Pasar al contenido principal

De las arenas del tiempo rescatamos a la antigua Mesopotamia

Estimada familia de Barinas, recibe un cordial saludo, en esta oportunidad compartimos contigo un artículo del ámbito de la historia universal, en el que ofrecemos una semblanza acerca de una de las culturas de la antigüedad más representativas de la historia de la humanidad, la antigua Mesopotamia, cuna de la civilización universal.

Cuando por la mente del hombre no pasaba ni remotamente la idea de la existencia del continente americano, en los albores de la historia ya una civilización pujante hacía vida en lo que hoy conocemos como Oriente Medio, la gran Mesopotamia, este es el nombre por el cual se conoce a la zona del Oriente Próximo ubicada entre los ríos Tigris y Éufrates, si bien se extiende a las zonas fértiles contiguas a la franja entre los dos ríos, y que coincide aproximadamente con las áreas no desérticas del actual Irak y la zona limítrofe del noreste de Siria. El término alude principalmente a esta zona en la Edad Antigua que se dividía en Asiria, al norte, y Babilonia al sur. Babilonia, a su vez, se dividía en Acadia (parte alta) y Sumeria (parte baja). El sur de Mesopotamia (Acadia y Sumeria), también se conoce como Caldea. Sus gobernantes eran llamados patesi.

 

Decir Mesopotamia significa decir un crisol de culturas: Sumerios, Acadios, Amorreos, Babilonia, Asiria, Persia... y dentro de cada cultura un sin fin de reyes, ciudades Estado y guerras. Estamos hablando de una civilización que ya producía 7000 años antes de Cristo. En el interior de Mesopotamia, la agricultura y la ganadería se impusieron entre el 6000 y el 5000 a. C., suponiendo la entrada de lleno al Neolítico. Durante este período, las nuevas técnicas de producción que se habían desarrollado en el área neolítica inicial se expandieron por las regiones de desarrollo más tardío, entre ellas la Mesopotamia interior. Este hecho conllevó el desarrollo de las ciudades. Algunas de las primeras fueron Buqras, Umm Dabaghiyah y Yarim y, más tardíamente, Tell es-Sawwan y Choga Mami, que formaron la llamada cultura Umm Dabaghiyah. Posteriormente ésta fue sustituida por las culturas de Hassuna-Samarra, entre el 5600 y el 5000 a. C., y por la cultura Halaf entre el 5600 y el 4000 a. C. (Halaf tardío).

Aproximadamente en el 3000 a. C., apareció la escritura, en aquella época utilizada sólo para llevar las cuentas administrativas de la comunidad. Los primeros escritos que se han hallado están escritos sobre arcilla (muy frecuente en aquella zona) con unos dibujos formados por líneas (pictogramas), estas famosas ‘tablillas’ fueron  encontradas a las orillas del río Éufrates y son una prueba contundente de que en Mesopotamia se empezó a escribir antes que en Egipto.

 

La civilización urbana siguió avanzando durante el período de El Obeid4 (5000 a. C. - 3700 a. C.) con avances en las técnicas cerámicas y de regadío y la construcción de los primeros templos urbanos. Tras El Obeid, se sucede el Período de Uruk, en el cual la civilización urbana se asentó definitivamente con enormes avances técnicos como la rueda y el cálculo, realizado mediante anotaciones en tablillas de barro y que evolucionaría hacia las primeras formas de escritura. En la antigua Mesopotamia hubo gran variedad de pueblos, pero se pueden dividir en dos grandes grupos: los sedentarios y los nómadas. Las relaciones entre ambos grupos marcaron en gran medida la historia de toda la región mesopotámica. De la pujante Mesopotamia sobresalió el sur del territorio, una de las regiones más luminosas de la humanidad, el reino de Babilonia, las bases de la cultura moderna nacieron entre los muros de esta ciudad legendaria que aún hoy fascina al hombre.

El reino de Babilonia

Babilonia fue una antigua ciudad de la Baja Mesopotamia. Ganó su independencia durante la Edad Oscura, tras lo cual se convirtió en capital de un vasto imperio bajo el mandato de Hammurabi (siglo XVIII a. C.). Desde entonces se convirtió en un gran centro político, religioso y cultural. Aún en época helenística, ya despojada de su segundo imperio y caída en desgracia frente a otras grandes ciudades como Persépolis, Alejandro Magno quiso convertirla en su capital. En el año 312 a. C., Seleuco I Nicátor trasladó la capitalidad del imperio Seléucida a Seleucia, aposentada sobre el río Tigris y no sobre el Éufrates por rapidez de las nuevas vías comerciales. Los babilonios fueron invitados a mudar sus residencias. Para entonces la ciudad había entrado en franca decadencia, siendo abandonada por la mayoría de sus habitantes poco después. A pesar de ello, se les permitió quedarse a los sacerdotes de Bēl -relacionados con el templo de Año Nuevo-, y la ciudad funcionó como residencia real durante la ocupación parta. Actualmente sus ruinas, parcialmente reconstruidas por Saddam Hussein a finales del siglo XX, se encuentran en la provincia iraquí de Babil, 110 km al sur de Bagdad. También la Unesco ha querido rescatar de Babilonia una de sus maravillas, los famosos ‘jardines colgantes’, los Jardines Colgantes de Babilonia son una de las siete maravillas del mundo antiguo, lamentablemente no pudieron ser conservados y fueron destruidos en el 125 a. C., los arqueólogos ya identificaron las ruinas del lugar.

El mayor esplendor cultural de Babilonia ocurrió durante el reinado de Hammurabi, fallecido en 1750 a. C., Hammurabi fue un gran civilizador, estaba convencido de que la clave del progreso del hombres estaba en su educación y en su capacidad de organización; Hammurabi es conocido por el conjunto de leyes llamadas Código de Hammurabi, uno de los primeros códigos de leyes escritas de la Historia. Estas leyes fueron inscritas en una estela de piedra de 2,4 m de altura, encontrada en Persia en 1901 pero de procedencia desconocida. Gracias a su reputación en tiempos modernos como antiguo legislador, el retrato de Hammurabi se encuentra en numerosos edificios de gobierno de todo el mundo.

 

En el siguiente documental puedes disfrutar de un recorrido histórico por la antigua Mesopotamia:

 

Con la caída de Asiria y el declive de Babilonia después de la muerte de Hammurabi, la gran Mesopotamia fue consumida por las arenas del tiempo, otras civilizaciones se hicieron de sus dominios hasta que el antiguo imperio sólo quedó plasmado en las tablillas de arcilla y en las ruinas de los muros de sus ricas ciudades, recordatorio constante de la grandeza de esta civilización perdida. ¡Saludos!

Para aprender más acerca del Código de Hammurabi, puedes consultar nuestro archivo:

http://www.barinas.net.ve/index.php?p=news&id=2227

___________________________

Fuentes informativas

Sitios Web

http://www.nationalgeographic.com.es/articulo/historia/actualidad/7830/mesopotamia_cuna_civilizacion.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Mesopotamia

http://es.wikipedia.org/wiki/Babilonia_(ciudad)

http://www.antiguamesopotamia.com/

Imágenes

http://es.wikipedia.org/wiki/Jardines_Colgantes_de_Babilonia

http://es.wikipedia.org/wiki/Babilonia_(ciudad)

http://es.wikipedia.org/wiki/Babilonia_(ciudad)

http://hagotustareas.blogspot.com/2012/04/mesopotamia-antigua.html

http://www.navegandodelpasadoalfuturo.net/babilonia-nimrod-666/

http://crecientefertil.wordpress.com/tag/babilonia/

http://www.return222.com/2011/11/maravillas-del-mundo-antiguo-las.html

Video:

http://www.youtube.com/watch?v=evjKpygDE90

Compilado por el equipo de Barinas.net.ve

El hogar virtual de la familia de Barinas

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.