de la nobleza y la burguesía industrial y financiera, entre los años 1885 y 1917. Los huevos se consideran obras maestras del arte de la joyería. En los anales de la locura humana, es dudoso que en alguna otra ocasión se haya derrochado sangre y dinero por algo tan fabuloso, hermoso y frívolo como los huevos de Fabergé.

La historia de estos tesoros adornados con diamantes, los glorificados huevos de Pascua de los zares de Rusia, es una de poder imperial, revolución y asesinato. Es también una historia de la ambición y las incalculables riquezas de los nuevos gobernantes y oligarcas rusos.

La fiesta más importante del calendario de la iglesia ortodoxa rusa es la Pascua. Se celebra con tres besos y el intercambio de huevos de Pascua. Por lo que respecta a los huevos imperiales de Fabergé, estos comenzaron a fabricarse en 1885 cuando el zar Alejandro III encarga un huevo de Pascua para su esposa, la emperatriz María Fyodorevna. El huevo recordaba a la patria de la emperatriz, Dinamarca, ya que el joyero se había inspirado en un huevo de pascua que se encontraba en las colecciones reales danesas y tanto agradó a la zarina que el zar ordenó que Peter Carl Gustavovich Fabergé fabricara un huevo de Pascua cada año para la zarina, estipulando solamente que el huevo fuese único y que encerrase una sorpresa. Con esto se empezó una tradición anual que su hijo Nicolás II continuó, regalándole huevos a su madre y su esposa cada Domingo de Pascua.

El joyero y empresario Carl Fabergé diseñó sus epónimos huevos de gemas y metales preciosos en su taller de San Petersburgo. De los aproximadamente 50 huevos hechos para la familia imperial entre 1885 y 1916, cuarenta y dos han sobrevivido. En una bóveda en el sur de Londres, se puede ver cuatro de estos los llamativos adornos, que se hicieron exclusivamente para un gobernante que era uno de los hombres más poderosos de la Tierra. 

Viktor Vekselberg, un magnate del petróleo y gas que tiene una fortuna estimada en US$18 mil millones y que es a menudo descrito como el hombre más rico de Rusia, en 2004, pagó US$100 millones por nueve huevos imperiales, apenas uno menos que colección más grande de 10 que está en el Museo la Armería del Kremlin, en Moscú. Encantado con las sorpresas que escondían los huevos (uno se parte en dos para mostrar una réplica en miniatura de un carruaje) se puede entender por qué plutócratas como Vekselberg se dejan seducir por las insuperables alhajas del zar.

 

Cuando a principios del siglo XX las cosechas fracasaron y el hambre acechaba el vasto imperio del zar, los cada vez más adornados huevos que se presentaban en la corte eran el premio de consolación de la historia para una dinastía que estaba irremediablemente fuera de contacto con la realidad. 

Ni Fabergé ni sus suntuosas mercancías protegieron a los Romanov de su trágico final. Se dice que tras la Revolución rusa, las mujeres Romanov cosieron los huevos en sus vestuarios para que no se los robaran y que las balas del pelotón de fusilamiento bolchevique rebotaban sin dañarlos. Pero los adornos no las protegieron de las bayonetas.

En cuanto al propio Fabergé, uno de los hombres más perspicaces que haya fijado la mirada a través de una lupa de joyero, fue denunciado públicamente como un "especulador". Huyó a Europa occidental, con casi nada que mostrar de sus años como el preferido del zar. A su hijo, Agatón, le fue peor. Lo expulsaron de su mansión en las afueras de San Petersburgo y lo encarcelaron en el Kremlin, donde lo obligaron a valorar el tesoro de los Romanov y su corte, para una venta de liquidación a los especuladores occidentales.

Y es ahí donde la historia de Fabergé y sus magníficos adornos podría haber terminado, si no fuera por la embriagadoramente mórbida combinación de joyas excepcionales manchadas con sangre imperial.

De los 69 huevos que hizo en total la Casa Fabergé para los zares, la aristocracia y la élite industrial y financiera, se conservan 61. Se conocen cincuenta y dos huevos imperiales, cuarenta y cuatro de los cuales se han localizado hoy, entre ellos los dos últimos de 1917 que nunca fueron entregados ni terminados a causa de la Revolución rusa, destacando el Huevo de la constelación del Zarevich. Los restantes 8 huevos imperiales se consideran perdidos o desaparecidos; dos se conocen solamente por haber sido fotografiados en primer plano, otros tres se han descubierto en 2007, dos de ellos en una foto tomada a una vitrina de la zarina Maria Fyodorevna, donde aparece el tercer huevo imperial y el huevo con querubín y carruaje, este último quedó reflejado en el cristal de la misma, en cuanto al huevo del neceser figura en una fotografía de la joyería Wartski, Londres, en la parte inferior de una vitrina. No se tiene ningún documento visual de los otros tres.

Otros siete huevos de Pascua fueron encargados por Alejandro Ferdinandovich Kelch, dueño de minas de oro en Siberia, para su esposa Bárbara. Asimismo personajes de la época como Alfred Nobel, Príncipes Yussupov, Duques de Marlborough entre otros de categoria no imperial que suman un total de ocho huevos. Sin embargo, la colección imperial de huevos de Pascua encargada por los dos últimos zares rusos es la más famosa.

La última vez que un huevo salió al mercado, en 2007, se vendió por casi US$14 millones.

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas

Referencias

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/06/130621_huevos_faberge_simbolo_poder_rusia_finde.shtml

http://www.joyasimperiales.com/faberge.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Huevo_de_Fabergé

http://artealinstante.wordpress.com/2012/05/30/la-fascinante-historia-de-los-famosos-huevos-faberge/

Imagenes

http://www.esquirelat.com/mas-esquire/450396/peter-carl-faberge/

Video

http://www.youtube.com/watch?v=lJIcXb4I5IA

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.